Mujeres: ellas tambien quieren ser DT de fútbol

Aunque no hay DT en equipos profesionales, algunas se animaron a hacer el curso, y sueñan con dirigir en el fútbol grande. El fútbol es, quizás, el deporte más machista que hay en el país. Sin embargo, el avance de las chicas en este terreno es cada vez más fuerte y ya no se conforman con jugar a la pelota o arbitrar un partido del ascenso. 

El fútbol es, quizás, el deporte más machista que hay en el país. Sin embargo, el avance de las chicas en este terreno es cada vez más fuerte y ya no se conforman con jugar a la pelota o arbitrar un partido del ascenso. Aunque en la actualidad no hay mujeres entrenadoras trabajando en equipos profesionales, algunas se animaron a hacer el curso, estudiaron y sueñan con llegar a dirigir en los primeros planos en un futuro no muy lejando.

“Cuando a los hombres les digo que dirijo fútbol, piensan que soy árbitro. Uno sigue siendo un bicho raro. Algunos incluso me dicen que por mi condición de mujer tengo que dirigir un equipo femenino”, contó a 442, entre risas, Viviana Cristante, una de las pocas mujeres entrenadoras recibidas oficialmente.

En 2004 terminó el curso para dirigir baby fútbol y dos años más tarde se dio el gusto de recibirse en la Asociación de Técnicos del Fútbol Argentino, la entidad que entrega el carnet habilitante para dirigir los torneos de AFA. “Fui compañera de Diego Simeone y la capacitación es la misma que tuvo el Cholo. De acá se sale capacitado para dirigir la Selección Nacional”, explicó Cristante.

“Mi gusto por el fútbol arrancó desde pequeña. En mi época no había posibilidades para que las chicas jugaran a la pelota. Pero a mi me gustaba ir a la cancha. Mi papá me llevaba cuando podía a ver al Boca de (Juan Carlos) Lorenzo”, recordó esta mujer de 45 años que divide sus tareas entre la profesión que le da de comer, la psiquiatría, y la pasión por el fútbol, ayudando en las escuelas.

Uno puede imaginarse la cara de sus compañeros al verlas entrar al aula donde se llevaba adelante el curso de DT y seguro que se confunde. “Los hombres nos trataron bárbaro en el curso. Aunque estábamos todas muy distantes. Nosotras no teníamos sus recorridos en carreras futbolísticas, pero aprendimos mucho de ellos porque nos pasaban su experiencia práctica”, dijo a este portal Cristante.

“Dirigí un grupo de varones, adolescentes. Había muy buena onda. Incluso una vez los hice concentrar a todos en mi casa porque teníamos que jugar al otro día muy temprano a la mañana. Pero a veces, a los pibes les cuesta cumplir con el entrenamiento y hay que poner un poco de disciplina”, narró Viviana.

Tomar la decisión de arranca a estudiar para director técnico lleva consigo un sueño muy grande. “Me encantaría dirigir a un equipo de Primera, pero no creo que llegue. En el ascenso sería más probable”, finalizó Cristiante.
Opiniones (0)
19 de septiembre de 2017 | 21:51
1
ERROR
19 de septiembre de 2017 | 21:51
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes