Hoy comienza el torneo Clausura, a partir de las 19

"Los torneos cortos nos generan la ilusión de un título", dicen ahora los ansiosos directivos de los equipos grandes. Los tiempos han cambiado. Pero la frase de cabecera sigue siendo la misma. Entre julio de 1991 y junio de 2006, se jugaron 30 campeonatos. Entre Ríver (11) y Boca (7) dieron el 60% de las vueltas olímpicas y en la mejor década de su historia, Vélez llegó 5 veces.

"Los torneos cortos nos generan la ilusión de un título." Durante muchos años, fue la frase de cabecera de los clubes chicos. Pero la realidad mostraba otra cosa. Entre julio de 1991 y junio de 2006, se jugaron 30 campeonatos. Entre Ríver (11) y Boca (7) dieron el 60% de las vueltas olímpicas. En la mejor década de su historia, Vélez llegó a la elite con 5 consagraciones. San Lorenzo (2), Independiente (2), Newell's (2) y Racing (1) completan el septeto de equipos campeones de un período bien concentrado.

El certamen de una sola rueda fue una idea de Carlos Heller, en ese momento vicepresidente de Boca. Junto con Antonio Alegre, habían rescatado al club de las ruinas pero no podían festejar un título. También hambrientos de festejos, Racing y San Lorenzo acompañaron esta iniciativa. Heller tuvo su alegría con el Apertura 92. Con el paso del tiempo, y los grandes ya satisfechos, el argumento cambió de dueños. Finalmente, en diciembre de 2006, Estudiantes rompió el molde e inauguró una nueva era en el fútbol argentino. Entre el Apertura 06 y el Clausura 10 hubo ocho campeones: Estudiantes, San Lorenzo, Lanús, River, Boca, Vélez, Banfield y Argentinos respetando el orden cronológico. Llegó la tan deseada pluralidad.

La historia reciente refuerza el contraste entre el notable crecimiento de los no-grandes y el retroceso de los más convocantes. No es un fenómeno de única causa. River se descompuso económicamente y hoy lucha por sobrevivir, también en el aspecto deportivo. Racing se descalabró institucionalmente y recién ahora se ha estabilizado. Boca e Independiente perdieron la paciencia. Cayeron en la compulsión de contratar jugadores y entrenadores cada seis meses. San Lorenzo se autodestruyó en momentos favorables como en 2008, cuando pudo haber ganado todo y se quedó vacío. Mientras tanto, a partir de buenas gestiones directivas, Estudiantes, Vélez y Lanús construyeron modelos exitosos que generaron contagio en otras instituciones. Argentinos conservó a sus mejores jugadores durante dos años y Borghi le agregó valor al plantel. Banfield acertó con sus contrataciones para el Apertura 2009 y Falcioni convenció al equipo de que podía ser campeón.

Como puede verse, hay razones estructurales y coyunturales para entender este nuevo paradigma de nuestro fútbol, uno de los más igualitarios del mundo en términos de distribución de dinero por los derechos de TV. La sociedad entre el Estado y la AFA, que recibe honorarios más altos que cualquier jugador privado estaría dispuesto a pagar por su producto, ha sido beneficiosa para todos los clubes, que han aumentado sus ingresos respecto del convenio anterior con TSC (Televisión Satelital Codificada). Proporcionalmente, el crecimiento se nota más en los clubes chicos, ahora con recursos económicos para pelearles a los grandes. Sin embargo, la nueva torta y su nuevo reparto no han hecho desaparecer las malas administraciones. A pesar de que en julio de 2009 comenzaron a competir sin deudas con los futbolistas, Huracán y Gimnasia están arruinados por culpa de pésimos manejos directivos.

Con su título del Apertura 2010, Estudiantes interrumpió la serie de figuritas diferentes. El campeón se enfocará en la Libertadores y rendirá un examen de fortaleza grupal ante la salida de su entrenador Sabella quien, con su silencio, dejó expuesto al omnipresente Verón. Con todo el aprendizaje del estilo Bielsa, Eduardo Berizzo deberá hacer equilibrio entre la imposición de sus nuevas ideas y el respeto a una conocida y exitosa manera de jugar. Vélez también buscará la Copa. Contrató al excelente David Ramírez y, salvo Cristaldo, no tocó el plantel del año pasado. Burrito Martínez llena el formulario para consagrarse como jugador clase A. Lanús se armó muy bien. El regreso de Valeri y la llegada de Camoranesi, único campeón mundial en nuestro fútbol, le aportan variantes a un mediocampo que ya no contará con Blanco. Sin Asad y sin Ramírez, Godoy Cruz es una incógnita. Si el equipo se aproxima a la versión 2010 en juego y en resultados, Polilla Da Silva merecerá su medalla. La venta de Ortigoza le ha quitado concepto e inteligencia a Argentinos, también ocupado con la Libertadores. ¿Concretará Salcedo, de mucho peregrinaje en los últimos dos años, todo lo que insinuó durante su primera etapa en Newells?

