Deportes

Comienza hoy la 26º Copa de Africa de Fútbol

Africa asiste desde hoy a su gran cita; las máximas figuras estarán representando a sus naciones, algo que genera incomodidad y reclamo en los clubes europeos, los más perjudicados por el éxodo

Barcelona se inquieta, Sevilla se lamenta, Real Madrid descubre un agujero en su medio campo, Inglaterra sufre el mal de ausencias, Francia vive un vaciamiento, Alemania y Portugal resignan piezas. Varias de los equipos de las principales ligas europeas, cuando transcurre la mitad de la temporada, se ven en situación de emergencia. La 26a Copa Africa, que se pondrá en marcha hoy, en Accra, con el choque entre el anfitrión, Ghana, y Guinea, recupera para su continente a los centenares de futbolistas que emigran en busca de un futuro mejor.

Y si de futuro se trata, hace rato que se coincide en señalar a Africa como un constante productor de jugadores. Su progresión en las últimas décadas es imparable. El punto de partida se podría ubicar en el Mundial 74, cuando por primera vez tuvo un representante (Zaire). Nigeria y Camerún, ganadores del oro olímpico en 1996 y 2000, respectivamente, dieron muestra de que se había acabado la edad de la inocencia para dar a luz un espíritu competitivo.

Africa pasó a ser mirada con otros ojos. Allí estaba la otra gran cantera, la alternativa a América del Sur para el abastecimiento de los poderosos centros europeos. Como en todo nuevo mercado, hubo aprovechamiento y engaño. Los futbolistas africanos empezaron a llegar a Europa de a centenares. De todas las edades y condiciones. Muchos de ellos llevados con la promesa de salir de la pobreza estructural que los postergaba en sus países. Muchos se abrieron paso y no pocos se quedaron en el camino, víctimas de usureros y estafadores.

Hoy, un continente de 900 millones de habitantes y 61 estados proclama su fortaleza futbolística con la Copa Africa. Ya lo hizo políticamente, cuando con sus votos ayudó decisivamente a la elección de Joseph Blatter a la presidencia de la FIFA. Y pese al disgusto y la desaprobación de los grandes clubes europeos, 210 nativos acuden al llamado de regreso para participar durante tres semanas en el torneo de selecciones.

Europa cuestiona la fecha de programación de la Copa Africa. La respuesta es contundente: en otra época sería imposible por las altas temperaturas y los riesgos de las tormentas de verano.

Barcelona hizo negociaciones, sin éxito, para que Samuel Eto o (Camerún) se quedara en España el mayor tiempo posible. Lo mismo ocurrió en Sevilla con Kanoute y Keita (Mali), y Kone (Costa de Marfil). Real Madrid recurre a Gago para cubrir el espacio que dejó Diarra (Mali). Getafe se quedó sin su principal delantero: Uche (Nigeria). Chelsea se desarma sin Drogba y Salomon Kalou (Costa de Marfil), Essien (Ghana) y Obi Mikel (Nigeria). Arsenal se destapa sin los defensores marfileños Kolo Toure y Eboue, y el camerunés Song. Barcelona pierde a su principal recuperador de pelotas: Yaya Toure (Costa de Marfil).

De los 368 participantes (23 por cada uno de los 16 seleccionados), 210 (el 57% del total) provienen de los equipos de 22 países europeos. En la procedencia se advierte la huella colonialista que Francia e Inglaterra dejaron en Africa. Esos dos países aportan los contingentes más numerosos. Desde Francia regresan 63 futbolistas, que comprenden desde la primera división hasta una categoría regional (D4). Olympique de Marsella y Niza son los más perjudicados, con cinco futbolistas cada uno. El hexacampeón francés Lyon sólo se desprende del delantero Abdul Keita (Costa de Marfil).

Inglaterra es la que sigue en número de jugadores liberados: 42. De los principales equipos, Chelsea y Arsenal son los más afectados. Manchester deja ir a una pieza secundaria, el angoleño Manucho. Y Liverpool se verá privado del volante Sissoko (Mali). Arsenal respira gracias a que Togo, presente en el útimo Mundial, no se clasificó para el certamen continental, lo cual le permitirá seguir contando con el goleador Adebayor (con 15 tantos está segundo en el torneo, detrás de Cristiano Ronaldo).

La mayoría de los 12 jugadores que cede Portugal son para Angola, su antigua colonia. Del continente americano viajaron sólo dos jugadores: el volante camerunés Alain N Kong (León, México) y el arquero senegalés Bouna Coundoul (Colarado Rapids, Estados Unidos).

Egipto, el más ganador, con cinco títulos en 25 realizaciones, empezará a defender la corona que obtuvo hace dos años de local. El torneo tiene un componente de orgullo nacional, como lo reflejó el goleador de Sevilla Frederic Kanoute: "En Africa, el fútbol es un sentimiento muy importante". Y así queda buena parte de la Europa futbolística, en estado de abandono.

En tanto, Joseph Blatter, el titular de la FIFA, se mostró de acuerdo con el reclamo de los clubes europeos en cuanto a que la Copa Africa debe cambiar de fecha. El dirigente aspira a que desde 2016 comience a jugarse entre junio y julio para que "se adapte al resto de las competencias internacionales". Blatter, presente en la inauguración del certamen, también habló del cupo de extranjeros y defendió el principio del 6+5 -seis jugadores nacionales y 5 extranjeros-. "En algunos clubes no hay jugadores locales. Así, no hay más identidad ni formación de jóvenes. Es injusto que los clubes más ricos tengan a los mejores jugadores."
Opiniones (0)
9 de Diciembre de 2016|03:03
1
ERROR
9 de Diciembre de 2016|03:03
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    15 fotos de la selección del año de National Geographic
    8 de Diciembre de 2016
    15 fotos de la selección del año de National Geographic