La traición llegó a los pagos chicos: Intendentes Versus Concejales

En dos departamentos, la semana pasada fueron nombrados presidentes de los concejos ediles que pertenecen a colores políticos diferentes a los de los jefes comunales. En otros dos, existe una rivalidad similar entre el intendente y varios ediles, pero las batallas se dan hacia adentro de los partidos. ¿Peligra la gobernabilidad en estos distritos? Conocé los casos.

Primero fue la "traición" de Julio Cobos a Cristina de Kirchner. Más cerca en el tiempo, el rupturismo se irradió a la provincia: el vicegobernador Cristian Racconto cortó relaciones con el gobernador Celso Jaque. Y ahora, el fenómeno, como si fuera un efecto dominó, empieza a verse en los municipios.

En varias comunas de la provincia, los concejos deliberantes o sus miembros están en abierto conflicto con los jefes comunales y de alguna manera amenazan la "gobernabilidad" en los pagos chicos. En San Carlos, un departamento demócrata, el conductor del Concejo Deliberante es del PJ, mientras que en Santa Rosa, departamento oficialista, ha ocurrido a la inversa: las autoridades del HCD son gansas.

El "caso Luján" es a esta altura emblemático, pero distinto a los anteriores: el intendente y sus concejales pertenecen al mismo partido, pero son rabiosos rivales políticos.

En todos los casos, los intendentes implicados están frente al riesgo de perder el comando de sus departamentos si una enfermedad o un viaje los aleja del poder, ya que el sucesor sería el presidente del Concejo. O sea, el enemigo, o más o menos.

Un caso especial es el de Junín, donde el intendente, Mario Abed, transformó a un edil radical en funcionario para prevenir una rebelión interna.

Esta es la descripción, caso por caso.

El acuerdo PJ-UCR que dejó a Difonso sin la presidencia del concejo

El concejal Raúl Abraham (PJ) es el nuevo presidente del Concejo Deliberante de San Carlos. Esto fue posible gracias a un acuerdo entre los principales partidos opositores: el PJ y la UCR. “Pactaron un acuerdo para imponer un presidente de distinto color político al que eligió la gente”, manifestó el intendente Jorge Difonso.

Además, remarcó: “Han plasmado algo que así nunca se da. Siempre el presidente del Concejo pertenece al mismo partido que el intendente”. Según Difonso, el nuevo panorama “bloquea” la gobernabilidad. “Política, institucional y moralmente no corresponde”, sentenció.

"Ahora, si al intendente le pasa algo, va a gobernar alguien de un partido que no fue elegido por el pueblo", dijo Difonso, en referencia al justicialista Abraham. De ahora en más, el intendente sancarlino deberá ser cuidadoso: si se ausentase temporalmente, el poder en su municipio quedará a cargo de un opositor.

Abraham reemplazó a la edil demócrata Elena Vitaliti, docente que desde hace tiempo comparte el mismo espacio que el jefe comunal y que presidía cada una de las sesiones en el concejo.

Difonso analizó que el posicionamiento de Abraham tiene una relación directa con su decisión de desdoblar las elecciones. "Hay políticos que no quieren eliminar la listas sábana, en las que de 55 personas sólo se conocen dos o tres y pasan escondidos muchos más", concluyó.

El punto es que Difonso en esta oportunidad no contempla que él llegó a la intendencia gracias a la conformación de una alianza multipartidaria. Es cierto que el cargo lo ganó con los votos de los sancarlinos, pero la metodología de conformar frentes para aunar fuerzas, es decir sufragios, es un herramienta del sistema electivo, aunque en muchos casos y cada vez más frecuentes esto se transforma en  una argucia. Quizá Difonso se siente víctima de esto sin recordar que él, legítimamente, es probable que él en otra circunstancia hubiera hecho lo mismo.

Parisi y un nuevo argumento para dejar la política

El intendente de Luján de Cuyo se encuentra en una encrucijada: presentarse a una reelección o volver a la actividad privada. Desde un principio, el enólogo anticipó que si Omar De Marchi reafirma su voluntad de retornar a la intendencia, él daría un paso al costado. Y si ha esto se suma que el Concejo Deliberante confirmó en su presidencia a un demócrata cercano a De Marchi, el futuro de Omar Parisi parece estar definido.

"Bajo ningún aspecto iré a internas con De Marchi", reiteró Parisi, y argumentó: "No vale la pena involucrar una gestión de 3 años en una interna política. No voy a perder tiempo de mi trabajo al frente del departamento por una 'rosca' partidaria". Ante una situación semejante, el intendente se autopostuló como el mejor vecino lujanino promedio: "Volveré a buscar trabajo en la actividad privada, no tengo negocios, sólo mi auto y mi casa. Soy un buen profesional, con quienes han sido mis empleadores mantengo una relación excepcional".

Por su parte, el presidente del concejo, Andrés Sconfienza (reelecto por octavo año consecutivo) declaró que Parisi fue un "irrespetuoso" durante el inicio de las sesiones ordinarias porque no saludó a ninguno de los ediles que se oponen a su gestión. Además, lo sindicaron por no haber agradecido la colaboración de los concejales en proyectos claves para el departamento.

"De ninguna manera", replicó Parisi. "Leí un discurso escrito, no es ninguna falta de respeto, e incluso agradecí a cada uno en lo que habían colaborado en distintos proyectos, como la Veterinaria Móvil. Igual no quiero hablar más de este tema para no generar más polémica", expresó. "Espero que la designación de Sconfienza no afecte la gobernabilidad. En principio, no creo, porque iría en contra del pueblo", insistió el intendente con su libreto crítico hacia lo que se considera a "la vieja política".

Parisi, que se declara un hombre "confiado y creyente de los mandatos plurales", se mostró en contra del desdoblamiento de las elecciones. "Bajo ningún aspecto desdoblaré los comicios, porque uno necesita de todos para gobernar, entonces no se puede cortar solo y después querer gobernar con todos". Parisi cultiva el perfil pragmático y pretende mostrar una conducción basada en la obra pública, impronta que comparte con la mayoría de sus pares y en especial con la gestión de sus vecinos, los hermanos maipucinos Adolfo y Alejandro Bermejo. Parisi es íntimo amigo de Adolfo y la reciente dimisión de éste a la candidatura provincial disconforme por la avanzada del sector interno liderado por Celso Jaque es casi un calco de lo que quiere hacer ver el lujanino con su conflicto histórico con De Marchi.

Otra polémica en Santa Rosa

La semana pasada, en Santa Rosa, un edil justicialista votó en contra de su partido en el Concejo Deliberante y logró así que el poder quedara en manos del Partido Demócrata, a pesar de que el departamento es conducido por el jaquista Sergio Salgado.

Franco Ojeda es el justicialista señalado. Su voto impidió que mantuviera la presidencia del HCD el concejal Gustavo Jofré (PJ), un hombre leal al intendente Sergio Salgado y quien aún no puede salir de su asombro por la maniobra.

Sobre lo sucedido, hay versiones de todo tipo. Entre otras cosas se dijo que el propio Salgado le había "soltado la mano" a su compañero Jofré. El propio Ojeda se sumó a la ola de rumores al sostener ante funcionarios y concejales justicialistas que un funcionario del Gabinete departamental había condenado a Jofré para que perdiese la presidencia del Concejo Deliberante.

El Concejo Deliberante de Santa Rosa está compuesto por 10 ediles: cuatro justicialistas, tres demócratas y tres radicales.

Gracias a los votos de Ojeda, la presidencia del HCD recae ahora en Ricardo Maure (PD), la vicepresidencia primera en Franco Ojeda (PJ – sector azul) y la vicepresidencia segunda en el también demócrata Dulio Adid, quien también contó con el voto positivo del cuestionado Ojeda.

Hasta ayer Jofré seguía aseverando que el intendente Salgado no lo había dejado solo, pero luego de que Ojeda tratara de explicar su conducta como edil, Jofré se desayunó sobre la estratagema en su contra y que terminó por dividir al PJ en Santa Rosa en un año electoral.

En términos políticos Ojeda justificó su accionar en la versión de que como corrían rumores de que el PD estaba organizando una alianza con la UCR, decidió bendecir a los gansos con el fin de mantenerlos alineados en los proyectos justicialistas que él mismo defiende.

Ante la versión de Ojeda, el resto de los concejales justicialistas habrían advertido que el hombre, antes cobista, ahora está tratando de liderar el Bloque PJ y en el que claramente se avecina un vendaval que terminaría por dividirlo.

Fiel a su perfil adusto, Ojeda, al ser requerido por MDZ espetó telefónicamente antes de cortar: "Voy a parecer un mal educado pero no voy a hacer declaraciones".

Por su parte, el concejal Richard Cobo (PJ), justificó su accionar en la reunión del Concejo Deliberante del lunes: "Mi voto siempre fue peronista. El concejal Ojeda deberá dar explicaciones a los compañeros por su decisión, si él lo cree necesario", expresó. "Mantengo muchas diferencias con Salgado, pero ante todo está el partido. Siempre lo defendí desde una postura crítica, pero lo que nadie puede hacer es no reconocer mi pertenencia al PJ", dice Cobo a su favor más allá de que ha demostrado fogonear la interna.

Dos radicales pusieron al rojo vivo la interna en Junín

El intendente Mario Abed y el diputado Alexander Maza, posible competidor del primero, se sacan chispas previo a las internas del 17 de abril. Este último lanzó una feroz arremetida contra el jefe comunal porque "sacó del Concejo a un partidario mío y lo llevó a la municipalidad. Busca métodos de compra de dirigentes, presiona a los empleados comunes dando o quitando", lanzó.

El edil en cuestión es Mauricio Ramírez, que hasta hace poco era aliado del legislador que intenta llegar a la intendencia. Además, la operación para llevar a Ramírez al municipio incluyó el despido de la jefa de Vivienda Claudia Egea, quien también apoya abiertamente a Maza.

Sin embargo, Abed echó por tierra las especulaciones y aseguró que su decisión fue motivada pura y exclusivamente por cuestiones "operativas" y destacó que, en ese sentido, Ramírez cuenta con las condiciones necesarias para el cargo: "Mauricio ha logrado dos cooperativas de viviendas, es un tipo que camina".

Además, remarcó que "Ramírez entró conmigo al Concejo porque estaba en la misma lista". En ese sentido, legitimó la operación que incluyó la renuncia a su banca y el ingreso en el área de vivienda. “Uno puede pedirle este tipo de cosas, tal como un gobernador lo hace con sus ministros”, agregó.

Por otra parte, Maza (foto) aseguró que Abed miente cuando dice que cuenta con el 60% de apoyo en el departamento del este, mientras que el intendente retrucó: "Es verdad lo que dice Maza, no tengo el 60, tengo el 80".

Las acusaciones subieron de tono cuando el diputado aseguró que Abed "ningunea gente que está conmigo, amenazándola con terceros, hablándoles de la seguridad de su familia, es una presión y un acoso constante". Ante esto, el sindicado fue contundente: "Si tiene esta información, que la presente en la Justicia. Él, que trabaja en la Casa de las Leyes, debería saberlo más que nadie".

El idilio Giménez-Álvarez: un caso de raro en San Martín

Un caso que resulta extraño es la situación que se presentó hasta hace poco menos de un año en San Martín. Hasta abril del año pasado el demócrata José Pipo Álvarez fue presidente del Concejo Deliberante. Álvarez llegó a quedarse solo el poder legislativo pero con una gran llegada al intendente justicialista Jorge Giménez lo que lo constituyó en el hombre de confianza del jefe territorial allí.

De este modo se dio una situación extraña, Álvarez mantuvo su autonomía política, presidiendo un  Concejo Deliberante donde la mayoría son peronistas. Evidentemente había una doble conclusión de esta situación: Giménez domina el espectro político dentro de su partido en el departamento. Pero a la vez por lo menos hasta el año pasado se notó que Giménez no confiaba en los concejales del PJ. Ahora, el presidente del Concejo es su yerno.  

Mientras tanto Álvarez es el referente ganso en el departamento, en medio de un estado de atomización del PD. El hombre presidió el Concejo Deliberante como socio político de Giménez. La intención del intendente fue de incorporarlo a Álvarez directamente al Departamento Ejecutivo con un alto cargo en el municipio oferta que el ex edil no aceptó pero tampoco rechazó. Actualmente Álvarez es titular de la influyente Cooperativa Eléctrica Alto Verde y Algarrobo Grande. Y paralelamente guarda para sí sus ganas de encabezar un proyecto político personal dentro del país más importante de la región Este. 

Informe: Santiago Montiveros

Opiniones (0)
16 de diciembre de 2017 | 08:10
1
ERROR
16 de diciembre de 2017 | 08:10
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Leopardo al acecho
    7 de Diciembre de 2017
    Leopardo al acecho