"Me sentí bastante mal, no puedo dar un paso"

David Nalbandian se seca la transpiración, pero más se seca las lágrimas. Le cuesta hablar. Llora de dolor, de impotencia, de alegría. El unqullense llegó a esta serie con una hernia inguinal, que recrudeció en el ATP de Buenos Aires, hace dos semanas, y tras vencer a Adrian Ungur por 6-3, 6-2, 5-7 y 6-4, en el primer punto de la serie de Copa Davis ante Rumania, se desahogo en el llanto.

David Nalbandian se seca la transpiración, pero más se seca las lágrimas. Le cuesta hablar. Llora de dolor, de impotencia, de alegría. El unqullense llegó a esta serie con una hernia inguinal, que recrudeció en el ATP de Buenos Aires, hace dos semanas, y tras vencer a Adrian Ungur por 6-3, 6-2, 5-7 y 6-4, en el primer punto de la serie de Copa Davis ante Rumania, se desahogo en el llanto.

"No estoy del todo bien, hice todo lo que pude. Me sentí bastante mal, empecé normal pero a mediados del primero empecé a sentirme mal, fue un sufrimiento todo el partido", señaló David.

"Pensamos que iba a aguantar mejor, pero no resultó. No puedo dar un paso", explica y debe hacer un silencio. Lucha para no dejar caer ninguna lágrima. Pasa su toalla por la cara, y continúa: "Hice un esfuerzo muy grande... Jugar así sería una falta de respeto a mis compañeros. Veremos qué pasa", dijo, luego, en referencia a cómo seguirá la serie ante Rumania.

Desde las tribunas, se percibía que el cordobés no podía desplazarse, especialmente hacia su derecha, aunque era difícil dimensionar su malestar: "En un cambio de lado estaba llorando de dolor", expresó Nalbandian en la sala de conferencia de prensa que brindó en Parque Roca. "Fue uno de los peores momentos que pasé en la cancha. No podía ir ni a medio metro", declaró el Rey David sobre lo que vivió en el court. Y añadió: "En cualquier torneo del mundo me hubiese ido. Ni lo dudo", dijo.

Las sensaciones de David brotaban palabra tras palabra como una catarata: "Fue horrible. Empecé a sentir molestias que no sentí en la semana". Además, Nalbandian advirtió que al dolor inguinal que ya padecía, sumó otro: "En el segundo set me empezó a doler el aductor. En el tercero traté de no moverme y pasó lo que pasó [perdió por 7-5]. No podía hacer un peloteo normal", explicó el cordobés.

En cuanto a si está condiciones para jugar el otro single, Nalbandian dijo que "sería raro que juegue el domingo". El gladiador ya cumplió con su cometido. Ganó el primer punto. Este fin de semana seguirá enfocado en la Copa Davis, y el lunes comenzará a hacerse los estudios que determinen cómo está físicamente.
Opiniones (0)
22 de agosto de 2017 | 11:53
1
ERROR
22 de agosto de 2017 | 11:53
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes