Comer sano cuesta el 36% más que en 2010

“Cuando se analiza la conformación de la canasta que se usa oficialmente, se desprende que su costo solo refleja cuánto cuesta no pasar hambre, pero de ninguna manera expresa el valor de una alimentación saludable". Para el INDEC, a una familia tipo esa canasta le sale 578 pesos por mes. Pero según nutricionistas de la Universidad de Buenos Aires, una canasta realmente saludable vale 2.147 pesos, casi 4 veces más

Dicen los especialistas que el valor de una canasta básica de alimentos, bien medida, equivale al mínimo gasto que una familia debe destinar para alimentarse correctamente. Para el INDEC, a una familia tipo esa canasta le sale 578 pesos por mes. Pero según nutricionistas de la Universidad de Buenos Aires, una canasta realmente saludable vale 2.147 pesos, casi 4 veces más .

“Cuando se analiza la conformación de la canasta que se usa oficialmente, se desprende que su costo solo refleja cuánto cuesta no pasar hambre, pero de ninguna manera expresa el valor de una alimentación saludable . Más aún, cualquier persona que intente vivir tan solo con la canasta básica correrá serios riesgos de padecer varias deficiencias de nutrientes (calcio, vitamina C, vitamina A, fibra, ácidos grasos esenciales, hierro) y sumar kilos. La canasta básica de alimentos es obesogénica y de baja calidad nutricional”, asegura Sergio Britos, titular de la Cátedra de Economía de la Escuela de Nutrición de la UBA.

Ya el año pasado Britos y su equipo habían armado una canasta saludable. Entonces la valuaron en 1.576 pesos, un 36% menos que ahora. Paralelamente, el año pasado la canasta básica del INDEC tenía un costo de 510 pesos, un 13% menos que la actual. El aumento tiene coherencia con la inflación que mide el oficialismo. Y más allá de cualquier polémica por las mediciones, no parece tener mucho sustento afirmar que una familia tipo puede alimentarse saludablemente con 19 pesos diarios. Según ese cálculo, un hombre, una mujer y sus dos hijos desayunan, almuerzan, meriendan y cenan con 19 pesos. Imposible.

La canasta elaborada por los especialistas de la UBA está basada en dos pilares: variedad y calidad. “Variedad significa no menos de 40 o 50 ingredientes distintos en el menú semanal. Calidad es sinónimo de cumplir todas las normas del Código Alimentario, pero además calidad de nutrientes: poca cantidad de los que deben disminuirse (grasas saturadas, sodio, azúcares) y suficiente cantidad de lo que debe aumentarse (calcio, hierro, vitaminas, ácidos grasos esenciales, fibra). O sea, verduras y frutas variadas, carnes magras, lácteos con poca grasa, granos, pastas y aceites de buena calidad”, explica Britos. Y agrega: “Por supuesto que una canasta saludable cuesta mucho más (hoy casi un 40% más que hace un año) que la canasta básica. Y casi 4 veces más que el valor oficial de la canasta. Habrá que pensar que es la diferencia de nivelar para arriba mucho de nuestras políticas alimentarias”.

Miriam Tonietti, nutricionista de hospital de niños Ricardo Gutiérrez asegura que la canasta básica “perpetúa problemas graves como la obesidad y el retardo del crecimiento. Tiene muchas harinas y déficit de micronutrientes (poco calcio, minerales y vitaminas). También deja el pescado afuera. Es una canasta que saca el hambre pero no nutre. Es imposible que una familia coma por 500 pesos por mes, a no ser que sólo compre arroz y fideos. La monotonía alimentaria conspira contra lo saludable. Lo bueno es justo lo contrario: variedad y colorido”.

“ Estamos por primera vez en la historia frente a un cambio que implica la coexistencia de desnutricion y obesidad aun en la pobreza . Esto impone un desafio a la salud pública -sostiene la nutricionista Mónica Katz-. La canasta del gobierno no cumple con los requisitos de densidad calórica (alta), densidad nutricional (baja), variedad nutriciona (baja), fruta, verdura (muy bajo) y lácteos (bajo)”.

Para Susana Andrada, del CEC, la canasta del INDEC está dirigida a los pobres. “Es una canasta que lleva a la malnutrición. Está formada por productos llenos de hidratos.

Los alimentos que más aumentaron son los más sanos . Así, cada día se alejan más los valores de una buena y una mala alimentación”. Para Sandra González, de ADECUA, “está claro que todo aumentó más del 10% en un año. La clave para comer sano está en la manera de comprar. Se pueden aprovechar descuentos y promociones de supermercados. O ir al Mercado central”.

 

Opiniones (0)
25 de noviembre de 2017 | 03:41
1
ERROR
25 de noviembre de 2017 | 03:41
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Grammy Latinos 2017
    18 de Noviembre de 2017
    Grammy Latinos 2017
    Lluvias torrenciales en Grecia
    16 de Noviembre de 2017
    Lluvias torrenciales en Grecia