Viaje secreto a las catacumbas de Giol

Accedimos a los más viejos edificios de Giol y nos metimos hasta sus honduras extremas. Recorrimos sus pasillos aéreos y subterráneos. Olimos vino eternizado en el roble y pisamos agua, escombros. Abrimos puertas selladas durante décadas y despertamos telarañas ancestrales.

Giol fue –o al menos, eso creemos y sostenemos con cierto orgullo atrasado- “la bodega más grande del mundo”. Su creador, el tano Juan Giol, arrancó como contratista de El Trapiche y luego alquiló una pequeña bodega, con tan solo 23 años de edad. Conoció a su mujer en El Zapallar, Las Heras, y –tal como lo cuenta Jaime Correas en “Historias de Familias”- se relacionó con Bautista Gargantini, casado con una hermana de su novia. Éste ya era socio de Pascual Toso.

Pero al consolidarse los vínculos familiares, Giol y Gargantini avanzaron en su propio emprendimiento conjunto. Así, en 1897, con 30 años de edad, comenzaron la construcción de su propia bodega en Maipú, en donde fabricaron los vinos La Colina de Oro y Cabeza de Toro, luego conocidos como “La Colina” y “Toro”.

De aquellas iniciales 3 cubas en las que elaboró su vino pasó a contar en 1911 con una bodega de 8 sótanos, 1.000 cubas y toneles de roble y más de 400 operarios. A los 44 años vendió su parte y volvió a su Italia natal, rico y poderoso. La bodega la administró el Banco Español del Río de la Plata hasta que en 1954 le vendió el 51 por ciento de sus acciones al Estado provincial. Durante la gestión de José Octavio Bordón, la bodega se privatizó. Sin embargo, el casco más antiguo quedó sin explotar.

Concesionado a una cooperativa, poco a poco dejó de ser utilizado para la elaboración de vino y hoy, la sección mejor conservada de la bodega es un espacio destinado a los turistas y que se utiliza para eventos sociales, como parte de los Caminos del Vino y de la Ruta Olivícola de Mendoza. MDZ pidió acceder y accedió a las viejas naves de la bodega de Maipú. Abrimos para ello puertas que denunciaban que desde hacía décadas no permitían entrar la luz. Recorrimos pasillos en altura, sobre piletas que supieron erupcionar de vino y hacerlo correr por sus pisos y techos y que –inclusive- sirvieron de sede para lujosas fiestas en las que se celebró la buena cosecha.

Bajamos hasta las catacumbas de Giol y entramos a sitios que están intactos desde la última lejana vez que alguién los pisó.

Esto es lo que vimos:

En el lugar reposan 328 cubas de roble de Nancy, con una capacidad de entre 9.500 y 12. 000 litros. Y además, 282 toneles de entre 7.500 y 12.000 litros.

En "las tripas" de la "bodega más grande del mundo" todo el aire es vino dulce y -según anuncia tímidamente nuestro espontáneo guía- "alguna cuba está cargada" de un especial brevaje con el que se impregna todo el ambiente.

Una de las tremendas naves, vistas desde la cima de las cubas, es una locación perfecta para alguna película.

Así lo entendió una empresa inglesa en enero último, que alquiló el predio durante un fin de semana y descargó cuatro camiones con equipos y 30 personas trabajaron sin descanso para realizar una publicidad encargada por México, pero en la que participaron expertos y técnicos de tres continentes.

En 1910 la empresa encargó la confección en Nancy, Francia, de un tremendo tonel fabricado  on roble de Eslovenia al que se denominó como "el tonel del Centenario" de la Independencia. Llegó en barco hasta el puerto de Buenos Aires y fue armado en la Exposición del Centenario, en el pabellón de Mendoza, precisamente y allí mostró su magestuosidad.

Unas placas de bronce ofrecen una vista completa de La Colina de Oro y fue una de las grandes atracciones con su capacidad para almacenar unos 75 mil litros de vino.

