Frenaron la importación de autos de alta gama

Los vehículos importados de alta gama representan apenas el 5% del mercado local, pero la restricción que el Gobierno les acaba de imponer para ingresar en el país desde el 1° de este mes (mediante una instrucción informal no publicada en el Boletín Oficial) prueba que la obsesión oficial por reducir el déficit de divisas del sector no se fija tanto en la cantidad como en la calidad. Las trabas que el Gobierno aplicó a Mercedes-Benz, audi y BMW se extendieron a las demás

Los vehículos importados de alta gama representan apenas el 5% del mercado local, pero la restricción que el Gobierno les acaba de imponer para ingresar en el país desde el 1° de este mes (mediante una instrucción informal no publicada en el Boletín Oficial) prueba que la obsesión oficial por reducir el déficit de divisas del sector no se fija tanto en la cantidad como en la calidad.

Ayer trascendió de fuentes del sector que la acción oficial -cuyo primer blanco fueron las marcas Mercedes-Benz, Audi y BMW- se habría extendido "a la totalidad de los vehículos de alta gama que se importan", por lo que podrían agregarse límites al ingreso de autos de Hyundai, KIA, Porsche, Jaguar, Land Rover y Volvo.

"[A Volvo] lo sacaron del Sistema María", indicaron fuentes cercanas a esta última empresa, en referencia al "error informático" que tira el sistema oficial de comercio exterior cuando se instrumenta, cada vez con más asiduidad, una medida informal para frenar las importaciones.

Hasta ayer se conocía sólo la instrucción originada en la Aduana y los "desincentivos", en los hechos, en la gestión de trámites en los pasillos de la Secretaría de Industria.

Tanto la ministra de la Producción, Débora Giorgi, como el secretario de Comercio Interior, Guillermo Moreno, se reunieron por separado con los ejecutivos de estas automotrices, agrupadas en la Cámara de Importadores y Distribuidores Oficiales de Automotores (Cidoa), para manifestarles que debían reducir en un 20% la "facturación" por importaciones fuera del Mercosur y de México en 2011.

Una de las terminales afectadas por la medida evaluaba ayer dirigirle una carta a la Subdirección de Control Aduanero -desde donde salió el correo electrónico que ordenó frenar las importaciones de Mercedes-Benz, BMW y Audi- para solicitar que deje sin efecto la medida por considerarla ilegítima y porque "nada autoriza legalmente a detener un trámite ni limitar la posesión de la mercadería cuando los tributos ya fueron pagados", indicó a LA NACION una fuente cercana al conflicto. "Incluso pensamos en un recurso de amparo ante la Justicia Federal si pasan 5 días y seguimos con la misma situación", amplió.

Otra prueba de la inspiración política de la iniciativa es que en algunas aduanas por donde entran los autos los verificadores y jefes operativos argumentaban que la medida venía de una decisión de la Secretaría de Industria. "Dicen que no están prohibiendo, sino que quieren revisar las LCM [licencias de configuración de modelo]", indicó a LA NACION un despachante de Aduana, en alusión al trámite inicial que hacen importadores ante la cartera para inscribir y homologar un modelo.

En tanto, en los depósitos fiscales se amontonan más de 1500 unidades que no pueden ser liberadas. Desde una de las terminales que operan con vehículos señalaron a La Nacion que los volúmenes de unidades de alta gama que ingresan son "marginales".

Según trascendió, la mayoría se habría resignado a aceptar la sugerencia oficial. Pero Mercedes-Benz y Audi (del Grupo VW, de conocida afinidad con el Gobierno) guardaban lógicas esperanzas de convertirse en la excepción a la regla y de recibir un trato diferenciado por ser fabricantes en la Argentina.

"Estamos sorprendidos con la medida porque la empresa produce en el país", se limitaron a decir en Mercedes-Benz. La terminal alemana fabrica y exporta el utilitario Sprinter. Es más, hace apenas un mes la presidenta Cristina Kirchner participó del anuncio de inversión para producir el 1720, uno de los camiones más usados en el país. La Nacion intentó comunicarse con voceros de las otras importadoras afectadas, pero no tuvo respuesta, por lo cual no pudo confirmar oficialmente la extensión de las trabas.

Más importados
El 62% de los 635.000 vehículos y utilitarios livianos patentados en 2010 fueron importados, según datos de la consultora Abeceb.com.

"La oferta de modelos importados es creciente en casi todos los segmentos", señalaron desde la consultora, que agregó otro dato: la proporción de patentamiento de autos nacionales cayó del 42 al 38% entre 2007 y 2010; en el mismo período, el patentamiento de autos importados creció del 58 al 62%.
Opiniones (0)
16 de diciembre de 2017 | 18:46
1
ERROR
16 de diciembre de 2017 | 18:46
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Leopardo al acecho
    7 de Diciembre de 2017
    Leopardo al acecho