En la final del Abierto de Australia, Djokovic fue más

El serbio venció en la final del primer Grand Slam de la temporada al escocés Andy Murray por 6-4, 6-2 y 6-3. Djokovic ya habia ganado en Melbourne en 2008. El serbio Novak Djokovic celebró haber jugado hoy "un partido perfecto del principio al fin" que le permitió conquistar por segunda vez el Abierto de tenis de Australia.

El serbio Novak Djokovic celebró haber jugado hoy "un partido perfecto del principio al fin" que le permitió conquistar por segunda vez el Abierto de tenis de Australia.

"Probablemente la clave fue el juego final del primer set, en el que tuvimos un intercambio increíble y largo", añadió.

El serbio Novak Djokovic celebró haber jugado hoy "un partido perfecto del principio al fin" que le permitió conquistar por segunda vez el Abierto de tenis de Australia.

"Probablemente la clave fue el juego final del primer set, en el que tuvimos un intercambio increíble y largo", añadió.

"En cierto sentido hoy sentí que podía meter cualquier tiro. Usé el servicio muy bien en momentos cruciales, cambié mucho el ritmo porque sabía que a él le gusta ser el que mande, el que controle el ritmo. Abrir la cancha, desparramarlo, fue una táctica", explicó el serbio.

Djokovic dijo estar seguro de que su rival de hoy, el británico Andy Murray, ganará alguna vez un torneo de Grand Slam.

"Entiendo cómo se siente, es su tercera final y no ganó aún. Pero tengo un gran respeto por él y por su juego, tiene todo lo que se necesita para ser un campeón de Grand Slam".

"Me siento un mejor jugador ahora que hace tres años, soy más fuerte, más rápido, mentalmente más motivado, sé cómo reaccionar en ciertos momentos", añadió Djokovic quien suma su segundo título en una cita del Grand Slam, los dos conseguidos en Australia.

Su anterior éxito en esta competición fue en 2008, tras imponerse en la final al francés Jo-Wilfried Tsonga por 4-6, 6-4, 6-3 y 7-6 (7/2).

El nuevo campeón de Australia sucede en el palmarés a Federer, que había ganado el pasado año precisamente ante Murray. En su camino hacia el título, Djokovic sólo ha perdido un set, en la segunda ronda ante el croata Ivan Dodig.

Un mero accidente que no empaña una trayectoria en la que también eliminó al español Marcel Granollers (1ª ronda), el serbio Viktor Troicki (3ª ronda), el también español Nicolás Almagro (octavos) y el checo Tomas Berdych (cuartos), antes de sus dos últimos triunfos sobre Federer y Murray.

El serbio admitió estar pasando el mejor momento tenístico de su vida, y dijo que la conquista de la Copa Davis en diciembre fue fundamental para ello.

"Es el mejor comienzo posible de la temporada. Utilicé esa confianza que me dio la Copa Davis para preparar este torneo. La Davis tuvo un rol muy grande en mi actuación en este torneo, me sentía muy bien en la cancha y con ganas de competir".

Pese al éxito, Djokovic mantiene los pies sobre la tierra y no se ve aún a la altura del español Rafael Nadal y el suizo Roger Federer.

"Rafa y Roger siguen siendo los mejores jugadores del mundo, no podemos comparar mis éxitos con los de ellos. Pero es bueno ver que hay otros jugadores en las etapas decisivas de un Grand Slam luchando por el título".

Djokovic hace uso de sus habilidades dentro de la pista. Y le ha ido bien a este políglota que domina el serbio, el alemán, el italiano y el inglés y ha hecho notables progresos en español, que encabeza la revolución por el orden establecido en el circuito.

Con diecinueve títulos, dos del Grand Slam, el número tres del mundo, la sombra que persigue la hegemonía de Rafael Nadal y Roger Federer desde hace tiempo.

Pero también ha perdido finales de Grand Slams: Abierto de Estados Unidos 2007 y 2010, superado por los dos que le preceden en el ránking.

Así es "Nole" Djokovic, cuyos padres Srdjan y Dijana han administrado una pizzería y un restaurante en una montaña de Serbia durante los últimos 15 años. Novak pudo ser esquiador como lo fueron de forma profesional su progenitor y sus tíos, o futbolista como lo fue también su padre, pero eligió el tenis a una temprana edad, y ahí se acabaron los deseos de Srdjan.

Ahora esta tradición familiar parece que continúa en sus dos hermanos pequeños, Djordje y Marco, de 13 y 16 años, que pretenden tomar ejemplo de su hermano mayor.

Criado tenísticamente en la academia de Niki Pilic en Munich, donde empezó con 12 años y donde permaneció durante dos temporadas, Djokovic enseguida comenzó a despuntar sobre sus compañeros, destacándose como un gran jugador en pista dura, aunque él se considera un tenista que se adapta a cualquier pista y situación, algo que ha demostrado al convertirse en el tenista más joven que alcanza las cuatro semifinales del Grand Slam, con 20 años y 247 días.

Dotado de una gran gama de golpes, con revés a dos manos, capaz de pegar plano, liftar y sacar a 200 kilómetros por hora con regularidad, su juego le ha llevado a ganar diecinueve títulos en su carrera, y a disputar ya cuatro finales del Grand Slam.
Opiniones (0)
22 de agosto de 2017 | 06:14
1
ERROR
22 de agosto de 2017 | 06:14
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes