"La vendimia es un evento coreográfico"

Lo dijo Antonella Terrazas, que con sólo 20 años, será la encargada de guiar a 350 bailarines folclóricos y 150 contemporáneos en la Fiesta de la Vendimia. Adelantó que los espectadores verán danzas sencillas, que en el escenario no habrá sólo parejas sino tríos y que no utilizará los cerros.

El currículum de Antonella Terrazas no cabe en sus veinte años. Empezó a bailar a los cinco y no paró nunca, porque para ella la danza es todo. Pese a ese amor incondicional, hace unos meses decidió hacer una pausa, para guiar a los 350 bailarines folclóricos y a los 150 contemporáneos, que interpretarán en el escenario del Frank Romero Day las 42 coreografías que ella creó. 

Con veinte años, Antonella Terrazas estará a cargo de la dirección coreográfica de la Fiesta de la Vendimia. El desafío no la asusta y adelanta que los espectadores podrán disfrutar bailes simples, danzas folclóricas y contemporáneas que guardarán un mismo estilo, de parejas y tríos sobre las tablas y de artistas ocupando todo el escenario, salvo los cerros, porque dice que “es un bajón” actuar ahí.

La bailarina cree que tiene un atributo fundamental para ser coreógrafa de la fiesta: saber relacionarse y guiar sin problemas a una gran cantidad de personas. Y aunque para ella la técnica y la disciplina son fundamentales, lo que más le interesa es que los artistas sean expresivos y actúen con alegría.

Cree que los artistas deberían tener mejores condiciones de trabajo, y que sería fundamental contar con espacio en el que trabajen juntos bailarines, actores y músicos.

Es posible que la fiesta que dirigirá Walter Neira, sea el  debut y la despedida de Antonella como coreógrafa, porque su proyecto es radicarse en New York para seguir aprendiendo.

Sin parar

En la casa de Antonella se respiraba danza. Su papá Eduardo Terrazas y su mamá, Beatriz Herrera, son dos reconocidos artistas. Fueron ellos, los que le transmitieron su amor por este arte, sin importar estilos.

A los cinco años comenzó a tomar clases de folclore con sus padres, pero se cansó y probó con la gimnasia artística que, luego, también abandonó. A los seis, ingresó a la escuela de danzas de la UNCuyo, y poco después se fue a Francia, gracias a una beca, con su maestra Marta Lértora. A los doce se presentó a una audición en el teatro Colón, donde fue aceptada; además de asistir a la Fundación de Julio Bocca, donde no le pudieron dar una beca porque sólo tenía catorce años, pero le entregaron una carta de recomendación.

Antonella comenzó a bailar a los cinco años y no paró nunca.

Durante un año vivió sola en Buenos Aires asistiendo a todas las clases posibles, aunque su ajetreada agenda hizo que se quedara libre en la escuela. Cuando regresó a Mendoza, su papá le pidió que terminara el secundario, pero al mismo tiempo volvió a los entrenamientos e hizo sus primeras incursiones como maestra y como asistente de Coreografía en las fiestas de la Vendimia de 2006 y 2007. Después se fue a visitar a su hermano a New York y quedó fascinada con las clases de danza a las que asistía a diario, inclusive los domingos.

La máxima preocupación de Antonella es evitar el encasillamiento. Cree que un bailarín tiene que ser capaz de moverse en cualquier estilo, y fue ese el perfil que buscó en los casting. Asegura que a los artistas locales les falta disciplina, una cualidad que considera fundamental.
Antes de asistir a una reunión con todo el equipo artístico de "Los rostros de la Vendimia", Antonella habló con MDZ y contó algunos detalles de la fiesta.

- ¿Qué lugar ocupa la danza en la fiesta?

- La Vendimia es un evento coreográfico, es una de las cosas más importantes, porque es movimiento puro, sin desmerecer las luces, la música. La gente habla de lo coreográfico.

- ¿Qué significa para un bailarín actuar en el Frank Romero Day?

-Para el bailarín es único, salir al escenario y ver esa cantidad de gente, de lucecitas, se te pone la piel de gallina.

- ¿Pensaste mucho aceptar la propuesta de ser la coreógrafa?

-Lo pensé por un momento, pero en realidad el manejo de gente para mí es fácil, la verdad es que eso no me cuesta. A mí me encanta la Vendimia y me gusta mucho hacer coreografía. El  trabajo para Vendimia es único, no es lo mismo hacer coreografía para un grupo que para esto, la forma de trabajo es diferente por la cantidad de bailarines, los escenarios impresionantes, las miles de bocas por donde salir.

- ¿Habrá diferentes respecto de otras fiestas?

- Sí, pensé que tiene que ser diferente. Veo Vendimia desde que estoy en la panza de mi mamá, he bailado en la fiesta y creo que debe ser diferente.

- ¿En qué?

- El público ve cuando entran los bailarines contemporáneos, los  gauchos, está todo demasiado dividido. A mí eso no me gusta, porque si hay una dirección coreográfica tiene que ser algo parejo, tiene que haber una armonía en el estilo. Por ejemplo, los bailarines de folclore ensayan en dos escuelas y te das cuenta que  entre un  coreógrafo y otro hay mucha diferencia. Este año estamos trabajando en equipo, es decir que las 42 coreografías las trabajamos tres personas, que manejamos el mismo lenguaje. Ahora, el coreógrafo que está en un patio sabrá lo que hacen en el otro y de hecho se van a cruzar, además hay cuatro parejas de monitores.

- ¿En cuánto a las danzas, habrá innovaciones?

- La idea es que sean movimientos simples, no difíciles, porque en la Vendimia vos movés un brazo y se ve bien. No queremos cometer el error que cometen normalmente, porque como es la fiesta más importante, quieren mostrar mil pasos y la verdad es que eso no sirve para el caso de la Vendimia. Además creo que por primera vez no sólo habrá parejas sino tríos bailando, que es algo que surgió en el casting porque no todos sabían de tango y no tenía sentido que una chica se quedara esperando, entonces bailarán los tres, la idea es que se disputen a las chicas.

Para la Terrazas, a los bailarines mendocinos les falta disciplina.

- ¿Cómo será el manejo del escenario?

- Vamos a ocuparlo todo, salvo los cerros.

- ¿Por qué?

- Yo que estoy todavía del otro lado –como bailarina- sé que los cerros son horribles, porque para mí no se ven y a los pobres bailarines que mandás ahí no los ve nadie, es un bajón.

- ¿Qué te aporta ser bailarina y ahora ser coreógrafa?

- Como estoy del otro lado, sé las cosas que me gustan y las que no, y los errores que puedan cometer coreógrafos grandes. La idea es que a los bailarines les guste lo que hacen para que puedan expresar lo que quiero decir.

- ¿Qué querés que transmitan los bailarines?

- Quiero que muestren alegría, porque la mayoría de las coreografías son alegres, la cueca, el gato, el escondido y hay un parte que son temas más románticos. Yo siempre apuesto más a lo expresivo. Más que la técnica, me interesa lo expresivo, puedo ser muy jodida con lo técnico, pero podés subir la pierna hasta no sé donde, pero si tu cara no dice nada, está todo mal. Y ese es el perfil que se busco de bailarín, expresivos y que supieran hacer de todo, saber rodar, bailar folclore, contemporáneo. Hoy la bailarina tiene que ser completa, la danza clásica es la madre de todas las danzas, te da postura, elasticidad, coordinación, mucho entrenamiento, pero hoy aunque te quisieras dedicar únicamente al folclore tenés que saber de otra cosa.

- ¿Encontraste ese perfil de bailarín, cuál es el nivel que hay en Mendoza?

- Para mí hay un nivel medio, creo que falta más disciplina.

- ¿Hay buenos maestros?

- Tenemos muy buenos maestros que ya se están retirando de las tablas, pero creo que falta disciplina. Un bailarín profesional no le puede decir al coreógrafo no me gusta eso, no lo voy a hacer, de hecho, no podés hablar. El llegar tarde, el esconderse en la fiesta, quedarse en el camarín adrede. Hay que trabajar y hay algunos que van y no trabajan y dejan mal a todos los artistas. Creo que falta disciplina, me molesta que a veces los bailarines son críticos, son coreógrafos, todo menos bailarines.

- ¿Te da temor enfrentar problemas con el staff de bailarines?

- Por suerte este año se están haciendo las cosas bien desde Cultura, ya están casi todos los contratos firmados y los seguros listos. El año pasado yo era bailarina y también estuve haciendo lío, por decirlo de alguna manera. Hay que tener en cuenta que nosotros trabajamos en condiciones terribles, no puedo creen que aún no haya un espacio grande para ensayar, trabajamos en patios de colegios. Me parece que un lugar gigante para los artistas de Vendimia sería lo óptimo, un lugar donde te cruzas de sala y  están trabajando los músicos, los actores. Si te ponés a pensar vamos a cumplir 75 años y todavía seguimos ensayando en los patios. El año pasado el tema del seguro era importante, nosotros estamos muy propensos a lesionarnos, porque bailamos unas coreografías, tenés que esperar, te enfrías y te podés lesionar.

- ¿Qué significa la danza en tu vida?

- Mi prioridad máxima, mi trabajo, y mi primer amor, es todo, no sé que haría si no hiciera danza.

- ¿Cuál es tu prioridad, dedicarte a la danza o a la coreografía?

- M e gustaría combinar las dos cosas, pero nunca al mismo tiempo. Cuando bailo hago lo que me dice el coreógrafo y cuando cumplo ese rol, no me gusta bailar. Después de la Vendimia, la idea es dedicarme sólo a bailar. Tengo el plan de vivir en New York, allá tengo probabilidades de vivir del tango y la danza contemporánea. Quizás esta sea mi última Vendimia.

Opiniones (3)
22 de octubre de 2017 | 04:19
4
ERROR
22 de octubre de 2017 | 04:19
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. Ehhh! que sorpresa! se que te sobran aptitudes para estar ahí amiga! Hace un monton no hablamos y me llevé una linda sorpresa con esto! Mucha mucha mierda querida!! Facu (del Maza)
    3
  2. que bueno que gente joven de este talento y pasion aporte sus ideas a este evento . es muy lindo ver esta calidad de artistas al frente de la vendimia
    2
  3. No digo que ésta niña dentro de unos años pueda estar con la suficiente experiencia para tal responsabilidad, pero ahora , señores PERONISTAS, denle trabajo para la VENDIMIA INFANTIL...
    1
En Imágenes
Wildlife Photographer of the Year 2017
18 de Octubre de 2017
Wildlife Photographer of the Year 2017
Lo perdí todo víctimas del terremoto en México
17 de Octubre de 2017
"Lo perdí todo" víctimas del terremoto en México