Moreno ordenará a Shell volver atrás los aumentos

El secretario de Comercio Interior, Guillermo Moreno, firmó ayer una resolución que busca obligar a la compañía petrolera Shell a dar marcha atrás con los aumentos, del 2 al 3,6%, que aplicó ayer a los valores de las naftas y el gasoil que comercializa. La decisión oficial, que saldría publicada hoy en el Boletín Oficial, dispone volver a los precios vigentes "al día 28 de enero de 2011" y se ampara en la controvertida ley de abastecimiento de 1974.

El secretario de Comercio Interior, Guillermo Moreno, firmó ayer una resolución que busca obligar a la compañía petrolera Shell a dar marcha atrás con los aumentos, del 2 al 3,6%, que aplicó ayer a los valores de las naftas y el gasoil que comercializa. La decisión oficial, que saldría publicada hoy en el Boletín Oficial, dispone volver a los precios vigentes "al día 28 de enero de 2011" y se ampara en la ley de abastecimiento de 1974, cuya vigencia es un tema por demás controvertido.  Así lo informó, al caer la tarde de ayer, la agencia de noticias estatal Télam.

Desde primera hora del día, la noticia de la suba de los combustibles encendió en el Gobierno, una vez más, el motor de las críticas hacia la empresa de origen anglo-holandés. El ministro de Planificación, Julio De Vido, le atribuyó a Juan José Aranguren, presidente de Shell Argentina, tener "una clara intencionalidad política" y lo acusó de parecer "un referente de la oposición política" antes que "un gerente de una compañía extranjera".

El anterior round entre Shell y los funcionarios del Gobierno se había dado cuando la firma subió los precios en agosto del año pasado. En ese momento, Moreno dictó una resolución que congeló los valores de los combustibles para todas las petroleras -amparándose en la ley de abastecimiento- y obligó a retrotraer los valores. Shell fue a la Justicia y obtuvo en octubre una medida cautelar a su favor, que fue apelada por el Gobierno. En diciembre, la resolución terminó siendo curiosamente derogada por el propio secretario de Comercio Interior, pocos días después de que la firma YPF incrementara los precios de sus combustibles. En ese mes hubo finalmente ajustes generalizados en los precios al público.

"Manejo político"
En declaraciones radiales hechas ayer por la mañana, De Vido afirmó que había hablado con el ministro de Economía, Amado Boudou, sobre "el manejo político que hace la compañía [Shell] del costo del combustible", desestimando los argumentos referidos al alza de sus costos.

Boudou, en tanto, afirmó que los nuevos precios no habían sido autorizados desde el Ministerio de Economía, del que depende Comercio Interior. Sin embargo, no existen normas que obliguen a las empresas a pedir permiso para establecer sus valores de venta al público.

"No es la primera vez que Shell hace esto y estamos saliendo muy fuerte a pararlo", agregó el ministro. En rigor, a lo largo de 2010, los precios de los combustibles expedidos al público por las petroleras en general -y no únicamente por Shell- aumentaron en una magnitud promedio de entre el 25 y el 30%, y en todo caso la medida dictada por el Gobierno pudo demorar pero no evitar los ajustes.

Boudou elogió además a YPF, una empresa que, según dijo, "está haciendo un esfuerzo enorme para atender al 63 o 64 por ciento de la totalidad del mercado". Fuentes de esa petrolera dijeron ayer que no hay en este momento en estudio ningún incremento de precios. YPF aumentó por última vez los precios de sus combustibles el 14 de diciembre, en un 5% promedio.

Según el comunicado que emitió anteayer Shell, el ajuste decidido responde al aumento de sus costos. Se refirió, por caso, a una suba del 3,5% en el valor del petróleo crudo que la compañía debe adquirir. Afirmó que el precio promedio de los combustibles líquidos que vende se había elevado un 26% -de $ 3,14 a $ 4,26- desde diciembre de 2009, y sostuvo que el resultante de esa suba se había distribuido entre los participantes de la cadena de producción, refinación y comercialización, "incluyendo la recaudación fiscal directa".

Ayer por la tarde, en la compañía decían no haber recibido ninguna notificación por parte del Gobierno. Los precios seguían anoche en los valores anunciados, que para el área metropolitana son de $ 4,999 el litro de nafta V-Power (premium), $ 4,609 la nafta súper, $ 4,609 la V-Power Diésel y $ 3,899 la Fórmula Diésel.

Más allá de las subas del precio del petróleo, en las empresas ya miran también con atención los reclamos salariales del sector, que se empiezan a manifestar. El secretario general de la Federación Sindical del Petróleo y Gas Privado, Alberto Roberti, dijo que no se aceptará un ajuste inferior al 36% para este año. También desde el sindicato de trabajadores de estaciones de servicio, enrolado en la CGT Azul y Blanca, se hizo saber que el reclamo rondará el 40 por ciento.
Opiniones (0)
20 de octubre de 2017 | 10:02
1
ERROR
20 de octubre de 2017 | 10:02
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Wildlife Photographer of the Year 2017
    18 de Octubre de 2017
    Wildlife Photographer of the Year 2017
    Lo perdí todo víctimas del terremoto en México
    17 de Octubre de 2017
    "Lo perdí todo" víctimas del terremoto en México