Terminada la exposición histórica, fue traslado por piezas a Mendoza y rearmado en uno de los pabellones de la bodega en donde ahora miles de turistas posan para su foto de recuerdo, en una de las pocas zonas que se pueden recorrer y que están con vida comercial en la actualidad.

Este es el "tonel del Centenario" que ya cumplió sus propios cien años de existencia:

El diseño arquitectónico de las naves de la bodega corrió por cuenta, también, de un italiano: el ingeniero Antonio Gnello.

Este hombre era parte de la empresa Lava y Cia. organizada en 1.897 y compuesta, además, por otros "tanos": Luis Lava y Felipe Balzarini. Pero este último y Gnello tenían su propia constructora. Así lo cuenta Patricia Barrio en "El empresariado vitivinícola de la provincia de Mendoza a principios del siglo XX".La luz con la que se pudieron obtener las fotografías en este caso es, en todo momento, natural y proviene de los ventanales ubicados en las alturas, junto a las gigantescas cabreadas.

En Giol la industria vitivinícola perdió la inocencia.

La tecnología fue generando soluciones a la medida de las necesidades de una bodega que, en cada uno de sus golpes comerciales, iba abriendo caminos.

Entramos a la zona de las piletas de fermentación y comprobamos cómo fueron diseñadas especialmente para Giol las tremendas maquinarias que mecanizaron la tarea de vertir la uva, molerla, separar el escobajo y el orujo. Asimismo, lo trasladaba mecánicamente desdse el subsuelo a la superficie tal como se puede ver en estas imágenes de una zona abandonada desde hace décadas:

Las poleas diseñanas y fabricadas en madera "todavía podrían ser útiles", según la reflexión de nuestro casual guía.

La sensación que ofrece esta área, a la que se accede sorteando escombros y corriendo gruesas telarañas, cual selva mecánica, es de espera. Dialogamos aquí con quien tiene la misión de mostrarlo en fotos y coincidimos: las máquinas están latentes, aguardando que alguien orpima un botón para que vuelvan a darle vida al "monstruo".

Bajo las piletas de Giol, la penumbra.

Saltando escombros y aguardando la bienvenida de alguna especie autóctona, caminamos solo acompañados por una linterna.

Las especies no aparecieron. Pero en medio al tanteo pudimos ver una cueva. Solamente pudimos determinar qué había dentro por el trabajo del flash de la cámara.

¿Una cava? ¿Con qué sentido? ¿Una despensa oculta bajo la tierra? ¿Con qué fines?

Dos pórticos con rejas alguna vez pusieron límites a los curiosos. La reja interior, labrada y unida -como lo está en prácticamente todas las naves de la bodega- por remaches.

Allí, las botellas no ceden al paso del tiempo y, como si se tratara de un tesoro de algún navío medieval hundido, esperan el resoplo de alguna brisa para que el polvo que las va agotando y que amenaza con borrarlas por completo, se vaya a otra parte.

Bajo más de 10 metros desde la planta principal, a 16 grados de temperatura constante, en invierno y en verano, las catacumbas que atesoran los toneles. Junto a las cubas supieron emborrachar sus maderos con 210.000 hectolitros, según relata Correas en su libro.

Detrás de un tonel, cien pasos hacia el fondo en la oscuridad, allí en donde los temporizadores de las viejas instalaciones de luz juegan una mala pasada, una sorpresa.

Agachados, pasamos entre dos gigantescas piezas de roble. Hay más espacio que en el resto, aunque unos escalones permanecen ocultos.

Subimos. Habrán sido cinco escalones de cemento.

De golpe, lo imprevisto: una cueva con dos piezas. Una, como hall de acceso. la otra, con mesa sillas y ¿un avisador? ¿un antiguo bargueño?

Probablemente, un lugar de descanso, distención, de juego de naipes en medio de la tarea, de prueba de los caldos surgentes... quién sabe qué.

