El Gobierno hizo silencio ante críticas de EE.UU

Cristina Kirchner descansa en El Calafate por el feriado de Carnaval y en la Casa Rosada guardaron ayer silencio ante el nuevo cable diplomático de la embajada norteamericana en Buenos Aires, que desnudó fuertes críticas a la jefa del Estado por la pelea con el ex presidente del Banco Central, Martín Redrado. El canciller  Timerman y  el jefe de Gabinete, Aníbal Fernández,  evitaron hacer comentarios en las redes

Con la presidenta Cristina Kirchner de descanso en El Calafate por el feriado de Carnaval, en la Casa Rosada guardaron ayer silencio ante el nuevo cable diplomático de la embajada norteamericana en Buenos Aires, que desnudó fuertes críticas a la jefa del Estado por la pelea con el ex presidente del Banco Central, Martín Redrado, el año pasado.

Hasta anoche, el Gobierno tenía previsto evitar la polémica con la administración de Barack Obama. Tanto el canciller Héctor Timerman como el jefe de Gabinete, Aníbal Fernández, habituales voceros oficiales, evitaron dejar comentario alguno en las redes sociales sobre la nueva revelación.

En tanto, fuentes de Balcarce 50 dijeron a La Nacion que no contestarían los calificativos de la embajadora en la Argentina, Vilma Socorro Martínez, que en un escrito enviado a los Estados Unidos calificó de "falta de respeto por los límites institucionales" la situación que se había generado con la decisión de Cristina Kirchner de echar por decreto a Redrado de la entidad monetaria.

Malestar
En la Casa Rosada persiste aún el malestar con el gobierno norteamericano. Pero la razón no son los cables filtrados por WikiLeaks, sino el último gran conflicto que se creó a partir de la incautación de material militar de los Estados Unidos, que llegó al país en un avión norteamericano y que fue demorado en Ezeiza el mes pasado.

Entonces, la Presidenta ordenó que sus funcionarios, entre ellos Timerman y la ministra de Seguridad, Nilda Garré, explicitaran una fuerte queja ante los Estados Unidos por considerar que existía material no declarado en la nave C-17 Globemaster de la fuerza aérea, que llegó a Ezeiza con personal y material destinado a un entrenamiento de la Policía Federal, acordado entre ambos gobiernos.

En un operativo encabezado por el canciller, se encontró la carga no declarada y comenzó una serie de acusaciones cruzadas entre ambas administraciones. Hubo incluso dos cartas enviadas por el Departamento de Estado, que conduce Hillary Clinton, que no fueron respondidas por Timerman. El canciller consideró que no había recibido explicaciones satisfactorias por el incidente.

Ayer, el jefe de Gabinete recibió las informaciones que revelaron los nuevos cables de WikiLeaks junto con el resto de las noticias, como hace todos los días. De todas maneras, evitó hacer declaraciones. Al menos hasta anoche, la idea en la Casa Rosada era mantener la postura de no responder a la filtración de cables.

De hecho, el gobierno de Cristina Kirchner había evitado entrar en la polémica cuando se conocieron las primeras revelaciones, el año pasado, y por su insistencia evitó una condena de los presidentes de la región contra los Estados Unidos en la Cumbre Iberoamericana que se hizo los primeros días de diciembre en Mar del Plata.

La Presidenta recibió una llamada de Hillary Clinton en la que se disculpó por los cables, apenas se descubrió la filtración. La semana pasada, ante nuevas revelaciones, la Casa Rosada tampoco había contestado.
Opiniones (0)
21 de octubre de 2017 | 19:27
1
ERROR
21 de octubre de 2017 | 19:27
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Wildlife Photographer of the Year 2017
    18 de Octubre de 2017
    Wildlife Photographer of the Year 2017
    Lo perdí todo víctimas del terremoto en México
    17 de Octubre de 2017
    "Lo perdí todo" víctimas del terremoto en México