Deportes

Es más fácil culpar a los demás que admitir errores

Godoy Cruz ganaba 3 a 2 y con el tiempo cumplido, Bareiro en clara posición adelantada marcó la igualdad final para Olimpo. Todo el mundo lamenta un empate que termina siendo positivo por el mal primer tiempo que jugó el equipo.

Es cierto que Jorge Baliño se pasó 30 segundos del tiempo que había adicionado en un primer momento. Es real que Bareiro y Furch estaban adelantados en el empate final 3 a 3 de Olimpo ante Godoy Cruz en Bahía Blanca.

No hay discusión alguna: la terna arbitral incidió en el resultado final, pero sin errores no hay derrotas. Es dañino para Godoy Cruz minimizar la caída en las falencias ajenas cuando las propias pueden contarse sin hacer mucho esmero.

Hay que ser justos: Godoy Cruz regaló un tiempo, entró perdido y Olimpo se lo cobró. Ibáñez volvió a perder una pelota infantil tras un centro que parecía sencillo. Ceballos cedió terreno al no sentirse ni volante ni defensor (no le sentó la línea tres). El sanjuanino quedaba siempre a mitad de camino.

Los delanteros no incomodaban a nadie, Salinas perdido entre los dos centrales y Núñez estático en la primera mitad del juego. La rotación no daba resultados y varios hinchas seguro la maldijeron.

Antes del cierre de la primera parte Da Silva acierta con el cambio, el ingreso de Álvaro Navarro y la línea de cuatro en el fondo le dan más estabilidad al equipo que recién se muestra vivo en los primeros minutos del complemento.

El ingresado Navarro abrió la cuenta totalmente uruguaya del Expreso. En 15 minutos fantásticos Núñez ( en posición adelantada) marcó el empate y finalmente tras una definición de colección estableció el 3 a 2 con el que se llegó al tiempo de descuento.

Levantada importantísima, basada en cambios oportunos, vértigo y buenas actuaciones individuales. Tampoco creamos que el Expreso en esos 25 minutos fue una copia fiel del Barcelona.

Sobre el final y con el equipo retrasado por los embates de un equipo desesperado y sin ideas como Olimpo llegó la igualdad de Bareiro. El tanto tan auspiciado se produjo tan sólo 30 segundo después del tiempo adicionado por el juez del partido que determinó 3 minutos en total.

En ese tiempo recuperado, como ahora le llaman, Damonte perdió 45 segundos en el piso y el arquero Ibáñez demoró más de 10 segundos en cada pelota que tocó desde el último gol de Núñez. Baliño debería haber adicionado cuatro o cinco minutos en lugar de tres.

El juez tiene derecho a readicionar el tiempo que considere necesario, debe anunciarlo con una seña pero puede agregar juego hasta que él lo determine. La defensa debe jugar hasta que se abracen en la mitad de la cancha no hasta los 45 o 48 minutos.

Los que siguen a Godoy Cruz desde hace tiempo recordaran un gol de Pozo a los 53 minutos ante San Martín con una clara falta del arquero sobre el defensor chacerero para establecer un empate final. El fútbol es así, a veces esos 30 segundos te ayudan y otros te castigan.

El Expreso va por el buen camino, pero para seguir creciendo deberá reparar en los errores que se cometieron ayer y corregirlos, no sirve de nada tirarle toda la culpa al juez y a su reloj de arena. 
Opiniones (0)
20 de noviembre de 2017 | 09:45
1
ERROR
20 de noviembre de 2017 | 09:45
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Grammy Latinos 2017
    18 de Noviembre de 2017
    Grammy Latinos 2017
    Lluvias torrenciales en Grecia
    16 de Noviembre de 2017
    Lluvias torrenciales en Grecia