En los piletones de fermentación se acumuló hasta 1.000.000 de litros de vino. Un sistema de desniveles permitía que el vino fuera sacado por una máquina rodante a la que se denominó "la japonesita" para su ventilación.

La japonesita -como la ves abajo- iba y volvía revolviendo el espeso caldo y sacando por las acequias superiores al vino caliente. De ida hasta el fondo del techo del piletón se enfriaba. Retornaba por el canal de enfrente frío y ventilado y volvía a la pileta.

En la nave de las piletas abrimos las puertas tras décadas de permanecer cerradas. Con esa luz espantamos a cientos de palomas que abonan en vano los suelos de cemento.
 
Si antes hablamos de locación precisa para películas, la zona de las piletas lo es, sin dudas, para algun thriller.
 
Millones de azulejos en las paredes, empujan a uno que otro, vencido por el tiempo.
 
Su crujir, frente a nuestro paso, confirma que nadie ha pisado esos suelos en muchos años. Tras subir a los piletones, bajamos una, dos, tres veces hasta un fondo oscuro e inundado.
 
Otra vez serán fundamentales el flash de la cámara y una linterna intimidada por las dimensiones del sitio.
 
Tras un ventanal, una botella espera.
 
 
En el abajo de todos los abajos de Giol, unos rodillos que jamás sirvieron para mucho, hablan de la tendencia de una época: creer que eso servía para morigerar el impacto de un terremoto sobre las estructuras de cemento.
 
 
 
Algunas piletas recibieron alguna vez más de un millón de litros de vino común.
 
Pero además, dicen, sirvieron de salón de fiestas para celebrar las cocechas buenas.
 
 
Ahora, todo esto constituye algo así como las catacumbas de cemento más grandes del mundo.
 
 
Inundadas, dueñas de un microclima denso, poseedoras de un aire que herrumbra todo lo que se quede quieto.
 
 
El tiempo se detuvo y dejó que los secretos de Giol -posiblemente tantos como los millones de tonales de cemento que hicieron falta para erguir la bodega- se fueran con algunos de sus 400 empleados propios o los miles de subsidiarios que pasaron por esos pasillos, esos sótanos, que limpiaron esas cubas y toneles, que probaron aquellos caldos que serían vinos, que molieron las uvas y escucpieron sus ollejos hacia la superficie.
 
 
Irónico: en donde reinó el vino, el agua avanza amenazante, a la altura de las mecánicas raíces de Giol.
 
 
Mientras que arriba de los arribas, el "vinoducto" que supo trasladar el brevaje a lo largo de 15 cuadras permanece intacto, disponible.
 
 
 
Una vez en la superficie, vuelve el calor y la realidad.
 
Sumergidos en los pasillos de Giol lo vivido a lo largo de tres horas fue un viaje en el tiempo.
 
Por ahora, en plena Vendimia, no hay datos que permitan alentar la recuperación de tremendo patrimonio e, inclusive, hacerlo vivir con vino, con gente, con turistas o con lo que sea.
 
Por suerte -que no es lo mismo que casualidad- hay un sector preservado para los turistas y para la gastronomía típica. Y quienes lo mantienen entienden que no hay que dejar morir al monstruo, a lo que fue la "bodega más grande del mundo" ni muchos menos, permitir que se sigan llevando tesoros de sus entrañas.
 
Pero ya sabemos que la voluntad no es suficiente.
 
Producción Periodistica Gabriel Conte
Fotos: Pachy Reynoso
 
 
MDZ agradece la colaboración inestimable de Mauricio Elías y Pablo González.
Opiniones (18)
20 de agosto de 2017 | 05:17
19
ERROR
20 de agosto de 2017 | 05:17
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. Muy buena crónica Están invitados a pasar por historias similares en: www.facebook.com/losmurosmuerendepie "Lugares donde el tiempo perdió la memoria y la magia dejó sus huellas..."
    18
  2. Cuando hablan de la colina de oro seguramente se refieren al cerro el melón cuya falda oeste es la que mas sol recibe por lo que producía las mejores uvas, asi me comentaba mi padre Eugenio (nacido en Maipú), hijo de don Antonio Gnello que ademas hiciera muchas otras obras en Mendoza entre otras el puente Cipolletti, el dique Cipolletti, el tunel ferroviario a Chile con la Empresa Clark, y las acequias que subsisten en la mayoria de las calles de mendoza siendo su funcion principal original el regar por gravedad las parcelas de viñedos y otras plantaciones. Con el aumento de la urbanización pasaron a ejecutarse las veredas peatonales actuales y actualmente se utilizan como drenajes para desagues pluviales. Hay una historia que no conozco en todo detalle pero que menciona las vasijas de hormigon que hiciera el estado que provocó un gran perjuicio a Giol ya que el vino no se reducia en conjunto con el "hormigon" por lo que se echaba a perder rapidamente.- La nota es parte de la historia de Mendoza y recuperar la historia es reencontrarnos con nosotros mismos.-
    17
  3. Me parecio una excelente nota que condice con la vendimia y que a nadie se le dio por hacerla nunca para estos tiempos vendimiales. Una historia que tiene facetas que ignoraba. les hago llegar mi agradecimiento por la misma ya que ha servido de mucho a los mendocinos-Ojala que haya un gobierno que reflote semejante monstruo, para lo que fuera, si museo si nave de exposiciones del vino, etc. ojala y que no vuelvan los bordonistas mi gabrielistas que tanto mal le hicieron.
    16
  4. muy bueno el articulo y bien relatado. Vaya un recuerdo para el enólogo Don Santiago Pezzutti al que tuve el gusto de conocer y que dejo de ser enólogo en la decada del 50. Tambien al técnico que diseñó toda la molienda y el sistema de prensado Don Bernardo Gatti.- Un recuerdo para ellos que dejaron la bodega en la decada del 50.
    15
  5. CUANTA HISTORIA, OJALA PRONTO LE DEN NUEVAMENTE VIDA A ESTE MOUNSTRUO, ME DIO NOSTALGIA HASTA VER LA CAJA VACIA DE JUGO DE UVA LIMAI... AQUELLOS QUE LA HICIERON DESAPARECER JUTO A TANTOS OPERARIOS DEVUELVANNOS ESTA JOYA!! LA GRAN COLINA DE ORO
    14
  6. ..... al Lic. Pilo Bordón, al Ing. Rolo Gabrielli, al Ing.Eduardo Sancho y tantos más que hicieron desaparecer esta bodega. Gracias por habernos privado de tener la bodega más grande del mundo, seguramente las bodegas de ellos no serán tan viejas, serán bodegas Boutique. . Cúanto mal le hicieron a Mendoza. Siempre me pregunté si la desaparición de esta bodega no estaba atada a contubernios entre ellos. El actual cargo de Sancho, me da la razón. Pero bueno..... eso es historia...... actual. Gracias a los periodistas, muy buena la nota, muy sentido el homenaje y gracias por el recuerdo para "viejos" que ya no están
    13
  7. muy buena la idea de la nota, los felicito
    12
  8. Muy agradables las fotos. Linda la composición, colores y contrastes en muchas de las fotos
    11
  9. Muy buena nota, felicitaciones, los mendocinos debemos contar nuestra historia de hoy la de hace 20 o 30 años, lo que perdimos, pero que aun recordamos con nostalgia, Gracias.
    10
  10. Bien MDZ!!! Estas son las notas que valen la pena, no las berreteadas que ponés siempre. Deberían seguir con el resto de las bodegas históricas, Arizu, Escorihuela, Gargantini en Rivadavia (Pasé hace poco y esta destruida), Cairo en San Martín, Tupungato, etc....
    9
En Imágenes
Bunkers de la Segunda Guerra Mundial
15 de Agosto de 2017
Bunkers de la Segunda Guerra Mundial