Los vientos del Sur y la poesía de todos

El presente texto fue pronunciado por Liliana Bodoc, la célebre escritora mendocina durante el reciente congreso de la Unasur, realizado en la Universidad Nacional de Cuyo. En él, habla de los jóvenes y también de la actividad política. Te dejamos en manos de este puño favorecido por la palabra.

Hacer política como la historia manda, hacer política para la justicia y la libertad, para los olvidados y los tristes es, con seguridad, una gesta poética.

Un poeta intuye lo inefable; percibe eso que, de tan humano, no puede expresarse. Después el poeta hace lo posible, elige palabras y las dispone en líneas musicales.

Tal vez la batalla política, cuando la política es una ronda alrededor del fuego, se pelee del mismo modo. Intuir, desear, mirar lejos, y después dar los pasos posibles, los que permiten nuestras piernas: uno tras otro tras otro, por un camino que durará mucho más que cualquier caminante. 

Es mucho lo que hoy tenemos. Estamos replicados en numerosos puntos de nuestra patria grande. La soledad parece un mal recuerdo.

Es frecuente que en estas ocasiones se utilice la palabra “viento”.

Vientos llegan, se extienden, recalan.

Corren vientos por América del Sur.

Y creo que así ocurre porque no hay una palabra más acertada que esa. Vientos...

“Dios los cría y el viento los junta”, dicen los que han vivido. Y aquí estamos hoy. Criados con el pan de la dignidad y reunidos por el viento americano.
    
De los jóvenes, se sabe, necesitamos la fuerza. Pero que esto no se entienda solamente como la capacidad de luchar sin descanso, andar de un lado a otro, volver a empezar las veces que haga falta. También requerimos de ellos la fuerza del pensamiento. Porque las ideas, igual que los huesos, corren el riesgo de endurecerse. Entonces, necesitamos conceptos jóvenes para una vieja pelea,      

Esto que aquí ocurre me afianza en la idea de que el sur es el lugar donde no tuvimos más remedio que hacernos poetas.

Eso somos, porque los poetas tratan con los sueños de igual a igual. Se sientan a conversar con las utopías, como quien toma mate a la sombra de un árbol. Al fin de cuentas, las utopías y nosotros somos del mismo barrio.

Y ¡ay de los que piensan que los poetas son inofensivos! En estas tierras, los versos tienen uñas y dientes.

El sur es una poesía que estamos escribiendo entre todos. Una que tiene, tal vez, algunos errores de ortografía, ¡pero qué hermosa!
¿Qué sentís?
0%Satisfacción0%Esperanza0%Bronca0%Tristeza0%Incertidumbre0%Indiferencia
Opiniones (3)
6 de Diciembre de 2016|09:21
4
ERROR
6 de Diciembre de 2016|09:21
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. Muy bueno lo tuyo. Cuando nuestras relaciones con el Imperio fueron "carnales" nos fue de maravilla... Creo que jamás vas entender lo que es la dignidad de un pueblo, aquel que es artífice de su propio destino.
    3
  2. DICE LA ESCRITORA, YO REALMENTE, NO ENTIENDO A LOS ARTISTAS, ESTAS PALABRAS DE LA SEÑORA ME SUENAN COMO LAS LETRAS DE LAS CANCIONES DE SILVIO RODRIGUEZ, MIENTRAS SU PUEBLO ES MASACRADO POR LOS TIRANOS CASTRO.- CUANDO HABLA DE VIENTOS, SE REFIERE A VENEZUELA, A CUBA, A NICARAGUA, A BOLIVIA, A ECUADOR, A ARGENTINA DONDE PERSONAJES INEPTOS INTENTAN PERPETUARSE EN EL PODER Y SEGUIR ENSAYANDO RIDICULAS RECETAS DE REVOLUCION SOCIALISTA.- POR FAVOR
    2
  3. Bellas palabras en la pluma de una gloria de la literatura!. El mensaje esperanzado en la frescura de las ideas, en el resurgir de las utopías, en la recuperación de la identidad de la América Hispana. Poniendo al tope la autoestima, con la convicción de que todo está por hacer y que es la sangre joven el tractor del cambio. Que se nos contagie esta poesía, que sirva de guía hacia un futuro venturoso.
    1
En Imágenes
Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016
28 de Noviembre de 2016
Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016