Prisa y economía en el hablar cotidiano

Que el hombre de hoy está urgido por el apuro y el trajinar de la vida diaria no es novedad; tampoco lo es el hecho de vivir acuciado por la economía, entendida ella como el intento de lograr el mayor rendimiento con el mínimo de esfuerzo. Por eso, escuchamos y usamos expresiones como La tele nos ofrece poco atractivo. Voy a la facu a ver al profe. No funciona el módem. Se trata de una ONG. Estas son algunas muestras del hablar cotidiano, que no es posible entender si no entramos en el mundo de las que, académicamente, se llaman “abreviaciones”. La definición de este concepto nos dice que se trata del procedimiento que busca economizar tiempo y espacio en la representación gráfica de una palabra o de una expresión, mediante la supresión de letras o sílabas de su escritura completa. Hay cinco tipos de abreviaciones: las abreviaturas, los acortamientos, los acrónimos, las siglas y los símbolos.

Ninguno de nosotros ignora lo que es una abreviatura, representación gráfica reducida de una palabra o grupo de palabras. Son convencionales y su uso tiene ciertas restricciones, ya que no pueden aparecer en cualquier lugar del texto. En cuanto a su formación, puede ser por truncamiento (se suprimen letras o sílabas finales y nunca la última letra puede ser una vocal), como art. por ‘artículo’ o LIc. por Licenciado; también su formación puede ser por contracción (eliminación de letras centrales), como en depto. por ‘departamento’ o admr. por ‘administrador’. Como se aprecia, se trata de una forma escrita de abreviación.

Preferidos por todos, pero sobre todo por los jóvenes hablantes, son los acortamientos, procedimiento de abreviación por el cual se eliminan la sílabas finales de una palabra: bici por ‘bicicleta’; cine por ‘cinematógrafo’; foto por ‘fotografía’; taxi por ‘taxímetro’. También hay acortamientos, en menor número, que suprimen las sílabas iniciales: fono por ‘teléfono’ o bus por ‘autobús’.

Con el vocablo acrónimo se designan dos fenómenos: el primero, que origina palabras nuevas a partir de fragmentos de dos o más términos; así, por ejemplo, docudrama, de ‘documental dramático’;  Mercosur, a partir de ‘Mercado Común del Sur’; módem a partir de ‘modulator+ demodulator; el segundo, es considerar acrónimo a la sigla que se hizo ya un sustantivo común: láser (sigla proveniente de ‘light amplification (by) stimulated emission (of) radiation”; radar (sigla proveniente de radio detecting and ranging.

La sigla es una palabra surgida de las iniciales de los términos que integran una denominación compleja. Las siglas se usan para referirse, de modo abreviado, rápido y económico, a organismos, instituciones, empresas, sistemas, asociaciones, etc. ¡Cuántos ejemplos cotidianos podemos dar!: AFIP, DGE, DGR, OEA, ART, FBI… Es importante destacar que las siglas hoy se escriben sin puntos ni blancos de separación: DNI, FMI, AFA. Es importante destacar que aquellas siglas que se hicieron acrónimos se escriben con mayúscula inicial si se trata de un nombre propio, con más de cuatro letras: Unicef, Unesco; pero si son nombres comunes van con minúscula: sida, ovni, por ejemplo.

Finalmente, el último tipo de abreviaciones son los símbolos: son abreviaciones de tipo científico-técnico y están constituidos por letras o por signos no alfabetizables. Los más comunes son los referidos a unidades de medida (m, kg, km, cl); también, a elementos químicos (Ag, Fe, C), a monedas ($, €, £), a conceptos de distinta índole, con símbolos no alfabetizables (@, #, %, &, §). Los símbolos se distinguen de las abreviaturas porque nunca llevan punto, no se tildan ni varían al ir en plural: g por gramo; km por kilómetro; a por área; ha por hectárea; 1 kg y 25 kg, por dar algunos ejemplos.

 

 

Opiniones (0)
10 de Diciembre de 2016|06:20
1
ERROR
10 de Diciembre de 2016|06:20
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    15 fotos de la selección del año de National Geographic
    8 de Diciembre de 2016
    15 fotos de la selección del año de National Geographic