Con Palermo como figura, Cazabán gobernador y Jaque Diputado Nacional

Costosos carteles electrónicos y entrevista exclusivas durante el partido de River Boca en Mendoza marcaron la presentación pública del secretario de la gobernación. Jaque entregó a su funcionario preferido casi todo el protagonismo, a cambio de un favor del Chiqui: convertirlo en el candidato a diputado nacional del justicialismo

Dicen en el entorno de Alejandro Cazabán que el precandidato a gobernador tiene poco más de dos meses para convertirse en un político conocido para la gente y legitimar así sus pretensiones electorales dentro y fuera del PJ. La construcción de la candidatura tiene entonces no mucho tiempo y nace prácticamente de la nada, en términos de popularidad.

Esta necesidad explica la parafernalia montada el miércoles en la noche, en medio del partido River-Boca, con carteles electrónicos de todo tipo que anunciaban la postulación a gobernador del secretario gubernamental  en la cancha y hasta un mano a mano con el periodista deportivo Fernando Niembro para la TV.

La vistosa presentación pública de la candidatura de Cazabán se produjo además a sólo 48 horas del retorno de Celso Jaque a la actividad y dejó en claro los roles en el tándem que gobierna la provincia desde 2007. De monje silencioso que custodiaba al gobernador, el Chiqui pasará a ser a partir de ahora el protagonista excluyente de las decisiones del Poder Ejecutivo.

Jaque ni siquiera se reservó el rol de presentador de Cazabán en la enorme puesta en escena del miércoles, como haría todo buen padrino político. Simplemente se conformó con ocupar un lugar a su lado y cerca del goleador boquense Martín Palermo, según algunos, la particular cábala electoral del dirigente malargüino.

Celso Jaque y el resto de sus ministros tuvieron su propio cartel sobre la popular norte (la de Boca), con una pantalla LED que incesantemente pasaba videos de los logros de la gestión de Jaque. Allí tuvieron apariciones breves pero decorosas algunos ministros, como el de Infraestructura, Francisco Pérez, que también quieren ser candidatos. Pero más impresionaba la publicidad de Cazabán, el candidato estrella.

Jaque no ha entregado en su inseparable compañero el protagonismo absoluto por nada. Como lo indicó el propio Cazabán en una extensa entrevista de MDZ, el secretario de la gobernación será el encargado de intentar que la candidatura a diputado nacional del malargüino (por ahora, el único horizonte político probable para el gobernador) pase el filtro del Partido Justicialista, donde casi todas las cosas están aún por discutirse.

Cazabán habló con MDZ de que prefiere definir la candidatura por medio de una interna, que todavía no tiene fecha, y ese es el destino que puede presentársele en el futuro cercano. Es de esperar una reacción a este nivel del sector interno enfrentado al sanrafaelino, principalmente de los rivales domésticos de Cazabán:  los hermanos Félix, quienes hoy alineados con los azules del justicialismo.

En ese grupo hay al menos un dirigente con alta imagen pública, Adolfo Bermejo, quien mantiene estricto silencio sobre sus intenciones electorales personales y juega al misterio, casi como Julio Cobos en el radicalismo.

Por último, sobre ambos peronistas (Bermejo y los Félix), se extiende la figura protectora del operador con despacho en la Casa Rosada Juan Carlos Chueco Mazzón.

En cambio, para progresar en su camino de candidato, no debería tener mayores problemas Cazabán con sus compañeros de la Línea Mendoza. Los funcionarios que quieren ser candidatos son casi subalternos del secretario gubernamental en la Casa de Gobierno. Y ninguno ha acompañado sus expresiones en los medios con la “actitud de candidato” que todos le ven a Cazabán en la Casa de Gobierno, al menos desde los últimos días de enero.

Quedan por último los dos intendentes fuertes de la Línea Mendoza (Alejandro Abraham de Guaymallén y Rubén Miranda de Las Heras), hombres de peso para el oficialismo. Sin embargo, ninguno de los dos amenaza con complicar demasiado los planes de Cazabán.

Miranda es de los dos intendentes el más proclive a la competencia por la gobernación, aunque lo ocurrido en los primeros días de esta semana puedan confundir un poco: el domingo, en diario Los Andes, el lasherino se quejó de los lanzamientos prematuros de los funcionarios de Jaque, pero el lunes recibió en su departamento a Cazabán y contestó claramente que le parecía “muy bien” su postulación a gobernador.

Desde las breves declaraciones  públicas hasta los carteles que encandilan en el estadio, todo parece marcar cuál es el destino del peronismo de Mendoza de cara a las elecciones de 2011.
Opiniones (0)
22 de agosto de 2017 | 08:35
1
ERROR
22 de agosto de 2017 | 08:35
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes