Deportes

Castrilli, el ex árbitro que quiere ser jefe de gobierno porteño

El Sheriff se abrió a una charla íntima, donde habló sobre su pasado como referí y titular del Subsef, su presente como candidato y los cambios que impulsa para el fútbol argentino.

Javier Castrilli no le tiene miedo a las críticas, ni se cansa de luchar contra los molinos de viento. Pero esta vez, subió la apuesta en el terreno de la política y se presenta como precandidato a jefe de gobierno porteño de la mano del gobernador de Chubut, Mario Das Neves .

Ya había entrado en el difícil terreno de la función pública cuando condujo la Subsecretaría de Seguridad en Espectáculos Futbolísticos, a la que renunció en 2008 cuando el por entonces ministro de Seguridad, Aníbal Fernández, le quitó el respaldo para reestructurar los estadios.
Hoy, parado en la vereda de enfrente, el Sheriff repasa sus logros y sus ideas para terminar con la violencia en el fútbol.

Si accede a la jefatura de gobienro porteño, ¿Le gustaría seguir dando batalla para llevar la paz a las canchas?

Sí, sin dudas. Es el Estado el que tiene que estar en resguardo de la vida de las personas y decirles a los barrabravas cuáles son las reglas del juego, no al revés. No puede ser que no se haga nada por miedo a que se arme un despelote, y seguir cautivo de los intereses que hay en el fútbol, uno tiene que pensar en la vida humana.

¿Cree que se avanzó en algo con el trabajo que hizo en la Subsef?

Sí, nosotros logramos concientizar a los jueces y a los fiscales en la utilización de la herramienta del derecho de admisión, que es fundamental, porque es lo que más les duele. Eso lo aplica, no la policía por portación de rostro, sino la Justicia que le dice "usted no ingresa por un año porque ha roto una butaca" o "usted no ingresa porque agredió a una persona".

¿Todavía ve plausible colocar plateas en el pleno de los estadios?

Muchos dicen que que se va a perder la alegría o el folklore del fútbol. El antecedente es el hooliganismo, que en sus formas de expresión también sometía a los partidos de fútbol a las más crueles de las violencias. Era inimaginable que todos estuvieran sentados y quitar los alambrados.

Pero todas las autoridades se pusieron de acuerdo y la federación inglesa resolvió que todos los estadios tenían que tener los espectáculos sentados.

Claro que todos pusieron el grito en el cielo y durante tres años seguidos los hooligans rompieron las butacas. Pero el mantenimiento de la medida y el control en la justicia hicieron que esos episodios de violencia fueran disminuyendo.

¿Qué otras medidas pondría en práctica?

Se necesita una gestión de gobierno que acompañe, con medidas que acompañen. Por ejemplo en la educación, hay que brindarle a los docentes herramientas para que transmitan valores contra la violencia, contra la discriminación y contra el racismo. Seguramente los resultados se recogerán con el tiempo.

Ahora se expone con esta candidatura a la ciudad, ¿No se cansó de estar en el ojo de la tormenta?

No, mirá creamos una subsecretaría de Estado desde cero, ¡No te das una idea de todo lo que padecimos! Recién ahora cuando mirás para atrás te das cuenta de todo lo que hiciste. Muchas veces que te das cuenta que una política excede tu tiempo de gestión.

Yo trato de cambiar la realidad y lo digo. Se lo digo a un ministro, se lo digo a mi jefe. Se lo puedo decir a presidente de la Nación. O al presidente de la FIFA. O de la AFA. No tengo ningún problema.

Fuente: Canchallena.com

Opiniones (0)
21 de agosto de 2017 | 17:54
1
ERROR
21 de agosto de 2017 | 17:54
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes