Se le complica el armado electoral a Daniel Scioli

El Gobierno ultima los detalles del primer operativo político para intentar blindar la posible reelección de Cristina Kirchner. Se trata de un plan electoral para la provincia de Buenos Aires, con un padrón de más de 10 millones de votantes, que buscará seducir a un actor clave para el imaginario oficial: el progresismo kirchnerista. Para ello, alienta habilitar una lista "colectora" para que el diputado Martín Sabbatella enfrente a  Daniel Scioli y sea candidato a gobernador

El Gobierno ultima los detalles del primer operativo político para intentar blindar la posible reelección de Cristina Kirchner. Se trata de un plan electoral para la provincia de Buenos Aires, con un padrón de más de 10 millones de votantes, que buscará seducir a un actor clave para el imaginario oficial: el progresismo kirchnerista. Y que, al mismo tiempo, podría complicar el futuro de su principal aliado bonaerense, el gobernador Daniel Scioli.

Los operadores de la Casa Rosada reforzaron en las últimas horas los ejes de la estrategia. Por un lado, alentar el anhelo de Néstor Kirchner de habilitar una lista "colectora" para que el diputado Martín Sabbatella enfrente a Scioli, sea candidato a gobernador y acompañe la boleta de la Presidenta. "Es muy posible que lo respaldemos", adelantó el jueves a LA NACION una alta fuente del Gobierno. La opción puso en alerta al sciolismo, que teme una fuga de votos que creía propios.

No será su única preocupación. Con el propósito de sumar más votos "duros" por fuera del PJ, la ministra de Desarrollo Social, Alicia Kirchner, creará su propio partido político, con aval oficial. "Hay que darle identidad electoral al kirchnerismo puro", anunció uno de los hombres que comanda ese trabajo. En el conurbano ya circula el posible nombre de la fuerza: Movimiento de Integración y Liberación (MIL).

El objetivo será sumar todos los apoyos posibles en favor de la Presidenta, pero, también, ocuparse de una obsesión interna: mantener a raya los movimientos de Scioli. El Gobierno aún sigue con silenciosa desconfianza la marcha del gobernador, especialmente en el comienzo del año electoral. En la costa, Scioli montó un operativo publicitario millonario, que suele capitalizar con su firma (de lo que se informa por separado). El kirchnerismo ortodoxo siente que se instala con la secreta esperanza de ser una alternativa presidencial. Los hombres del Gobierno trabajan ahora no sólo para ceñirlo a la provincia, sino que también buscan asegurarse que saque menos votos que la Presidenta.

El apoyo a Sabbatella era una idea de Kirchner. Una semana antes de morir, el ex presidente había contado en Olivos ante dos hombres clave del conurbano que tenía listo el procedimiento. Lo acercó un legislador del PJ: consistía en armar las alianzas antes de las primarias para que más de un postulante bonaerense pudiera tener el mismo candidato presidencial.

Kirchner sostenía que, con el PJ, llegaría a 37 puntos y Sabbatella podría aportar otros 10 para asegurar la victoria nacional (en 2009, Sabbatella alcanzó al 5,5 por ciento). A tres meses de la muerte de Kirchner, el Gobierno ahora alienta la estrategia para blindar a Cristina.

Confiado, el ex intendente de Morón prepara su campaña. Ordenó pintar el conurbano con una consigna: "Scioli derechoso. Sabbatella gobernador". Un hombre clave de su espacio aseguró ante La Nacion: "Nuestros interlocutores del Gobierno nos dijeron que los acuerdos que había con Kirchner siguen en pie". Sabbatella suele hablar con el influyente secretario legal y técnico, Carlos Zannini.

En el distrito de Sabbatella también están listos para el año electoral. El presupuesto de Morón tuvo el mayor crecimiento desde 2007. Hubo alzas para publicidad y viáticos. Y habrá una inversión millonaria en obras, con un dato: la mitad del dinero lo pondrá la Casa Rosada, unos 150 millones de pesos. De esa suma, más de 70 millones irán para el reacondicionamiento del hospital, aquel premio que Kirchner ordenó cuando Sabbatella lo apoyó en el Congreso.

El plan Alicia
El partido de Alicia Kirchner es una idea nueva. Por estas horas, sus hombres buscan avales en media docena de distritos del conurbano. El objetivo: captar votos kirchneristas no peronistas, sobre todo entre los jóvenes. "Con el PJ solo no alcanza", suelen repetir sus operadores. Hablan de ofrecer una fuerza ultra-K a candidatos no justicialistas y, sólo si es necesario, sumar otro candidato a gobernador. Por lo pronto, la ministra volvió a recorrer, en pleno verano, distritos como La Matanza, Quilmes y Esteban Echeverría.

Scioli está al tanto de las estrategias y reconoce la amenaza. Sabe que si los nuevos aliados cosecharan un porcentaje superior al dígito, su fortaleza podría peligrar, en especial si la pelea por el primer puesto se polarizara con el peronismo federal o el radicalismo. El gobernador busca neutralizar las movidas con gestos públicos. El primero, desvivirse en favor de Cristina Kirchner, apoyar la reelección y sobreactuar su fidelidad al Gobierno. El segundo, iniciar un trabajo propio para obturar fugas progresistas.

Sólo en enero, el gobernador ya se reunió con el Partido de la Victoria, con el transversal Edgardo Depetri y con la Corriente de la Militancia, que integran, entre otros, el diputado Agustín Rossi, el senador Daniel Filmus y el ex piquetero Emilio Pérsico. Al tanto del plan oficial, todos ellos pugnan por un cetro simbólico: la vicegobernación.

"Si Scioli no pone a un vice progresista, hay mucha gente que va a elegir a Sabbatella", amenazó ante La Nacion un influyente kirchnerista transversal. El grupo conoce el juego y aporta nombres de vices: desde el ex canciller Jorge Taiana y el intendente de Quilmes, Francisco Gutiérrez ("Barba"), hasta el funcionario nacional Gabriel Mariotto.

Del otro lado, esperan el PJ y los "caciques" del conurbano. Pretenden los mismos espacios. Dos ejemplos: el ministro de Desarrollo bonaerense, Baldomero Alvarez ("Cacho"), y el intendente de Florencio Varela, Julio Pereyra. Ambos buscan ser número 2, combaten las colectoras y cuestionan abiertamente a Sabbatella. El jefe de gabinete de Scioli, Alberto Pérez, ahora se sumó a esa cruzada para defender a su jefe y frenar escapes. Suele decir: "No confío en Sabbatella. No es consecuente ni confiable, como Daniel".

Con la colaboración de Ignacio Canale

PROTAGONISTAS DE UN TERRITORIO ELECTORAL DECISIVO
MARTIN SABBATELLA
Diputado nacional
Ya se prepara para la campaña bonaerense, con aval del Gobierno, que pretende sumar el "voto progresista". Enfrentará al gobernador Daniel Scioli y defenderá la gestión de Cristina Kirchner.

ALICIA KIRCHNER
Ministra de Desarrollo Social
Sus hombres preparan un partido propio. Buscan que tenga alcance nacional, pero con presencia bonaerense. Ya están buscando avales en el conurbano. El objetivo: sumar votos por fuera del PJ.

EMILIO PERSICO
Ex piquetero oficialista
Forma parte del ala progresista bonaerense que, por ahora, respalda al gobernador. Su grupo pretende hacerse fuerte y convertirse en el "ala izquierda" del sciolismo. Pugna por ocupar la vicegobernación.

HUGO MOYANO
Jefe de la CGT
Es el presidente del PJ bonaerense. Pretende ganar espacio y también colar candidatos propios. Es rechazado por los caciques del conurbano, que también pugnan por lugares de poder en la provincia.
Opiniones (0)
23 de octubre de 2017 | 23:55
1
ERROR
23 de octubre de 2017 | 23:55
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Elecciones legislativas 2017
    23 de Octubre de 2017
    Elecciones legislativas 2017
    Wildlife Photographer of the Year 2017
    18 de Octubre de 2017
    Wildlife Photographer of the Year 2017