Aumentos en alimentos empujan la inflación

Luego de la sorpresiva pausa que se habían tomado en diciembre, los aumentos de precios volvieron a las góndolas. El año comenzó con importantes subas en el rubro alimentos y bebidas, y los analistas privados estiman que la inflación de este mes se ubicará entre el 1,5 y el 2 por ciento, lo que implica medio punto más que en diciembre.El rubro alimentos fue uno de los más castigados por los incrementos de precios y sólo en el último año acumula un incremento superior al 30%

Luego de la sorpresiva pausa que se habían tomado en diciembre, los aumentos de precios volvieron a las góndolas. El año comenzó con importantes subas en el rubro alimentos y bebidas, y los analistas privados estiman que la inflación de este mes se ubicará entre el 1,5 y el 2 por ciento, lo que implica medio punto más que en diciembre.

El rubro alimentos, además, fue uno de los más castigados por los incrementos de precios y sólo en el último año acumula un incremento superior al 30 por ciento. La buena noticia es que en la medición interanual, 2011 comenzó un poco mejor que 2010, ya que el costo de vida de enero había superado la barrera del 2,5%, impulsado por loas fuertes alzas en la carne.

Tradicionalmente, enero es uno de los meses más inflacionarios del año por el impacto de los aumentos en el rubro esparcimiento, a los que, esta vez, se sumaron los incrementos en salud -a partir de las alzas en las cuotas de las empresas de medicina prepaga- y en transporte, por la suba de los combustibles que se anunció a fines de diciembre. Sin embargo, por segundo año consecutivo, en 2011 no se modificaron las tarifas del transporte urbano en Buenos Aires, como sí se había hecho en 2008 y 2009.

"La inflación de enero va a estar un poco por arriba de la de diciembre porque los alimentos están volviendo a avanzar con fuerza", señaló Marina Dal Poggetto, economista del estudio Bein, que proyecta para el primer mes del año un alza del 2% en el costo de vida.

"Los alimentos frescos lideran las subas, con aumentos promedio del 8% en frutas y verduras. La carne a nivel mayorista también está subiendo, pero no hubo, al menos hasta ahora, un efecto traslado al mostrador de las carnicerías. En este sentido, la situación es parecida a lo que sucedió en diciembre pasado, cuando los precios mayoristas de la carne bajaron, pero el descenso no llegó al consumidor final", precisó la economista.

En el estudio de Orlando J. Ferreres también dan cuenta de una aceleración de los precios de los alimentos -impulsada por las frutas y verduras-, pero destacan que en la medición interanual se espera un trimestre de 2011 más tranquilo que el primero de 2010.

"Enero va a cerrar un poco por debajo del 2 por ciento y para todo el primer trimestre esperamos una evolución similar, lo que contrasta con lo sucedido entre enero y marzo de 2010, cuando la acumulada se acercó al 9 por ciento debido al impacto que tuvieron los aumentos de la carne", explicó Milagros Gismondi, economista del estudio de Ferreres.

Factores locales e importados
Gismondi pronostica que los próximos meses serán muy movidos en materia de precios de los alimentos no solamente por factores locales, sino también por algunos importados. "Las subas de los alimentos es un problema que trasciende las fronteras argentinas, pero con diferentes grados según el país. A nivel internacional, las subas rondan en promedio el 12%, mientras que en la Argentina el panorama es mucho más preocupante y la tasa promedio de los aumentos en el último año llega al 30 por ciento", explicó Gismondi.

Más allá de la desaceleración interanual de los primeros meses, para lo que resta de 2011 se proyecta una inflación similar a la de 2010. "El año pasado cerró con una inflación del 23 por ciento. De ese número, tres puntos se explican por los aumentos en el precio de la carne. Y para 2011 vemos un panorama muy parecido, con una tasa del 23 por ciento, pero sin un impacto particular de la carne", explicó Dal Poggetto.

Jorge Todesca, de la consultora Finsoport, tampoco ve una aceleración de la inflación, sino un amesetamiento en torno del 25% anual. Sin embargo, el ex viceministro de Economía de Jorge Remes Lenicov sostiene que tampoco hay muchas razones para celebrar.

"A fines de 2011, el país acumulará en cinco años una inflación del 150 por ciento, que es una cifra enorme y que trae aparejado un gran desorden de los precios relativos. El mejor ejemplo es lo que está pasando con las tarifas de los servicios públicos, que están muy rezagadas en relación con el resto de los precios", explicó Todesca, que proyecta para este mes una inflación del 1,5 por ciento.
Opiniones (0)
24 de agosto de 2017 | 04:35
1
ERROR
24 de agosto de 2017 | 04:35
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Incidentes en la movilización de la CGT.
    23 de Agosto de 2017
    Incidentes en la movilización de la CGT.