Crece malestar europeo por trabas a importaciones

El flamante embajador de la Unión Europea en la Argentina, Alfonso Diez Torres, tradujo en términos diplomáticos aquel viejo dicho que reza que se cazan más moscas con una cucharada de miel que con un barril de vinagre. Tras admitir que Europa sigue con preocupación la aplicación de licencias no automáticas en el país , dijo: "Posiblemente se logre más intensificando las relaciones de cooperación que con trabas que no siempre son entendidas"

El flamante embajador de la Unión Europea en la Argentina, Alfonso Diez Torres, tradujo en términos diplomáticos aquel viejo dicho que reza que se cazan más moscas con una cuchara de miel que con un barril de vinagre.

Tras admitir que Europa sigue con preocupación la aplicación de licencias no automáticas en el país , dijo: "Posiblemente se logre más intensificando las relaciones de cooperación que con trabas que no siempre son entendidas y que generan una relación conflictiva".

Diez Torres, que la semana pasada presentó sus cartas credenciales a la presidenta Cristina Kirchner, confirmó así que se profundizan el malestar y la preocupación en Europa por las medidas que ha tomado el Gobierno. "Estas y otras", sostuvo, en referencia a las licencias no automáticas y al freno a la importación de productos alimenticios del Viejo Continente.

"Las autoridades argentinas están justificando estas medidas por los cambios significativos que se están dando en el flujo comercial, ya que se está acortando cada vez más el superávit. Podemos entender que tengan cierta preocupación y quieran corregirlo, pero el problema se plantea en la forma de hacerlo. A ningún país que envía mercadería le gusta que la frenen, incluso a Brasil, donde también están aumentando las importaciones, no le complace este tipo de medidas", comentó a un grupo de periodistas.

El funcionario europeo opinó que la Argentina "debería acreditar de forma más clara el porqué de estas medidas" ya que si bien su aplicación está contemplada en la OMC, para ser legítimas no deben tener un efecto restrictivo o distorsivo sobre el comercio y contar con ciertas características, como ser temporales, de aplicación neutral y que en un máximo de 60 días la mercadería sea despachada.

El diplomático agregó que el tema es objeto de seguimiento en el Parlamento Europeo, donde este tipo de recursos es mirado con "cierto recelo".

De hecho, sus declaraciones fueron hechas un día después de que el Parlamento Europeo aprobara un crítico informe en el que cuestionó las últimas resoluciones del gobierno argentino y solicitó a la Comisión Europea que tome las iniciativas necesarias para que se suspendan decisiones que atentan contra una negociación con el Mercosur.

"Manifestamos nuestra preocupación sobre la política para limitar las importaciones de productos alimentarios que compiten con su producción nacional, contrarias a la OMC. Además, esas medidas se añaden al sistema de licencias no automáticas, que ya repercutieron negativamente en las exportaciones de la UE", dice el documento.

Inteligencia comercial
El embajador dijo que están tratando de recopilar información de empresas europeas para conocer con exactitud el impacto de las medidas.

"Hay indicios, al menos preocupantes, respecto de si este tipo de recurso es el más indicado para fomentar el intercambio entre países que se han comprometido en foros internacionales a luchar contra el proteccionismo. Pero, de todas formas, preferimos quedarnos con el marco grande y seguir trabajando para lograr un acuerdo. Nuestra posición es intensificar la cooperación; no creemos que las políticas de control de oferta sean la solución adecuada. Hay otros recursos."

¿Cuáles?, preguntó La Nacion, y en un rápido ejercicio de diplomacia pura, Diez Torres contestó que eso depende de la política que cada país quiera aplicar y que Europa no irá a decir a nadie qué es lo que hay que hacer. Sólo es necesario un replanteo -deslizó- cuando las medidas que se aplican tienen incidencia en terceros países, más allá de que es fundamental que sean compatibles para desarrollar las negociaciones en curso (en referencia al acuerdo UE-Mercosur, de lo que se informa por separado).

Ante la insistencia de los periodistas, agregó: "No creo que sean medidas caprichosas, más bien reflejan la preocupación genuina por el déficit [de las autoridades argentinas]. Nos proponemos desarrollar más cooperación industrial que permita que la Argentina exporte cada vez más, y un buen ejemplo en ese sentido es el sector automotor".

Para el final, un guiño conciliador: "Confiamos en que se mantendrán con absoluto rigor estas normas que se han puesto en marcha ahora", afirmó. Diez Torres se refería a las últimas medidas instrumentadas por el gobierno argentino.

Claves

Cuestionamiento. El embajador de la Unión Europea (UE), Alfonso Diez Torres, dijo que entiende la preocupación del gobierno argentino por el déficit comercial, pero agregó que duda de que la aplicación de medidas como las licencias no automáticas sean la mejor solución para corregirlo. "Ese tipo de medidas se mira con cierto recelo", advirtió el diplomático.


Llamado de atención. El Parlamento Europeo aprobó anteayer un duro documento en el que critica las últimas resoluciones de la administración local y pide a la Comisión Europea que haga las gestiones necesarias como para revertir la situación.


Acuerdo UE-Mercosur. Los últimos episodios abren un gran interrogante respecto del futuro de las negociaciones comerciales entre ambos bloques y enrarecen el clima de la reunión técnica programada para la semana próxima en Bruselas.
Opiniones (0)
21 de agosto de 2017 | 19:27
1
ERROR
21 de agosto de 2017 | 19:27
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes