Jorgelina Belén Arruti es la nueva reina de San Carlos

Representó a Chilecito y obtuvo 53 votos. En tanto, la virreina es Yésica Paola Chiconi, de la Villa de San Carlos. "Tierra, cepa, agua: manos de la esperanza" fue el espectáculo del departamento. En la previa, el intendente Difonso hizo un brindis con las representantes y aclaró que "San Carlos le dice no a la minería contaminante".

“Tierra, cepa, agua: manos de esperanza” fue la fiesta de San Carlos que se realizó en el anfiteatro Neyú Mapú y que culminó con la coronación de la nueva reina vendimial del departamento: Jorgelina Belén Arruti, quien representó a la Unión Vecinal Chilecito y obtuvo 53 votos. En tanto, se coronó virreina a Yésica Paola Chiconi, con 35 votos, de la Villa de San Carlos.

La nueva soberana tiene 21 años, ojos verdes y cabellos castaños. Cursa 2° año de Ingeniería Industrial y entre sus preferencias, le gusta leer, ir a bailar y caminar por su departamento.

Casi a las dos de la mañana, Jorgelina  fue coronada por la reina saliente, Cecilia Fontana y la reina y virreina nacional de la Vendimia, María Flor Destéfanis y Tamara Otero.

El intendente, Jorge Difonso, y el secretario de Deportes de la provincia, Martín Aveiro, entregaron ramos de flores a las flamantes reina y virreina. Estuvieron presentes en la coronación, reconocidas soberanas con mandato cumplido.

El clásico show de fuegos artificiales finalizó la gran noche de San Carlos.

Un espectáculo lleno de color

Una danza de la reina de la Vendimia de San Carlos, Cecilia Fontana, dio inicio a la fiesta de ese departamento. La soberana recordó que el momento de su coronación se lo dedicó a su abuelo productor y quien representa a todos los que trabajan la tierra.

Cecilia brindó por todos los trabajadores de la tierra y pidió a los sancarlinos que defiendan su lugar y los invitó a disfrutar de la fiesta. 

El guión del espectáculo, escrito por Alberto Piatelli, docente, historiador y escritor sancarlino, buscó reafirmar los valores, el esfuerzo y la honestidad de los productores de la zona. 

La fiesta contó el periplo del productor para encontrar nuevas oportunidades.

La vida del productor y su familia y la lucha por salvar su cosecha fue el eje de la línea argumental de la Vendimia “Tierra, cepa, agua: manos de esperanza”. 

El anuncio de una gran helada, obliga al productor y a su familia a pasar una noche entre los viñedos encendiendo los calefactores, para salvar la cosecha. Pese a los esfuerzos, no logran impedir que se dañen los frutos. 

Cansado de perder su cosecha a manos de la piedra o la helada, don Alfaro, se despide de su familia y decide irse a La Rioja, luego a Tucumán, a Entre Ríos, a la Patagonia y a Córdoba para buscar nuevas posibilidades de trabajo.  

Más de 160 artistas en escena acompañaron el camino del productor, con los bailes típicos de cada zona. En todos los lugares a los que llega y se enteran de que es mendocino, le piden vino, una bebida que a todos les gusta. 

El productor volvió a su tierra.

Después de recorrer muchas provincias e intentar buscar nuevas oportunidades, el productor decide volver a su tierra, a cuidar las parras y a producir vino, que es lo que sabe hacer. Don Alfaro llega en camión a su finca y se reencuentra con su familia, a quien les dice que todo lo que quiere está en San Carlos. 

Agradece a la Virgen de la Carrodilla, por la ayuda que les dio, al hacer posible que brotara nuevamente la vid. Luego, aparece la figura del tomero para permitir que el productor pueda regar sus vides. 

El agua se transformó en el elemento esencial del escenario, incluso los bailarines danzaron sobre una especie de acequia colocada a los pies del escenario. 

Uno de los logros de la puesta, fue el viñedo, ubicado a un costado del escenario. Cada racimo fue representado por artistas que se cambiaron de vestuario, a medida que la uva maduraba. 

