Ciro Fogliatta y Botafogo, el rock y blues argentino

Dos grandes del blues y el rock, un movimiento con hitos como Manal y Pappo’s Blues, se instaló como elemento indivisible de la música local. Sin embargo creció y se multiplicó a nivel under, como una música de culto, con barrios claves como el Oeste, pero también un público fiel en Capital.

El blues en la Argentina es un fenómeno particular que nació junto con el movimiento del rock local de fines de los años sesenta. Desde entonces, tras haber creado en esa época verdaderos  hitos como Manal y Pappo’s Blues, se instaló como elemento indivisible de la música local. Sin embargo creció y se multiplicó a nivel under, como una música de culto, con barrios claves como el Oeste, pero también un público fiel en Capital.

El blues local, como decía Pappo, sobrevivió todos los recambios generacionales y de moda, creando en el camino un código propio, con figuras famosas y héroes anónimos, que en su gran mayoría vieron la luz y conocieron el éxito masivo con el boom que experimentó el género a principios de los años noventa, cuando estadios como Obras y el Luna Park, o teatros como el Gran Rex, no pararon de recibir a estrellas internacionales y también de llenar con artistas porteños.

Dentro del cronograma, no sólo aparece una cantante francesa de renombre como Nina Van Horn, sino también valores locales como Ricardo Tapia (voz de La Mississippi) y el periodista/músico Claudio Kleiman.

Sobresale especialmente la presencia de dos pioneros Ciro Fogliatta y Miguel “Botafogo” Vilanova, cuyos antecedentes incluyen bandas como Los Gatos, Pappo’s Blues, Polifemo, Carolina y Durazno de Gala, casi lo mejor del rock y el blues argentino.

Juntos, en pleno ensayo, anticiparon detalles de su actuación y dieron su visión del panorama actual del blues en el país.

–Hagan memoria: ¿hace cuánto que te conocen?

Botafogo: –A Ciro lo conozco desde que lo vi tocar en vivo con Los Gatos, porque el sonido de su órgano Hammond era tan característico como la guitarra de Pappo. Ya era uno de los grandes virtuosos del país y los pibes estábamos pendientes de lo que hacía, y nos alegrábamos cuando entraba en algún grupo tipo La Banda del Paraíso. Me lo presentó Pappo por primera vez, cuando se hizo un famoso show de Polifemo en el Luna Park, en los años setenta. Me acuerdo que lo saludé en la calle, al lado del amado Fiat 600, a la vuelta del estadio. Años después, en España, curtimos amistad y tuvimos una banda alternativa para hacer blues, que se llamaba Los Hot Dogs. Es un personaje que quiero y lo admiro profundamente. ¡Se sabe unos 500 blues de memoria! Se ha convertido en un profesor, como se le decía los grandes pianistas de blues, y me parece que ahora está en su mejor momento.

Ciro:  –Exacto. Tocamos juntos en España, con Suri, que era de Carolina, en Los Hot Dogs. Y cuando volví a la Argentina con la banda de Andrés Calamaro, estuvimos tocando juntos en un ciclo que hice en Oliverio con invitados, allá por 1999.

Mirá la entrevista completa en Tiempo Argentino
Opiniones (0)
19 de agosto de 2017 | 01:06
1
ERROR
19 de agosto de 2017 | 01:06
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Bunkers de la Segunda Guerra Mundial
    15 de Agosto de 2017
    Bunkers de la Segunda Guerra Mundial