Operación bariática: solo una herramienta para bajar de peso

Frente al creciente problema de la obesidad en el mundo entero se plantea la operación bariática como una solucicón mágica. Aquí detalles de cómo este procedimiento es solo un paso en el largo proceso que involucra fuertes cambio de hábito.

La obesidad es una enfermedad multifactorial, es decir: causada por diversos factores, y se manifiesta, a su vez, en todas las áreas de la vida de quien la padece: la persona que es obesa lo es en su seno familiar, entre sus amigos, entre desconocidos, a solas, en su trabajo, en su tiempo de ocio, etc.

Hoy, si bien son limitadas, existen cirugías capaces de erradicar esta enfermedad, aunque, por lo general se las toma como una solución mágica y que no requiere de mucho esfuerzo. No obstante, es importante destacar que la cirugía bariátrica es una herramienta otorgada al paciente obeso con el objeto de mejorar su calidad de vida, beneficiándolo en lo que hace a su salud física, psíquica y social. 

Uno de los factores constitutivos de la obesidad tiene que ver con el estilo de vida global construido por la persona en función de sus aprendizajes tempranos, su proceso de socialización y las circunstancias de su vida actual. Existen, por lo tanto, ciertos estilos de vida que conducen a la obesidad, y ésta, a su vez, refuerza dichos estilos de vida (sedentarismo, malos hábitos alimentarios, etc.), conformándose un círculo vicioso difícil de interrumpir.

Como consecuencia de esta patología, la persona que la padece se ve expuesta a una  marginación sistemática, siendo excluida de numerosas situaciones sociales que el resto de la gente vive naturalmente en forma cotidiana: para el obeso es difícil conseguir indumentaria, subirse a un colectivo, recibir atención sanitaria de buena calidad, etc. Se enfrentan además a diversos prejuicios en torno a su persona, tales como el que dice que “el obeso lo es por falta de voluntad”, “el obeso es vago", etc. Esta situación de discriminación experimentada directa y/o indirectamente, favorece y refuerza un pobre autoconcepto y baja autoestima, así como creencias condicionantes del tipo: “no puedo”, “esto no es para mí”, “doy vergüenza”, etc.

Si los métodos no quirúrgicos no han sido efectivos para descender de peso y mantenerse, entonces la cirugía bariátrica, que es una instancia voluntaria, resulta aconsejable en aquellas personas que se encuentran física y psicológicamente aptas para recibirla. La misma favorece y facilita el cambio de hábitos necesario para una mejoría en la calidad de vida, pero requiere del compromiso del paciente para obtener un resultado exitoso.

Este cambio de hábitos tiene que ver, entre otras cosas, con una mejoría en la alimentación y la práctica de actividad física, todo lo cual se debe asumir en forma permanente como un estilo de vida a seguir antes y después de la cirugía.
 
La cirugía bariátrica no se trata, por lo tanto, del momento cúlmine de esa travesía que muchas veces constituye el intentar descender de peso. Se trata de un “proceso” que comienza con la primera consulta del paciente y que consiste en diversos factores y etapas, de los cuales la cirugía propiamente dicha es sólo uno de ellos.

Los aspectos a cubrir en este proceso implican: entregarle al paciente y su familia información acabada sobre los distintos tipos de procedimientos quirúrgicos, así como mitigar dudas revisando temores y expectativas; realizar una evaluación interdisciplinaria mediante entrevistas con cada uno de los profesionales del equipo a fin de determinar si está apto o no para esta instancia quirúrgica; y luego de la cirugía, realizar un seguimiento también interdisciplinario cuya duración puede ir de un año en adelante, según lo requiera la persona operada.

Durante el proceso de evaluación mencionado, se considera de suma importancia, y como uno de los indicadores del éxito/fracaso de la cirugía, el compromiso que el paciente asume para con este proceso; el mismo se verá reflejado en aspectos tales como: la asistencia a las entrevistas concertadas con los profesionales del equipo y la adherencia a la actividad física y al plan alimentario hipocalórico que se le realiza en forma personalizada.
Opiniones (0)
20 de agosto de 2017 | 17:46
1
ERROR
20 de agosto de 2017 | 17:46
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Bunkers de la Segunda Guerra Mundial
    15 de Agosto de 2017
    Bunkers de la Segunda Guerra Mundial