Barreras a la importación: 200 productos incluídos

Alarmado por el fuerte crecimiento de las importaciones, que crecieron 45% en 2010 y redujeron el superávit comercial, y para contener la presión sobre el dólar hasta que se generalice el ingreso de divisas de la cosecha gruesa en abril, el Gobierno extendió ayer las licencias no automáticas a otros 200 productos de distintos rubros, entre ellos autopartes, textiles, vidrio, químicos, motos, bicicletas y electrónicos.

Alarmado por el fuerte crecimiento de las importaciones, que crecieron 45% en 2010 y redujeron el superávit comercial, y para contener la presión sobre el dólar hasta que se generalice el ingreso de divisas de la cosecha gruesa en abril, el Gobierno extendió ayer las licencias no automáticas a otros 200 productos de distintos rubros, entre ellos autopartes, textiles, vidrio, químicos, motos y automóviles, partes de bicicletas, matrices industriales, papel y cartón, y electrónicos y electrodomésticos. La extensa lista va desde los automóviles de alta gama, cuyo ingreso ya estaba frenado por medidas administrativas de la Aduana, hasta arbolitos de Navidad y cascos para motociclistas.

En total, unos 600 productos están alcanzados por las licencias no automáticas, un trámite permitido por la Organización Mundial de Comercio (OMC), que obliga a los importadores a pedir un permiso especial para ingresar los productos y da al Estado nacional 60 días corridos para aprobar o no ese pedido. En la práctica, se trata de una medida paraarancelaria que desalienta y ralentiza la importación.

La medida, que se conoció ayer con la publicación en el Boletín Oficial de la resolución 45 del Ministerio de Industria y entrará en vigor dentro de 20 días (para los productos que llegan por barco, en 60 días), fue celebrada por varias cámaras de fabricantes argentinos y cuestionada por las que representan a los importadores y por algunas empresas tecnológicas multinacionales. "La estrategia de comercio administrado para resguardar los puestos de trabajo dio resultados satisfactorios a nuestra industria, que logró en el último año sustituir importaciones por US$ 9200 millones", argumentó la ministra de Industria, Débora Giorgi. La funcionaria detalló que "la industria nacional marcó récords históricos de producción en los sectores del calzado, con la fabricación de 105 millones de pares; los electrodomésticos, con un millón de heladeras, y el de los juguetes, que recuperó el 60% del abastecimiento de la oferta local".

"La mayoría de los países ha utilizado este tipo de instrumentos para administrar sus flujos comerciales de manera consistente con sus procesos y estrategias de desarrollo", celebró Juan Carlos Lascurain, presidente de la Asociación de Industriales Metalúrgicos de la República Argentina (Adimra). En la vereda de enfrente, el presidente de la Cámara de Importadores de la República Argentina (CIRA), Diego Pérez Santisteban, opinó: "La medida genera preocupación en el sector porque además no le encontramos explicación. En este momento no hay problemas de competencia en la industria local, que está trabajando a plena capacidad, y el superávit comercial fue de más de US$ 12.000 millones en 2010. Debe haber otra razón que se nos escapa y que justifica una medida tan drástica".

Para Milagros Gismondi, economista del estudio Orlando Ferreres y Asoc., "esta medida se toma en un momento particular en el que la presión del dólar es mayor y entonces hay que frenar la salida de capitales vía importaciones. Estas medidas se ven cuando no hay una fuerte cosecha, y si hay además demanda de dólares, entonces se hace para frenar la presión sobre el dólar".

La extensión de las barreras a la importación a los productos electrónicos afectará las importaciones de las principales multinacionales del rubro: Dell, HP, Samsung, Sony y Apple, entre otras. En cambio, beneficiaría a las plantas de ensamblaje local, instaladas en la provincia de Tierra del Fuego. "Según nuestra experiencia, las licencias de importación han formado parte del dispositivo que ha permitido que en los ultimos años aumenten la cantidad de empleo, la inversión, y que se redujeran los precios, por lo tanto obviamente estamos a favor", dijo a la agencia gubernamental Télam el presidente de la Asociación de Fábricas Argentinas Terminales de Electrónica (Afarte), Alejandro Mayoral.

Entidades que agrupan a pymes nacionales también destacaron la medida. El presidente de la Unión Industrial de Berazategui (UIB), Daniel Rosato, resaltó la extensión de la aplicación de las licencias a los cascos para motociclistas. "Si bien en 2009 se fabricaron unos 200.000 cascos, el sector viene muy golpeado. En 2007 se importaron 214.000 cascos; en 2008, 295.000, y en 2010 más de 300.000 cascos. El costo de un casco importado de China es de US$ 16 y en la Argentina se vende de fábrica a US$ 30", precisó Rosato. En tanto, para Cayetano Sanzi, presidente de la Cámara Pyme del Vidrio, "era una necesidad detener las importaciones para que ni una fábrica más se cierre en la Argentina".

La lista de productos alcanzados por las licencias no automáticas incluye un extenso capítulo de autopartes, uno de los rubros en los que más crecieron las importaciones en 2010 (67% respecto de 2009), sobre todo traccionadas por el fuerte crecimiento de la fabricación de automóviles.

Con la colaboración de Candelaria Cerutti


(fuente: www.lanacion.com.ar)
Opiniones (0)
20 de agosto de 2017 | 23:53
1
ERROR
20 de agosto de 2017 | 23:53
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Bunkers de la Segunda Guerra Mundial
    15 de Agosto de 2017
    Bunkers de la Segunda Guerra Mundial