Identifican restos de una mujer de la Edad de Hierro

Descubren que los restos de una mujer encontrados en la zona pantanosa de Moora no eran los de una joven de 16 años desaparecida en 1969, sino el cuerpo momificado de una joven de entre 17 y 19 años de edad que murió hace 2.600 años.

La datación de radiocarbono permitió a la policía de Alemania descubrir que los restos de una mujer encontrados en la zona pantanosa de Moora no eran los de una joven de 16 años desaparecida en 1969, sino el cuerpo momificado de una joven de entre 17 y 19 años de edad que murió hace 2 mil 600 años.

En 2000 policías de Hannover hallaron un cadáver excepcionalmente bien conservado que fue sometido a pruebas de ADN para ver si pertenecía a la chica desaparecida; pero al no coincidir el material genético se archivó el caso.

Cinco años más tarde, el 5 de Enero de 2005, apareció en la misma zona una mano derecha humana y con las huellas digitales intactas que inmediatamente fue asociada a los restos.

Los forenses advirtieron la presencia de sustancias propias de una momificación y así fue como el caso pasó al campo de la arqueología. Los arqueólogos Hennig Haßmann y Andreas Bauerochse realizaron la datación por radiocarbono en la Universidad de Kiel.

Los investigadores descubrieron que la chica, a quien nombraron Moora, había muerto entre el 764 y el 515 antes de Cristo, según publicó el diario español El Mundo.

La triste historia de Moora

Tras seis años de trabajo científico, hoy lo conocemos casi todo sobre ella. Gracias a un equipo multidisciplinar compuesto por paleontólogos, profesionales de la justicia, antropólogos y arqueólogos, sabemos por ejemplo que era zurda, que su cabello era ligeramente pelirrojo y que vivió en lo que hoy es Baja Sajonia, en la Edad de Hierro prerromana, llevando una existencia llena de penurias y sufrimientos.

Según el experto en huesos Dennis Saring, del Hospital Universitario Hamburg-Eppendorf, de niña sufrió al menos dos fracturas parciales de cráneo que tuvieron tiempo de soldar solas y padeció largos periodos de enfermedad fácilmente asociables a largos inviernos de privaciones.

Las líneas de crecimiento de los huesos revelan que durante toda su infancia y adolescencia sufrió una desnutrición crónica y un ejercicio físico duro que estaría relacionado posiblemente con el traslado de grandes vasijas cargadas con agua sobre su cabeza.

Mirá la nota completa en El Universal

Opiniones (0)
11 de Diciembre de 2016|11:09
1
ERROR
11 de Diciembre de 2016|11:09
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    15 fotos de la selección del año de National Geographic
    8 de Diciembre de 2016
    15 fotos de la selección del año de National Geographic