¿Qué pasará con los precios de los cortes de carne?

Los valores de los distintos cortes se mantuvieron en los últimos meses, en los que la demanda cedió y bajaron las cotizaciones en Liniers; analistas del sector estiman leves reacomodamientos en el corto plazo. En los últimos meses, contra todo pronóstico, la carne vacuna dejó de encarecerse en los mostradores. En este presente intrigante para los consumidores, la preocupación es hasta cuándo se mantendrán amesetados los valores de los distintos cortes.

Mientras el resto de los alimentos continuó subiendo la escalera de la inflación, el de la carne, que venía entre los más acelerados, se estancó en la carrera.

En los últimos meses, contra todo pronóstico, la carne vacuna dejó de encarecerse en los mostradores. En este presente intrigante para los consumidores y frente a los análisis poco entusiastas de los especialistas, la preocupación es hasta cuándo se mantendrán amesetados los valores de los distintos cortes.

Para tranquilidad de amas de casa y asadores, nadie prevé un alza desmedida en el corto plazo como sucedió en los primeros meses del año pasado, cuando las carnes rojas se dispararon hasta un 40%. Aunque sí podría haber "leves reacomodamientos" este mes y el próximo en las listas de los pizarrones, luego de que la relativa quietud de los últimos días. En esos puntos coincidieron los pronósticos de distintos referentes del sector consultados por lanacion.com .

Buscar una proyección de lo que sucederá implica una mirada retrospectiva sobre las causas del freno en el avance de los precios.

¿Por qué se detuvo el avance? "La estabilidad en los precios al público se debe de una pequeña caída en las cotizaciones en el mercado de Liniers en diciembre, producto de la sequía que anticipó ventas", explicó Miguel Schiaritti, presidente Cámara de la Industria y el Comercio de Carnes de la República Argentina (Ciccra). "Otro factor -agregó- es la disminución estacional de la demanda en enero", que quitó presión.

La disminución en el precio del kilo vivo no se vio en igual magnitud en los mostradores. "Los comercios minoristas aprovecharon esa caída en el precio de la hacienda para recuperar márgenes sacrificados en aumentos anteriores", analizó el especialista, conocedor del paño. Según sus estimaciones, la hacienda trepó alrededor de un 74% por encima de los aumentos que afectaron directamente a los consumidores. Esos porcentajes, afirmó, tienden a equipararse en el tiempo.

Alberto Williams, titular de la Asociación de Propietarios de carnicerías porteñas, aseguró que "la mayoría" de estos comercios ajustaron a la baja, en especial, durante enero. Y destacó una actitud "conservadora" en el público: "La carne había subido mucho y el consumidor no se lo banca mucho. Por eso, no hubo demasiada presión en las Fiestas, sino más bien abstinencia por parte de los clientes".

Más atrás en la cadena, Victor Tonelli, consultor del sector cárnico, relativizó la baja de la hacienda, más allá de los registros de Liniers. "La caída del precio en la venta directa no estuvo en torno del 15% como fue en ese mercado, probablemente por más controles de [l secretario de Comercio, Guillermo] Moreno. La baja no fue mayor al 7%", afirmó. Por lo tanto, evaluó que, ante ese descenso "poco significativo", el impacto en las carnicerías fue marginal.

En este escenario, el consultor auguró alzas moderadas este mes y el siguiente. "El mercado esta recuperando en precios lo que había perdido y podríamos esperar alguna suba no demasiado significativa para el consumidor, que podría oscilar entre el 5 y 10%", proyectó.

Williams, en cambio, evitó dar precisiones sobre el futuro cercano. "Hay que ver qué pasa semana a semana, y ver si el diablo no mete la cola... De todos modos, no creo que el mercado se desmadre", vaticinó, con reparos sobre lo que ocurra después de marzo.

Para el curso de 2011, Tonelli, al igual que otros analistas de la industria, prevé una oferta débil, con precios firmes, aunque sin aumentos bruscos. De acuerdo con las distintas voces, la menor faena y el encarecimiento paulatino traerán aparejada una merma en el consumo, ubicado en los 58 kilos per cápita en 2010 -una marca muy inferior a los niveles históricos medidos por Ciccra-.
Opiniones (0)
21 de agosto de 2017 | 12:08
1
ERROR
21 de agosto de 2017 | 12:08
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes