Deportes

David Nalbandian y su presente entre algodones

Aquejado de una hernia inguinal, el cordobés cumple un tratamiento para tratar de llegar en condiciones aceptables a la serie contra Rumania, desde el viernes próximo, en Parque Roca.

Aquellos gestos de dolor que David Nalbandian mostró en su partido ante Tommy Robredo en los cuartos de final del ATP de Buenos Aires despertaron la preocupación de todos, con la serie por la Copa Davis ante Rumania a la vuelta de la esquina . Con el transcurrir de los días se supo de la hernia inguinal que aqueja al primer singlista argentino.

Durante su primer ensayo en Parque Roca, ayer, el cordobés se entrenó durante aproximadamente una hora con Eduardo Schwank; más allá de que se sintió mejor, la certeza es que está decidido a jugar el viernes y no dudará en hacer todo lo posible para ello, pero al mismo tiempo está claro que no llegará al duelo con Victor Crivoi o Adrian Ungur, los candidatos para el segundo single rumano, en buenas condiciones atléticas.

Como le ha sucedido en casi todas las series desde que regresó a la capitanía, hace dos temporadas, Tito Vázquez ya se ha acostumbrado a lidiar con los problemas físicos que aquejan a los integrantes del equipo nacional. "El cuerpo médico está haciendo todo lo posible para que Nalbandian llegue, pero lo importante es que él quiere estar, tiene toda la voluntad de jugar", dijo Vázquez. En el ensayo que se hizo en la cancha 1, al lado del court central, quien siguió el trabajo de Nalbandian fue el subcapitán Ricardo Rivera. Y Javier Maquirriaín, médico del conjunto, comentó: "Se sintió bien y jugó más de lo que tenía pensado. Va a llegar bien para el partido". Más allá de la preocupación natural, Nalbandian se mostró conforme con el estado de la cancha y no sintió dolores intensos. Por la tarde se sometió a trabajos físicos para reforzar la zona.

La idea, tal como se planteó la semana pasada en una reunión entre Vázquez, Rivera y Nalbandian, cuando se conoció la lesión, es subir la intensidad en las prácticas de menor a mayor, al mismo tiempo que se realiza el tratamiento kinésico adecuado en estas circunstancias. Diego Rodríguez, el fisioterapeuta personal de Nalbandian, explicó el cuadro de situación: "No contamos con el tiempo necesario de recuperación para una dolencia de este tipo, que es de cinco a seis semanas; por eso trataremos de llegar como se pueda. Lo peor que podría suceder es que sienta dolor, pero tratamos de reducir esa posibilidad. Hay una debilidad de la pared posterior del conducto inguinal, y ante muchos esfuerzos, sobre todo en un sprint o salidas laterales, aparecen pinchazos y dolores agudos".

Rodríguez, que conoce como pocos a Nalbandian, sabe que el cordobés estará dispuesto a soportar lo que sea necesario para jugar. De hecho, ya lo demostró cuando se agravó la lesión en la cadera, hace tres años, frente a Suecia. Hay, en el peor de los casos, una alternativa extra, y es que Nalbandian sea infiltrado para jugar, en caso de que no alcance con el tratamiento conservador que se realiza en estos días. "El objetivo es que no sienta dolor; luego, él tendrá otra parte en su cabeza para llevar adelante el partido. Motivación no le va a faltar, la Davis es algo muy especial para él", amplió.

¿Qué sucederá después del viernes? Será fundamental saber cómo responde Nalbandian. "Estos días lo podemos controlar y modificar la actividad, pero la idea real de cómo está la tendremos cuando deba esforzarse", detalla Rodríguez. En general, este tipo de lesiones son muy frecuentes en los deportistas, y si bien se prefieren los tratamientos conservadores, más tarde o más temprano es conveniente una operación. En principio, es una opción que no esta aún asumida por el unquillense. Sí está prevista una serie de estudios más amplios; allí, su médico personal, Angel Ruiz Cotorro, decidirá si el jugador está en condiciones de seguir compitiendo sin operarse. Por lo pronto habrá que recordar que después de esta serie comenzará la gira de polvo de ladrillo, la superficie que más problemas le trae al físico de Nalbandian, y por ello no habría que descartar la chance de aprovechar ese tiempo para una intervención y la correspondiente recuperación. Pero ese es un escenario aún distante. Por ahora, el cordobés se mantiene entre algodones. Y habrá que esperar para saber si protagonizará otro episodio en la Copa Davis.

MAYER, AUSENTE POR PROBLEMAS FÍSICOS
Máximo González y Leonardo Mayer habían sido convocados para colaborar como sparrings del equipo de la Copa Davis, pero el correntino no pudo estar a causa de dolencias en la espalda, que ya había sufrido en los últimos meses.

EL GORDO Y EL FLACO
Eduardo Schwank pega desde el fondo y Juan Ignacio Chela espera en la red. En principio, ellos serán los doblistas; ayer se entrenaron durante un buen rato frente a Juan Mónaco y Máximo González. Su mejor antecedente juntos fue en Wimbledon, el año pasado, donde fueron semifinalistas.

Fuente: Canchallena.com
Opiniones (0)
25 de septiembre de 2017 | 13:30
1
ERROR
25 de septiembre de 2017 | 13:30
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Finalistas del concurso 'El fotógrafo del año de la naturaleza salvaje'
    20 de Septiembre de 2017
    Finalistas del concurso 'El fotógrafo del año de la naturaleza salvaje'