Hoy cocinamos

Exquisitos alfajores. Ese invento argentino, insuperable, delicia de todos los golosos y de los que no lo son tanto. Una receta contada de abuelas a nietas, tradicional para celebrar los "cumples" o simplemente, porque "tenía deseos de comer algo rico". Y un bonus especialmente seleccionado para usted

Alfajores de maicena

Ingredientes

200 GR. de Manteca
200 GR. de harina común
300 GR. de maicena (almidón de maíz)
1/2 cucharadita de bicarbonato
2 cucharaditas de polvo para hornear
150 gr. de azúcar
3 yemas
1 cucharadita de coñac
1 cucharadita de esencia de vainilla,
1 cucharadita de ralladura de limón

PARA RELLENAR:

Dulce de leche repostero, coco rallado, em cantidad necesaria

Preparación:

Tamizar la harina, la maicena, el bicarbonato y el polvo de hornear; reservar
En un bols, batir la manteca blanda (a temperatura ambiente) con el azúcar, pisar bien con la ayuda de un tenedor y agregar las yemas de huevo una a una, mezclando bien cada vez.
Agregar el coñac, los ingredientes tamizados, la esencia de vainialla y la ralladura de limón, mezclar bien y unir hasta formar una masa lisa, casi sin amasar.
Estirar la masa sobre la mesa enharinada y dejarla de 1/2 centímetro de espesor, cortar medallones de unos 4 centímetros de diámetro.
Colocarlos en placa sin enmantecar y cocinar en horno medio, precalentado bajo, durante unos 10 a 15 minutos (deben quedar apenas dorados en la base)
Retirar de la placa y dejarlos enfriar.
Formar los alfajores uniendo dos tapitas con dulce de leche, presionar suavemente, pintar los bordes con dulce de leche con ayuda de un cuchillito y luego, hacerlos rodar por el coco rallado
 


 
Y como sabemos de sus bondades para preparar "cositas ricas", le sugerimos esta página, con "Los mejores alfajores regionales de Argentina" 

Tucumanos, santafecinos, cordobeses o marplatenses, cada provincia tiene su versión, no sólo de chocolate y dulce de leche sino también de frutas de la región.


No hacen falta muchas palabras para describirlo: dos tapas de masa horneada de hojaldre o manteca, un relleno de dulce de leche o mermelada y un baño de almíbar o chocolate. Así de simple es el alfajor. Después, cada provincia tiene su versión y cada marca sus secretos. Los cordobeses son de masa esponjosa con poco o nada de chocolate y rellenos de mermeladas frutales; los santafesinos tipo Rogel con tres capas de galletas de hojaldre y mucho dulce de leche y los tucumanos a base de galletas crocantes y rellenos con miel de caña. Aquí, seis marcas que vale la pena conocer.


Del Tucumán

Del Tucumán es una empresa familiar que data de 1970 y se destaca por sus deliciosos productos regionales y variedad de alfajores, alfeñiques y colaciones. Los cocheros o claritas (típico alfajor tucumano) rellenos de merengue y miel de caña son exquisitos y las colaciones de membrillo glaseadas también. Tienen dos fábricas, una en la misma capital de la provincia de Tucumán y otra en Termas de Río Hondo (Santiago del Estero) llamada Alfajores Termeños, en ambas producen más de 50 productos diferentes y también elaboran su propio dulce de leche.


Casa Irwo

Los alfajores de Casa Irwo son riquísimos y sobresalen por su elaboración artesanal. Se hacen en Huerta Grande ( Córdoba ) desde 1986 con frutas frescas de la región y azúcar o miel, sin agregados de conservantes y con trigo orgánico molido, y tienen el agregado de semillas de Sésamo y Chia. Los de dulce de leche con nueces, almendras, coco y chocolate son una delicia y el de naranjas con miel, amarguito y sin azúcar, es imperdible. Todos son reconocidos por su calidad y valor nutritivo, y tienen el auténtico sabor del dulce casero.


Olla de Cobre

En el Casco histórico de San Antonio de Areco se encuentra La Olla de Cobre, una chocolatería que parece detenida en el tiempo, donde elaboran uno de los alfajores más ricos del país. Rellenos de delicioso dulce de leche y bañados en chocolate amargo o merengue, se distinguen por la calidad Premium de sus ingredientes y las técnicas de elaboración. Además, hacen chocolates puros y rellenos de dulce de leche, con cereales, pasas de uvas, maní, café, almendras, naranjitas con chocolate, huevos de pascua y turrones.


Gayalí

La visita a la ciudad de Santa Fe no está completa si no se prueban sus deliciosos alfajores. Los mejores son los Gayalí de tres tapas hojaldradas, rellenos con abundante dulce de leche y cubiertos con baño de azúcar artesanal. Se elaboran desde principios del siglo XX y hoy son un clásico, se pueden disfrutar en la confitería Las Delicias junto a la fábrica y también vienen en tamaño grande tipo Rogel bañados con un glaseado de azúcar en vez de merengue. No aptos para diabéticos.


Estancia El Rosario

Desde hace más de ochenta años Estancia El Rosario elabora los mejores alfajores y dulces cordobeses en la hermosa localidad de La Cumbre a 1.350 msnm. La producción es totalmente artesanal, en base a viejas recetas transmitidas de generación en generación y los más ricos son los glaseados rellenos de dulce de membrillo o mermelada de ciruelas, manzanas o peras. También son un manjar las frutas en almíbar, las jaleas caseras, el dulce de leche, los conitos y las colaciones.


Posta Barranco

Los alfajores de Las Grutas, Río Negro, son un verdadero manjar. La combinación de galletitas de elaboración propia con dulce de leche o mermelada de frambuesa y coberturas de chocolate blanco y semiamargo es rigurosamente controlada para alcanzar la máxima calidad y su moderno sistema de packaging permite mantener la calidad del producto durante cinco meses. Además, muy buenos chocolates, licores, frutas secas, azucaradas y dulces artesanales. Ideales para paladares que buscan sabores distintos.

Opiniones (0)
20 de agosto de 2017 | 15:15
1
ERROR
20 de agosto de 2017 | 15:15
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Bunkers de la Segunda Guerra Mundial
    15 de Agosto de 2017
    Bunkers de la Segunda Guerra Mundial