"Jonathan no tiene tatuajes", una historia de Centroamérica y sus pandillas

Las pandillas son protagonistas de innumerables noticias diarias en Centroamérica, pero en pocos casos de crónicas como las cinco que dan vida a "Jonathan no tiene tatuajes", un libro que su editor, el argentino Cristián Alarcón, describe como "valiente" en una "sociedad acostumbrada al silencio".

Este libro, que ahora publica la Coalición Centroamericana para la Prevención de la Violencia Juvenil (CCPVJ), recoge cinco textos con igual número de historias que abordan, desde distintos enfoques y lugares como El Salvador, Guatemala, Honduras, Nicaragua y México, una realidad que estos países comparten con distintos matices.

"El libro es innovador y valiente, porque en una sociedad acostumbrada al silencio viene a poner en diálogo a los jóvenes que a veces son actores de la violencia, a los miembros de las pandillas que pueden en estas historias abrir las puertas de sus vidas", dijo Alarcón a Acan-Efe.

Los autores recurrieron a la crónica de largo aliento para contar una realidad que, de tanto publicarse en periódicos o noticiarios, termina diluyéndose a la vista de la gente común o las autoridades.

"Aquí tienen historias tristes y violentas, pero también deliciosas y vitales; fatales y siniestras, pero también festivas y esperanzadoras", afirmó Alarcón.

El libro, continuó el editor, "engancha" desde su título, que tomó del hijastro de un pandillero que vivía en una cárcel guatemalteca y no quería legarle su vivencia en la mara o pandilla.

Para Jeannette Aguilar, representante de la Universidad Centroamericana (UCA) de El Salvador en la CCPVJ, la obra "busca contribuir a lograr una comprensión más amplia de la dimensión política" que envuelve el fenómeno de la violencia juvenil.

"Hasta ahora desde las narrativas periodísticas, desde las representaciones sociales, la violencia se entiende sólo como muerte o desde la perspectiva de la víctima o del victimario, desde la perspectiva del hecho, pero en ningún momento se sitúa sociopolíticamente", declaró Aguilar.

Y es así como los periodistas españoles Roberto Valencia y José Luis Sanz, el nicaragüense Carlos Salinas y los salvadoreños Daniel Valencia y Óscar Martínez se adentraron en historias de víctimas, de victimarios, de personas que huyen de la violencia generada por las pandillas.

"Los periodistas no solemos estar antes (de los hechos), solemos no permanecer mucho tiempo después; eso hace que normalmente no entendamos las causas y nos dediquemos luego a ver las consecuencias de lo que, en teoría, estamos queriendo explicar", analizó Sanz, un periodista español que vive desde 1999 en El Salvador.

Sanz abordó en su historia el asesinato de dos jóvenes en la colonia Tierra Alta de la localidad salvadoreña de Mejicanos, mientras que su colega y compatriota Roberto Valencia desentrañó la vida de un pandillero conocido como Neck en la Granja Modelo de Rehabilitación Pavón.

"Como un ejercicio consolidado y plasmado en un libro sigue siendo el primero a escala centroamericana", destacó Valencia.

A su vez, Carlos Salinas, quien se adentró en el mundo de las pandillas en Nicaragua, que aunque no alcanza los niveles de violencia del resto de Centroamérica enfrenta la amenaza del narcotráfico, dijo esperar que el libro ayude a analizar esta realidad.

"La idea es decirle a estas sociedades: esta es una realidad que se la estamos contando de una manera amplia, con contexto, con investigación, y hagamos un análisis más profundo de esto", sostuvo.

Opiniones (0)
8 de Diciembre de 2016|21:33
1
ERROR
8 de Diciembre de 2016|21:33
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    15 fotos de la selección del año de National Geographic
    8 de Diciembre de 2016
    15 fotos de la selección del año de National Geographic