Deportes

El inoxidable pacto de Crespo

En esta nota de Canchallena.com se refleja la vida de un goleador de raza, que de chiquito no quería ser futbolista y pretendía ser basurero.

Pero tampoco futbolista. Basurero, eso quería ser Hernán Jorge Crespo de chiquito. Claro, pasaba un sulky recolectando los desperdicios por las calles de su Florida infantil y el caballo lo fascinaba. Entonces, él se imaginaba recorriendo la ciudad afirmado en esas riendas. Después le regalaron la primera pelota y el amor resultó inmediato.
 
Pese a los sueños de parecerse alguna vez a sus admirados Van Basten, Romario y Klinsmann, nada sería sencillo en el mundo del fútbol para el Polaco de Florida. Pero hubo una vez que esa elección, ese destino, decidió arroparlo. El 20 de diciembre de 1993, el teléfono iba a sonar con insistencia en el domicilio de los Crespo. Sólo 42 días habían pasado desde el debut de Hernán en primera división. Apodo mediante de Passarella, para todos ya se trataba de Valdanito. Eran los amigos de Hernán del colegio La Salle, ahí, en Vicente López, a seis cuadras de su casa, que lo buscaban para invitarlo a una fiesta que organizaban esa noche en un boliche de Olivos. El delantero nunca escucharía los mensajes porque estaba concentrado con River. Al día siguiente se enteró de que en la discoteca Kheyvis habían fallecido 17 jóvenes, atrapados en un incendio, y que otros 24 habían terminado heridos.

Pertenece a una raza de goleadores especiales, de esos que sin perder voracidad no entienden de egoísmos. Un día cualquiera, Marcelo Bielsa le dijo una frase que él abrazó como el resumen perfecto para su pensamiento de siempre: "Muchas veces usted tiene que jugar peor para que la selección juegue mejor". Incondicionalmente actuó en esa dirección. Desde los clásicos en el patio del colegio La Salle entre Manchester y Barcelona, su equipo desde la primaria, hasta estos días, cuando ya acumula 320 goles en toda su carrera, 17 títulos y 15 temporadas en Europa. A los 35 años, ya con las sienes platinadas, se las ingenia para mantenerse tan vigente que, con 10 festejos en Parma -8 por la Liga y otros 2 por la Copa Italia- es el argentino más productivo de esta temporada. Sí, por encima de Pastore (9), Lavezzi (8), Milito y Maxi López (7), y Mauro Zárate y Denis (4).

Hernán hace tiempo quebró la barrera de los 200 goles en Europa para ingresar en un exclusivísimo grupo junto con Alfredo Di Stéfano, Mario Kempes y Gabriel Omar Batistuta. ¿Batistuta? Un apellido..., ¿un estigma? Hernán se las ingenió para sobrevivir a la marca Batistuta, que celebró 355 conquistas en su arrasadora trayectoria. A casi seis años del retiro del Batigol, hoy ningún compatriota convierte más que Crespo en el calcio. "Goleador es una palabra muy grande para mí. Prefiero pensar que soy un volante con llegada", declaraba en marzo de 1994 después de anotar ante Deportivo Mandiyú el primer tanto profesional de su carrera. Una mentira que hoy se le puede perdonar.
Opiniones (1)
22 de octubre de 2017 | 14:39
2
ERROR
22 de octubre de 2017 | 14:39
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. es un idolo Hernan, siempre lo fue y lo seguirá siendo..
    1
En Imágenes
Wildlife Photographer of the Year 2017
18 de Octubre de 2017
Wildlife Photographer of the Year 2017
Lo perdí todo víctimas del terremoto en México
17 de Octubre de 2017
"Lo perdí todo" víctimas del terremoto en México