La humanidad, por un rato, fue Super Bowl

Por un par horas el deporte estadounidense se detuvo, y por esos lares el deporte está casado con la industria mercantil. Por eso resulta imposible no mencionar Super Bowl sin empezar a arrojar cifras de espectadores, de dinero que mueve, de mercados que crecen, de gastos descomunales, de todo el negocio que rodea la final de liga estadounidense fútbol americano

Por un par horas el deporte estadounidense se detuvo, y por esos lares el deporte, sobre todo el mega profesionalizado, está casado con la industria mercantil. Por eso resulta imposible no mencionar Super Bowl sin empezar a arrojar cifras de espectadores, de dinero que mueve, de mercados que crecen, de gastos descomunales, de todo el negocio que rodea la final de liga estadounidense fútbol americano, que ayer se disputó en Dallas.

A medida que se acerca esta fecha invernal, los canales deportivos, y de los otros, los diarios, los sitios de internet y las radios empiezan a arrojar datos del mega evento. “202 millones de espectadores lo verán en todo el mundo, 49 más que el año pasado”, dice uno; “entre 2 y 3,5 millones de dólares costaron 30 segundos de publicidad televisiva”, relata otro; “se estima que los consumidores gastarán 15.000 millones de dólares en productos o promociones relacionadas al Super Bowl”, comentó un tercero. Y el mensaje se multiplica por millones para instalar el acontecimiento en todo el mundo, incluso en países sin ningún interés en el fútbol americano. De los equipos, del juego, del deporte, poco y nada. Basta con poner Super Bowl en Google News y los principales artículos devuelven que Black Eyed Peas brindó un impresionante concierte durante el entretiempo, que la serie “Glee” aprovechó el impulso de la final y disparó su rating, que la película “The Roommate” lidera la taquilla en la semana del Super Bowl, que algunos espectadores llegaron a pagar 7 mil dólares por una entrada y 995 por el estacionamiento.

Pocos mencionan que se enfrentaron los dos equipos más populares y más ganadores de la liga, que le deben sus nombres a las industrias venidas a bajo, como la siderurgia (Pittsburgh Steelers) y la frigorífica (Green Bay Packers). Menores son las menciones del riesgo que corren los jugadores, que reciben demasiados golpes y pueden terminar con demencia o Alzheimer antes de los 50. En medio de todo eso, se jugó un partido y hubo campeón. ¡Hasta el 2012!
Opiniones (0)
20 de octubre de 2017 | 23:30
1
ERROR
20 de octubre de 2017 | 23:30
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Wildlife Photographer of the Year 2017
    18 de Octubre de 2017
    Wildlife Photographer of the Year 2017
    Lo perdí todo víctimas del terremoto en México
    17 de Octubre de 2017
    "Lo perdí todo" víctimas del terremoto en México