Le gusta la siesta, pero no se duerme en los laureles

Como tantas otras veces después de un partido, Lionel Messi cede la palabra para que todo el mundo hable de sus proezas en una cancha, que los periodistas y los hinchas compitan para encontrarle el elogio más ingenioso, mientras él hace silencio y se entrega a uno de los hábitos que más le gusta al margen de jugar a la pelota: dormir la siesta 

Como tantas otras veces después de un partido, Lionel Messi cede la palabra para que todo el mundo hable de sus proezas en una cancha, que los periodistas y los hinchas compitan para encontrarle el elogio más grandilocuente o ingenioso, mientras él hace silencio y se entrega a uno de los hábitos que más le gusta al margen de jugar a la pelota: dormir la siesta.

Se entrena por la mañana, almuerza y duerme una siesta de no menos de dos horas, no necesariamente en su habitación, ya que el sueño suele atraparlo sin desvestirse mientras está recostado en el sofá de la sala de la casa que comparte con su familia, sobre la cima de una colina con vista al Mediterráneo en la zona de Castelldelfels. No hay ruidos ni bullicio hogareño que lo perturben. "Me gusta dormir la siesta", contestó el año pasado cuando le preguntaron cómo era uno de sus días normales.

El sueño de Messi es la pesadilla de muchos rivales, que no saben cómo pararlo ni evitar su influencia en la resolución de los partidos. Los ecos de su actuación ante Arsenal siguieron 24 horas después de la clasificación de Barcelona a los cuartos de final de la Liga de Campeones con, cómo no, dos goles del delantero argentino. En el primero desairó con un toque de ballet la salida al bulto del arquero Almunia. El segundo, de penal con un ajustado remate de zurda junto a un poste, sólo tuvo por respuesta la rodilla en tierra del arquero de Arsenal.

Messi, con 33 goles, es el máximo anotador histórico de Barcelona en la Liga de Campeones. Superó al brasileño Rivaldo, que dejó de lado cualquier tipo de egoísmo: "¡Qué golazos hace Messi! Merece seguir siendo el mejor del mundo por varios años. Que Dios lo bendiga".

En su constante superación desde que en 2005 debutó oficialmente en Barcelona, Messi está a dos goles de quebrar su mejor temporada, la anterior, en la que marcó 47 goles entre todas la competencias. Ahora suma 45, con 11 encuentros por delante en la Liga de España, la final pendiente contra Real Madrid por la Copa del Rey y, como mínimo, dos cotejos más en la Liga de Campeones. En la distribución de su cosecha 2010/11 tiene 27 tantos por la Liga (uno menos que Cristiano Ronaldo), 7 por la Copa del Rey (superó su mejor marca en este torneo -6-, de 2008/09), 8 en la Liga de Campeones (uno más que Anelka, Eto'o y Mario Gómez) y 3 por la Supercopa de España.

En la clasificación por la Bota de Oro de Europa, distinción que ya obtuvo el año pasado y mide la cantidad de goles multiplicado por un coeficiente de acuerdo con la importancia de cada liga, el rosarino es primero con 54 puntos junto con Cristiano Ronaldo, con 10 unidades de ventaja sobre el italiano Di Natale (Udinese).

Si algo no quiere Messi es vivir de recuerdos. Vive el presente con intensidad y se plantea constantes desafíos. El domingo le espera Sevilla, uno de los adversarios que más lo inspiran (le hizo 13 goles; sólo al Atlético le convirtió más: 14). Que le guste la siesta no significa que se duerma sobre los laureles.

"Está haciendo historia con sólo 23 años. Creo que ganará dos balones de oro más. La gente quizá se sorprenda si digo que Messi es mejor que Maradona, pero creo que es la verdad"

Enzo Francescoli 

"Lo que hace Messi no es normal, aunque lo parezca de tan repetido. Si no, lo harían otros jugadores. Va a quedar en la historia y esperamos que siga así por mucho tiempo"

Javier Mascherano 


MASCHERANO, SÓLO FUE UNA LESIÓN LEVE
Pudo haber sido el segundo gol de Arsenal y la eliminación de Barcelona, pero Javier Mascherano lo evitó con un gran esfuerzo al quitarle la pelota a Bendtner. Inmediatamente salió lesionado y se temió por una lesión muscular importante, pero sólo sufrió una molestia sin gravedad en los gemelos de una pierna. Al margen, Mascherano respondió a la acusación de que Barcelona fue beneficiado ante Arsenal por el árbitro: "No seamos hipócritas. Barcelona gana porque juega bien, no por los árbitros. Parece que molesta que un equipo juegue bien".
Opiniones (0)
17 de noviembre de 2017 | 21:16
1
ERROR
17 de noviembre de 2017 | 21:16
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Lluvias torrenciales en Grecia
    16 de Noviembre de 2017
    Lluvias torrenciales en Grecia