Deportes

Boca y River arrancan el Clausura con grandes diferencias

Mientras el equipo dirigido por Julio Falcioni mostró la mejor cara del verano, incorporó a lo grande y es firme candidato al título, el "millonario" está inmerso en un mar de problemas, justo en el torneo en el que se definen los descensos.

Pocas veces Boca y River han arrancado un torneo con tan disímiles expectativas. Cuando el final del Apertura mostró a un River más acertado, alcanzando casi los 30 puntos que se había propuesto en el arranque de la temporada, y a un Boca naufragando en la incertidumbre tras la salida de Claudio Borghi, nada hacía imaginar que, a una semana del inicio del Clausura, las realidad fueran tan distintas.

Es Boca el que arranca como favorito para quedarse con el torneo. Y no sólo porque se llevó a uno de los técnicos de moda: Falcioni consiguió en el verano darle al equipo una identidad que hacía años no tenía (y si, las comparaciones son odiosas, pero…); los jugadores demostraron estar dispuestos a “inmolarse” por la causa; y los dirigentes hicieron el esfuerzo que los hinchas pedían: reforzaron al plantel como ningún otro equipo lo hizo, con jugadores de real jerarquía. Y eso que todavía puede haber más novedades.

Por si fuera poco, a lo mostrado por Leandro Somoza y Diego Rivero, hay que sumarle el aporte que Julio César espera de Walter Erviti, el muchachito de la novela del verano. Y claro, el postre espera por su frutilla: si Riquelme se recupera, Boca se parecerá mucho a un dream team, ese que alguna vez le generó un gran dolor de cabeza.

Enfrente, el otrora “millonario” sufre por errores antiguos y nuevos. A la crisis deportiva que lo sumió en la lucha por el descenso por primera vez en su historia, se suma la precaria situación económica, que le impidió durante el receso sumar refuerzos. Sólo la incorporación de Bordagaray, suplente en San Lorenzo, fue lo nuevo de un plantel que carece de jerarquía individual, y que está en estado de alerta por una deuda que alcanza los 30 millones de pesos.

Por si fuera poco, el equipo de Juan José López no pudo ganar en el verano, y apenas convirtió dos goles. Fue ampliamente superado por Racing y por Boca en Mar del Plata, y pudo rescatar un empate ante Estudiantes y en el segundo superclásico. Los veinte minutos iniciales ante el equipo de Falcioni en Mendoza resultó ser la mejor credencial que River pudo exhibir durante enero.

Claro que todo lo anterior puede quedar en el olvido cuando la pelota comience a rodar por los puntos. Tantas veces el fútbol ha demostrado que poco o nada importan los antecedentes, que la cautela siempre debe primar a la hora de un análisis previo.

Sin embargo, a una semana del inicio del Clausura, las diferencias son notables entre Boca y River. Tanto, que como dijo Passarella, ahora el "millonario" parece el "Xeneize".

Fuente: www.infobae.com

Opiniones (0)
20 de agosto de 2017 | 08:06
1
ERROR
20 de agosto de 2017 | 08:06
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Bunkers de la Segunda Guerra Mundial
    15 de Agosto de 2017
    Bunkers de la Segunda Guerra Mundial