También Banfield, sin Erviti ni Falcioni, representa un enorme signo de interrogación. Gallego Méndez, otro DT debutante, afronta un desafío de liderazgo en un equipo en transición. Newell's perdió a su futbolista más desequilibrante: Mauro Fórmica. No le será fácil reemplazarlo. Un ambiente más apacible debería servirle a Claudio Bieler para convertirse en ese goleador que La Lepra extraña desde la salida de Boghossian. Colón quiere regalarle a su emblema Bichi Fuertes la mejor despedida. Hoy no carga con el cartelito de promesa-revelación, del que nunca pudo salir. Puede beneficiarlo. Gimnasia vivirá un semestre de alto voltaje. El regreso del ídolo Guillermo movilizó a sus hinchas. Además de vincularse con una manera de entender el juego, la llegada de Cappa al banco tripero le agrega un indiscutible morbo al clásico de La Plata.

Con Madelón desde el comienzo del torneo, Quilmes mejorará su performance del Apertura. Veremos si le alcanza para evitar el descenso. ¿Será el chico Iturbe su principal refuerzo para el Clausura? Olimpo apuesta al factor Bahía para seguir en Primera. En el Apertura no se hizo fuerte de local (14 puntos en 9 partidos). La actualidad de Huracán es la lógica consecuencia de un club mal gestionado. La crisis económica ha dejado expuestos a los juveniles del club. Asoma con proyección Rodrigo Battaglia, de muy buen Sudamericano Sub 20. A Rodolfo Arruabarrena le encantaría repetir la gesta de su amigo Cagna en Tigre. Hay muchos puntos de coincidencia en sus respectivos comienzos como entrenadores. Pero hasta acá llega la comparación.

All Boys será un equipo divertido para ver, dentro y fuera de la cancha. El estilo de Pep Romero y las dimensiones de la cancha le sientan muy bien a Burrito Ortega. Ariel sabe jugar al fútbol y todavía hace cosas que la gran mayoría de los colegas no puede. Ojo con Arsenal. Reforzó su buen plantel con un extremo peligroso como Caffa. Tercero en el torneo anterior, tiene mis fichas para ser la sorpresa del Clausura.

¿Y los grandes? Boca invirtió en jugadores de garantías y en un entrenador que hace rato quería. Arranca en la pole position. Pero el salto de calidad se lo dará Riquelme. Enojado por las críticas, Román quiere repetir aquel primer semestre de 2007 cuando calló a todos y se puso solito en la Selección. Sin su arquero Carrizo en la primera mitad y con muchos juveniles en su formación titular, River afrontará simultáneamente tres campeonatos: el Clausura, el de la permanencia y el económico. Convivirá con mucha carga durante estos seis meses, en una situación inédita para el club. Gracias a su resonante triunfo en la Sudamericana, Independiente vuelve a la Libertadores, su torneo favorito, pero si desatiende el Clausura tras su muy mala campaña anterior puede sufrir en junio. Con nueva dirigencia, San Lorenzo rompió el chanchito para satisfacer a Ramón Díaz. Con la conducción de Ortigoza e importantes refuerzos en ataque, debería salir de la mediocridad. Racing arranca como candidato. A Miguel Russo no le afecta la vorágine de un club donde todo se vive con demasiada intensidad. Tras cuatro derrotas seguidas en el comienzo, el equipo funcionó correctamente durante la segunda mitad del Apertura y tiene al fascinante Giovanni Moreno, un futbolista que hace cosas diferentes.

"Los torneos cortos nos generan la ilusión de un título", dicen ahora los ansiosos directivos de los equipos grandes. Los tiempos han cambiado. Pero la frase de cabecera sigue siendo la misma. Julio Grondona mira su anillo y se ríe. Todo pasa.
Opiniones (0)
22 de octubre de 2017 | 23:32
1
ERROR
22 de octubre de 2017 | 23:32
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Wildlife Photographer of the Year 2017
    18 de Octubre de 2017
    Wildlife Photographer of the Year 2017
    Lo perdí todo víctimas del terremoto en México
    17 de Octubre de 2017
    "Lo perdí todo" víctimas del terremoto en México