“Hacerme conocido es un gran desafío”, dijo Ernesto Sanz

El ex Intendente de San Rafael y actual Senador Nacional Ernesto Sanz almorzó con Mirtha Legrand e hizo pública en el tradicional programa del mediodía argentino, su pre candidatura a la Presidencia de la Nación. Prestó principal atención a la desigualdad social.

Junto al Embajador de España Rafael Estrella (que está en el país desde hace 4 años), el coreógrafo Flavio Mendoza y el destacado pianista Bruno Gelber, el Senador Nacional Ernesto Sanz hizo uno más de los movimientos que tienden a posicionarlo en su pre candidatura a Presidente de la Nación.

Sanz ya había hablado de su pre candidatura en el lanzamiento de campaña para ganar la Intendencia de San Rafael de Aníbal Rodríguez. En la interna que tendrá la UCR, el ex Intendente local deberá “enfrentarse” con Ricardo Alfonsín.

Ya pueden verse en algunas ciudades de la Argentina, como Mar del Plata por ejemplo, afiches con la leyenda “Ernesto Sanz Presidente”, bajo la foto del actual Senador por Mendoza. Ante la pregunta de Mirtha Legrand de “¿qué siente cuando la gente dice que si bien lo conocen de nombre no lo ubican de cara?”, contestó que “es un gran desafío” ya que ya se encuentra recorriendo la Argentina.

Dijo tener una amistad con Alfonsín y recordó que el padre de éste es uno de los principales referentes de la historia del radicalismo. No obstante sseguró que su principal adversario no son personas, sino factores como la desigualdad social.

Como apostilla puede decirse que en un momento del programa, Sanz dijo que recientemente fue a ver la obra de Flavio Mendoza en Villa Carlos Paz por una invitación de Nito Artaza. “Estaba tan lleno que tuvieron que ponernos sillas”, dijo a lo que la “diva de los almuerzos” le contestó que está prohibido. “La culpa la tiene Nito entonces”, dijo Sanz entre risas.
Opiniones (0)
17 de diciembre de 2017 | 03:17
1
ERROR
17 de diciembre de 2017 | 03:17
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Leopardo al acecho
    7 de Diciembre de 2017
    Leopardo al acecho