El increíble mundo de la Copa más antigua: FA Cup

La FA Cup se disputa desde la campaña 1871/72. Se trata de la competición más antigua reconocida por la FIFA. En su largo recorrido, tuvo dos interrupciones inevitables: desde 1916 hasta 1919 y entre 1940 y 1945, en ambos casos por las Guerras Mundiales. En el torneo pueden participar todos los equipos que se encuentren en las primeras ocho divisiones del fútbol de Inglaterra. En la vigente temporada fueron inscriptos 759 equipos; 

La escena sucedió en Sharjah, la ciudad más practicante en términos religiosos de los Emiratos Arabes Unidos. Se disputaba el Mundial Sub 20 de 2003 y allí se enfrentaban la Argentina de Carlos Tevez y la España de Andrés Iniesta, uno de los partidos más atractivos que la competición podía exhibir. La televisión ofrecía la posibilidad de que el partido llegara a aquellos que no podían acceder al estadio. Sin embargo, casi ningún local de comida, donde la televisión era una excusa para atraer clientes, se exhibía el encuentro. No había azar: los emiratíes preferían observar los partidos de la FA Cup que llegaban en vivo y/o con repeticiones desde Inglaterra. De fondo, se escuchaban los altoparlantes de las mezquitas para invitar al rezo. No todos acudían. Tampoco había asombro: el fútbol inglés tiene una notable penetración en el mundo árabe, en el resto de Asia y en todos aquellos países que alguna vez fueron territorios coloniales del Reino Unido. Y en ese contexto, la Copa de Inglaterra resulta la joya más deseada.

La FA Cup se disputa desde la campaña 1871/72. Se trata de la competición más antigua reconocida por la FIFA. En su largo recorrido, tuvo dos interrupciones inevitables: desde 1916 hasta 1919 y entre 1940 y 1945, en ambos casos por las Guerras Mundiales. En el torneo pueden participar todos los equipos que se encuentren en las primeras ocho divisiones del fútbol de Inglaterra. Resulta así el certamen más numeroso del mundo: en la vigente temporada fueron inscriptos 759 equipos; y el record pertenece a la anterior, con 762.

El primer campeón fue Wanderers, un equipo compuesto por ex estudiantes londinenses. Ellos fueron los dominadores en esos años amateurs: levantaron el trofeo cinco veces en sus primeras siete ediciones. Al igual que Oxford University, Royal Engineers, Old Etonians y Clapham Rovers -los primeros grandes protagonistas-, Wanderers ("vagabundos" o “bohemios”, por su frecuente merodeo por distintos estadios para jugar como local) era un equipo de entusiastas con dinero del sur de Inglaterra. Todas estas instituciones perdieron protagonismo y/o desaparecieron pronto con la llegada del profesionalismo, ya en la década de 1880. El primer club que se consagró entre los que aún permanecen en la elite del fútbol inglés fue Blackburn Rovers, tricampeón entre 1884 y 1886. Resulta un caso curioso: el equipo de Ewood Park se quedó con el trofeo en seis oportunidades, pero no lo gana desde 1928 y no llega a la final desde 1960.

El podio de los más campeones lo ostentan tres grandes del fútbol británico: Manchester United (con 11), Arsenal (con 10) y Tottenham Hotspur (con 8). Los tres también fueron capaces de lo que casi nadie pudo: ganar la Copa de Inglaterra en la misma temporada que el título de la máxima categoría local. El primero fue Preston North End en 1889. También lo lograron Aston Villa (en 1897), Liverpool (en 1986) y Chelsea (el año pasado).

También hubo varios vencedores que se abrazaron a la gloria mientras participaban de una categoría inferior. El fundador de esa magia fue el Notts County (en 1894); luego le siguieron: Tottenham Hotspur (en 1901), Wolverhampton (en 1908), Barnsley (en 1912), West Bromwich Albion (en 1931), Sunderland (en 1973), Southampton (en 1976), West Ham (en 1980). Desde entonces, sólo otros cuatro equipos arribaron a la final jugando en segunda; y apenas dos de ellos (Millwall en 2004 y el Cardiff City de Gales en 2008) desde la creación de la Premier League en la temporada 1992/93. Más allá de las sorpresas a mitad del recorrido, el pedestal parece ahora reservado para los más poderosos.

Sin embargo, este torneo por eliminación directa, que cuenta en total con 14 rondas, tiene una particularidad que lo hace atractivo: cuenta historias de clubes pequeñísimos que fueron capaces de eliminar gigantes; amateurs vencedores y profesionales vencidos. El reciente caso del Crawley Town (el modesto equipo de la quinta división en el que juega el marplatense Sergio Torres y que cuenta con un estadio con apenas 1.150 asientos) es emblemático: llegó a los octavos de final y sólo cayó por 1-0 frente al Manchester United, en Old Trafford. Torres supo que esa FA Cup valía la pena. La visita al Teatro de los Sueños fue una reivindicación para él después de siete años y una anécdota como la que sigue, que le contó al diario Marca: "No tenía dinero y un aficionado recién casado me ofreció irme a vivir con él y su mujer. Tras dos meses de convivencia, el club (Basingstoke, de la Sexta División) me ofreció vivir en un despacho, justo debajo de una de las tribunas del estadio. Fue una situación muy cómica. Los domingos que jugábamos en casa me tocaba recoger la cama y la valija para que los directivos se pudieran reunir".

Los dos argentinos más significativos de la larga historia de esta Copa fueron Osvaldo Ardiles y Julio Ricardo Villa. A principios de los 80 ellos eran las figuras de un Tottenham destacado, capaz de ganar la FA en dos ediciones sucesivas: 1981 y 1982. En este último año, mientras las Malvinas eran el escenario de un dolor que todavía se sufre, a Ricky -ese apodo tan afectuoso nacido en Londres- le sucedía una realidad contradictoria. El mediocampista barbudo era el ídolo de un equipo inglés que en la temporada anterior había ganado la final al Manchester City con dos golazos suyos. Le contó alguna vez a Clarín: "Ellos sabían separar al futbolista de esa situación que nosotros no habíamos provocado. Ellos decían: 'Ese es un conflicto entre gobiernos y no entre personas comunes'. Esa distancia siempre me pareció muy inteligente de parte de ellos".

Ardiles era un símbolo de aquel Tottenham. Un ejemplo sintomático al respecto: en aquellos días de encantamiento le dedicaron una canción en la cual él participó como cantante (Ossie's Dream; 'El Sueño de Ossie'). La crearon para motivar al equipo que se había clasificado para la final de la F.A. Cup de 1981. Ahora, cada vez que camina cerca del estadio White Hart Lane lo comprueba: nadie se olvidó de aquellas conquistas en la Copa. Ni siquiera hace falta que pase por el Hall of Fame que lo tiene, al igual que Villa, como Leyenda de todos los tiempos. Detalles de la memoria de la Copa más antigua del mundo.
Opiniones (0)
16 de diciembre de 2017 | 08:41
1
ERROR
16 de diciembre de 2017 | 08:41
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Leopardo al acecho
    7 de Diciembre de 2017
    Leopardo al acecho