Después llegó el tiempo de levantar los racimos y todos los vecinos participaron del asado del final de la cosecha. Finalmente, las uvas se transformaron en vino, la bebida nacional, que hoy es un emblema argentino en el mundo. 

Con todos los artistas en escena, la fiesta llegó a su fin y la marcha de la Vendimia dio el puntapié inicial para la elección y coronación de la nueva reina.

Hace instantes comenzó la fiesta de la Vendimia de San Carlos, que se realiza en el anfiteatro  Neyú Mapú, donde se dio cita una gran cantidad de público.

Luego de que la reina y virreina de la Vendimia, María Flor Destéfanis y Tamara Otero se ubicaran en sus sitiales, al igual que el intendente, Jorge Difonso y el resto de las autoridades, arrancó el espectáculo "Tierra, cepa y agua: manos de la esperanza".

Los bailes contemporáneos también tuvieron lugar en el espectáculo.

Antesala de la fiesta

Antes de iniciar el espectáculo fueron presentadas las ocho candidatas vendimiales, que llegaron en auto hasta los pies del escenario.

Las barras acompañaron a las representantes de cada distrito, con aplausos y levantando carteles con sus nombres.

Con la intención de que la elección de la reina fuera lo más democrática posible, se realizó un canje de entradas por votos, para que el público pudiera seleccionar a su preferida.

Desde temprano, San Carlos vivió la previa de su fiesta de la Vendimia, "Tierra, cepa y agua: Manos de la Esperanza". El grupo folclórico local Los Bagualeros amenizó la espera de las cientos de personas que se dieron cita en el anfiteatro Neyú Mapú, para participar en la celebración de los sancarlinos.

Como inicio de la fiesta, el intendente Jorge Difonso, estuvo en la presentación de las ocho candidatas al cetro que aspiran a suceder a Cecilia Fontana.

La reina y virreina de la Vendimia, María Flor Destéfanis y Tamara Otero también acompañaron al intendente y a las candidatas distritales, en el primer brindis de la noche.

El intendente Difonso junto a la reina, virreina y candidatas.

Difonso agradeció a todas las aspirantes y a la actual reina sancarlina, por ayudar durante todo el año a la promoción del departamento y además, a la reina saliente por haber representado a San Carlos.

El demócrata también tuvo tiempo para dar un mensaje político: "San Carlos quiere seguir siendo un lugar de producción y le dice no a la minería contaminante, para cuidar la calidad del agua de la zona". Sus palabras se llevaron el aplauso de las reinas.

Mientras se realizó el brindis de las reinas, el público siguió disfrutando de canciones folclóricas, en una noche espectacular.

El único representante del Gobierno que acompañó al demócrata en su fiesta, es el secretario de Deporte, Martín Aveiro. Además están presentes algunos legisladores gansos.

Opiniones (3)
17 de agosto de 2017 | 18:40
4
ERROR
17 de agosto de 2017 | 18:40
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. toma cafe en gio de la mano de san jorg. dan miedito todos juntos y dan lastima porque fueron parte de los periodistas mas prometedores de mza, hoy hinchas pagos de la minera. un padrillo de poco huevo
    3
  2. Me parece que es correcto lo que hacen en San Carlos, donde yo vivo Guaymallén, no hay minería pero hay aguas que corren por las acequias que son servidas...que tiene esto que ver con la minería?..bueno que todo nos está matando a todos, uno con cianuro y otros con virus. bacterias o que se yo que van a las verduras que comemos todos por las aguas servidas..para pensar no??
    2
  3. Difonso, sos un sonso, San Carlos, bajo empleo, trabajo esclavo, trabajo infantil, muertes por desnutrición e irresponsabilidad por parte del estado en el control socio ambiental por las condiciones en que viven los "empleados golondrinas" ni en la edad media sometían los barones así a sus lacayos, por favor Difonso no abras mas el pico y dedicate a terminar tu nefasto mandato y después anda a estudiar un poco para que tengas una mejor formación, y no pierdas las esperanzas de ser una mejor persona.-
    1
En Imágenes
Bunkers de la Segunda Guerra Mundial
15 de Agosto de 2017
Bunkers de la Segunda Guerra Mundial