Deportes

Ginóbili: "Voy a vivirlo con intensidad y a disfrutarlo más"

El argentino escribió su columna habitual para el suplemento deportivo de Diario La Nación, donde contó detalles de la previa al “All Star Games” que se jugará esta noche. Leela.

Lo primero que quiero que sepan es que estoy viviendo todo esto con un gran orgullo. Es un honor especial estar entre los mejores basquetbolistas del mundo, no solamente de estos tiempos sino también muchos de los mejores jugadores de la historia, que serán parte de este juego. Pienso que es sólo mi segunda vez, seis años después de haber vivido la primera. Pasó mucho tiempo desde aquella ocasión, y eso hace que uno le dé todavía más valor. Aquella vez todo fue muy rápido; no me había tocado antes y no sabía que ocurriría. Ahora, encontrarme nuevamente en este escenario a los 33 años es un honor. Estoy chocho con todo esto.

Seguramente se preguntarán cómo es vivir desde adentro este fin de semana diferente en la NBA. El sábado vivimos un día bastante intenso. Y realmente salió todo diez puntos. Arrancamos a eso de las nueve, nueve y media de la mañana, y fuimos al entrenamiento. Ahí nos dieron la ropa de práctica, en un vestuario gigante, que más que eso, un vestuario, parecía una sala de convenciones por sus dimensiones. Enorme, teniendo en cuenta que era para los 24 jugadores y los entrenadores. Nos dispusieron comida para desayunar, nos vendaron con mucha tranquilidad, todo muy relajado. La impresión de lo que todo esto significa empieza a invadirlo a uno cuando entra por primera vez en la cancha y se topa con esa cantidad de gente, con tanta prensa de casi todos los países, con cámaras de todos lados. En esa circunstancia se aprecia la magnitud de todo esto. Hubo una competencia de tiro entre los dos equipos y después pasamos a las preguntas de la prensa. Yo estuve casi siempre con Tim [Duncan]... Entre ellos se conocen casi todos; jugaron en las selecciones, en otros All-Star y tienen muchas más cosas en común. Yo, más que nada, me quedé en un costado, con Tim. No soy tan de ir a iniciar conversación; intercambiamos saludos, charlamos un poquito nomás. Un momento importante, después, fue la pequeña reunión que tuvimos después con el comisionado de la NBA; se vienen épocas difíciles. Lo más significativo era el hecho de estar ahí, en el medio de todo, en un momento que uno desde chico pensaba como algo inalcanzable. Pero ahora puedo vivirlo y compartirlo con gente como Kobe, Durant, Nowiski, Tim y lo mejor de la Liga.

También quiero contarles sobre las actividades comunitarias que hicimos, que la NBA prepara para estas ocasiones. A mí me tocó la jardinería... Estuvimos con Deron Williams plantando árboles. Le pusimos pilas al tema: plantamos como siete u ocho. Estuvo lindo. También hubo una visita a un hogar de ancianos, y en algunos casos nos tocó pintar alguna pared. Puedo decir oficialmente que pinté mi primera pared... Y se acercó mucha gente a saludar. La NBA colabora de muchas maneras; ésto fue algo simbólico y también se disfrutó.

Muchos me preguntan qué siento de diferente entre esta vez y la anterior en la que participé del All-Star. Diría que en aquella ocasión todo fue muy nuevo y distinto para mí. Hoy, con nueve años en la Liga, me siento más tranquilo, puedo disfrutarlo mejor y lo tomo con más tranquilidad y más paciencia. Son distintos momentos en mi carrera. Creo que voy a poder disfrutarlo más.

El partido de esta noche es algo para disfrutarlo de punta a punta. Yo trataré de darle la perspectiva indicada. Con Pop no hablamos nada; apenas, brevemente, nos dijo en la reunión anterior al entrenamiento que todos vamos a tener nuestros minutos. No voy a tomar el juego para hacer cosas raras; simplemente intentaré jugarlo, hacer lo que me salga, pero viviéndolo con intensidad, porque es muy difícil que se repita. No muchos jugadores tienen el honor de decir que son parte de esto. Piensen que somos 24 de los 450 que juegan en la NBA, pero además hay decenas de miles de basquetbolistas profesionales, y millones que lo practican en todo el mundo. Y nos toca sólo a nosotros. Así que también hay que sentirlo como una responsabilidad.

La ropa que usaremos en el partido todavía no nos la dieron. La vez pasada nos dieron dos equipos a cada uno; supongo que ahora se hará lo mismo, y el que quiera alguno más podrá comprarlo. Por supuesto, el equipo que utilicé hace seis años lo tengo guardado en mi casa, es algo muy valioso para mí. Ahora también me voy a quedar con todo, obviamente, y seguramente también les regalaré a algunos amigos. Algo muy lindo fue el anillo distintivo que nos dieron; le agrega al evento un recuerdo material que está muy bueno y que testimonia la posibilidad que tuvimos de estar aquí.

Hasta ahora no he visto muchos argentinos, salvo los periodistas enviados de varios medios. Hinchas, todavía no. En la cancha vamos a ver; seguramente habrá algunos, como siempre. No sé realmente cómo se seguirá esto en la Argentina; es verdad que últimamente el básquetbol adquirió otro reconocimiento, pero igual debe de ser extraño o especial ver a alguien de nuestro país estar en este acontecimiento. Lo que sí puedo garantizar para el partido es la presencia de algunos compatriotas especiales: mi familia, por supuesto. Tuvieron algunos problemas en las combinaciones de los vuelos y ayer a la tarde todavía no habían llegado, pero van a estar mi esposa, mis hijos, mis viejos y mis suegros. Voy a tratar de llegar lo más descansado y fresco posible al partido. La primera noche no dormí mucho, porque llegamos desde Chicago a eso de las 3 y media de la madrugada y a las 9 ya había que estar arriba; de viernes para sábado dormí mejor.

Por ahí, al pasar, un periodista de San Antonio me comentó un dato curioso, que yo no conocía: parece que solamente Bernard King, un jugador de los 80, y yo, jugamos el All-Star con diferencia de seis años entre dos veces, y que otro jugador cuyo nombre no recuerdo, allá por los 50, lo hizo en un lapso mayor, de siete años. Me sorprendió, y es un dato que también hace especial el hecho de estar acá otra vez. Como todo lo que estoy viviendo y lo que voy a vivir este domingo.
Opiniones (0)
21 de agosto de 2017 | 22:19
1
ERROR
21 de agosto de 2017 | 22:19
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes