Se desaceleró el consumo con tarjetas de crédito

El consumo se mantiene como uno de los motores de la economía, pero poco a poco la inflación pareciera empezar a agotarle el combustible. Al menos así estaría sucediendo en el negocio de tarjetas de crédito. Tras crecer en diciembre y enero a un ritmo históricamente alto, de casi el 50% anual, varias fuentes del sector reconocieron que en febrero el crecimiento se habría desacelerado casi 10 puntos, al 40 por ciento

El consumo se mantiene como uno de los motores de la economía, pero poco a poco la inflación pareciera empezar a agotarle el combustible. Al menos así estaría sucediendo en el negocio de tarjetas de crédito. Tras crecer en diciembre y enero a un ritmo históricamente alto, de casi el 50% anual, varias fuentes del sector reconocieron que en febrero el crecimiento se habría desacelerado casi 10 puntos, al 40 por ciento.

"El consumo pierde vigor, pero porque también hay algo de efecto estacional. Después de las vacaciones, la gente toma conciencia, empieza el año y adopta una mayor prudencia en sus consumos", afirma Martín Lang, presidente de MasterCard Argentina. "Igualmente, es un crecimiento muy fuerte."

Gracias a la combinación de agresivas promociones, cuotas sin interés y escasez de efectivo, entre diciembre y enero las emisoras de tarjetas de crédito registraron un fuerte crecimiento del consumo con plástico. En febrero, sin embargo, el negocio perdió envión. "Recién estamos haciendo los números del mes. Hemos visto una caída, pero también creemos que hay un factor estacional", dijo Pablo Kemec, gerente general de Tarjeta Nevada, el plástico líder en la región de Cuyo. En la misma línea, Alejandro Asrin, director de Tarjeta Naranja, la emisora de plásticos líder en el interior del país, con cerca del 40% de participación de mercado, señaló: "Creo que no es un freno, sino un crecimiento de menor volumen". En Naranja, los consumos están creciendo a un ritmo de entre 38 y 40% anual, contra casi el 50% registrado en diciembre y enero.

Pero aunque abiertamente desde las emisoras no hablan de inflación, en varios bancos consultados por La Nacion le adjudicaron a la fuerte suba de costos la responsabilidad de la ralentización del crecimiento de los pagos con tarjeta. "Lo que creemos es que por efecto de la inflación los salarios se están quedando sin combustible. Y por ahí pasó que el consumo se desaceleró un poco antes de lo que esperábamos", dijo el responsable de tarjetas de una entidad de primera línea. "Pero una vez que se definan las paritarias y se retoquen al alza los salarios, esto se revertirá. Siempre sucede cuando se acaba el combustible", anticipó.

Está previsto que entre marzo y abril la mayoría de los grandes gremios negocien paritarias. Según trascendió de las conversaciones que se dieron hasta ahora, se estarían exigiendo aumentos de 30% o más, según el sector. Ya el gremio de los docentes llegó a un acuerdo para recibir un aumento a nivel nacional del orden del 27% anual; históricamente, este acuerdo suele servir siempre como piso en las negociaciones salariales del resto de los sindicatos.

Menos electro
Uno de los rubros que, según confiaron, están afectados por el menor crecimiento del consumo es el de electrodomésticos. "Lo que vemos que cae es todo lo que no es primera necesidad: la compra de electro y lo que es en cuotas", advirtió una fuente de un banco que pidió no ser identificada.Por lo general, el consumo con tarjeta se concentra sobre todo en compras de supermercado, combustibles y luego en indumentaria y electrodomésticos, entre otros rubros.

Según la fuente, no obstante, "el consumo sí se mantiene firme en el supermercado y lo que es compras de primera necesidad". De ahí que, por ejemplo, el negocio de las tarjetas de débito se haya mantenido estable en febrero, con un ritmo de crecimiento superior al 50% anual. Ocurre que paulatinamente la gente también está tendiendo a utilizar la tarjeta de débito como una alternativa al efectivo, incentivada por las promociones que ofrecen los bancos para todos aquellos que utilicen los plásticos para los consumos de primera necesidad, como supermercados y combustibles. El negocio de débito hoy en la Argentina está dividido entre Visa, que es líder con su tarjeta Visa Electrón, y MasterCard, con la tarjeta Maestro.

A septiembre de 2010, último dato disponible en el Banco Central (BCRA), había en el mercado argentino 21,6 millones de tarjetas de crédito emitidas, cerca de un millón y medio más que en diciembre de 2009, mientras que las de débito sumaban 19,4 millones, medio millón más que a fines de 2009. Las financiaciones al sector privado con tarjeta de crédito, en tanto, ascendían al 18 de febrero pasado, último dato disponible en el BCRA, a 27.917 millones de pesos.
Opiniones (0)
22 de septiembre de 2017 | 23:45
1
ERROR
22 de septiembre de 2017 | 23:45
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Finalistas del concurso 'El fotógrafo del año de la naturaleza salvaje'
    20 de Septiembre de 2017
    Finalistas del concurso 'El fotógrafo del año de la naturaleza salvaje'