Guía urgente para entender por qué puede fracasar la interna entre Sanz, Cobos y Alfonsín

La fiebre radical ha subido esta semana a medida que se acerca el lunes 24, la fecha en que el Comité Nacional de la UCR ampliado, debe decidir si habrá interna cerrada y cuándo. Las ganas de Alfonsín de sacar de pista a Sanz. La ganas de Cobos de que fracase todo. Y los pedidos de más tiempo de Sanz para instalarse como candidato. Un informe sobre el tablero inestable radical.

“Es un orgullo tener tres candidatos. Eso demuestra que tenemos un radicalismo de pie, que quiere gobernar y que no nos hace falta ir a buscar un  candidato de afuera como tuvimos que hacer en la última elección presidencial”. La cita es una de las frases de cabecera de Ernesto Sanz, el titular del radicalismo nacional en plana campaña interna como uno de los tres precandidatos a la presidencia.

“Estoy harto de la interna. A Sanz no le gustaría que yo hable de Mendoza, por eso espero que no hable de Buenos Aires”. La sentencia pertenece al hijo de Raúl Alfonsín, Ricardito, diputado nacional y otro precandidato a presidente radical a la presidencia.

“El candidato que saldrá de esa interna o preselección terminará siendo una candidato testimonial, porque legalmente la interna se debe realizar en agosto no antes”. La definición es de Julio Cobos, vicepresidente y precandidato a presidente -no declarado- y crítico de la interna separada y cerrada como pretenden los otros dos precandidatos.

Mirando el laberinto radical

El lunes 24, en Buenos Aires el Comité Nacional de la UCR ampliado debe definir si habrá interna cerrada y en caso de autorizarla cuándo deberá concretarse. El presidente interino, por el pedido de licencia de Sanz, es el ortodoxo chaqueño Ángel Rosas quien apoya a Alfonsín y ha sido uno de los que ha intentado a Cobos a que participe de la interna. 

En las últimas horas el termómetro radical ha marcado un suba repentina. Todos los sectores deliberan constantemente porque curiosamente están de acuerdo en un punto: todos ven la inconveniencia de concretar la interna, eso sí por distintos motivos.

El siguiente es un compendio de conclusiones basado en los comentarios de los emisarios entre los referentes radicales hoy se debate el destino de la interna. Lo cierto es que el lunes se puede definir el virtual fracaso de la interna impulsada por Sanz, aceptada por Alfonsín, y rechazada por Cobos.

Sanz propone que la interna se concrete en mayo, el último domingo. Alfonsín impulsa la interna para mediados de abril. Y Cobos se sabe, promueve que los precandidatos se presenten el 14 de agosto a la internas, abiertas, simultáneas y obligatorias según la nueva ley electoral.  

Qué quiere Alfonsín

En las últimas reuniones hubo intentos de emisarios de Alfonsín con delegados de Cobos y con el mismo vicepresidente para hacer el último intento para que el vicepresidente participe de la interna.

La respuesta fue la misma: “No”. Pero esos contactos dejaron ver la voluntad de Alfonsín sacar de pista rápidamente a Sanz por eso, aunque puede terminar entendiendo la postura de Cobos pero está enojado por la presunta deslealtad del senador sanrafaelino.

Esa irritación del bonaerense se ha hecho evidente en varias oportunidades desde el domingo 9 de enero a la madrugada, cuando dijo por la porteña radio Mitre que no le había sorprendido la candidatura de Sanz porque tenía información previa pero lo que le molestó es que nunca se lo advirtió personalmente.

El clima se ha ido tensando entre los dirigentes y a la vez también han crecido las dudas sobre la conveniencia de concretar la interna por la confección de un padrón desactualizado sin la asistencia de la justicia electoral. 

Esta dificultad de logística la advierte el alfonsinismo que controla el Comité nacional. Es decir que las cuestiones fácticas y la negativa de Cobos hacen dudar al sector que se encolumna detrás del hijo del primer presidente de esta era democrática. ¿Qué quiere Alfonsín?: eliminar a Sanz de la carrera por la candidatura presidencial lo más rápido posible ("si es en abril mejor", dicen) y luego definir con Cobos en agosto ya sea por interna o acuerdo.

Qué quiere Sanz

Mientras que el senador nacional mendocino ayer se lo escuchó cortante cuando MDZ lo consultó sobre estos movimientos que hacen peligrar la interna que él mismo ha impulsado. “No sé nada de alguna intención de que haya un acuerdo que evite la interna. Yo estoy muy concentrado en mi campaña y la verdad es que tengo una agenda que tengo que cumplir”, dijo Sanz con tono evasivo.

Es cierto, ayer viajo desde Mendoza a San Luis, luego de una gira por la costa atlántica. Hoy espera llegar a Merlo un reducto cobista de aquella provincia cuyana. Y durante el fin de semana irá subiendo por el circuito cordobés de Traslasierra hasta llegar el domingo al centro veraniego de Carlos Paz. Por último el lunes retornará a Buenos Aires, para conocer la definición del Comité sobre el destino de la interna.

Sobre este punto, otra vez el llamativo laconismo de Sanz hace presumir su propia incertidumbre. “No voy a Buenos Aires para saber qué hará el Comité. Yo ya no estoy allí y ellos sabrán qué hacen”, volvió a evadir la pregunta Sanz.

Al mismo tiempo señalan que sus voceros internos ayer a la tarde, en Buenos Aires adelantaban la intención del sector que empuja la candidatura del sanrafaelino. Uno de ellos remarcó que el lunes los representantes de Sanz en el Comité ampliado -donde son minoría- pedirán que se habilite la posibilidad de una interna cerrada pero que no se fije fecha. De este modo mantendría a Sanz como candidato y con tiempo para instalarse como tal. Los temores de los seguidores de Sanz apuntan a la percepción de la escasa adhesión que mostrarían los mismos afiliados a asistir a las urnas radicales. A eso hay que sumarle la falta de tiempo de Sanz para hacerse conocer como candidato en el territorio. La combinación de las dos circunstancias sería letal para Sanz como candidato. Porque el resultado sería adverso en una interna devaluada. ¿Qué quiere Sanz?: permanecer, tener más tiempo para instalar su figura como candidato.

Qué quiere Cobos

El vicepresidente se encuentra en Mendoza, y piensa en viajar, avanzado el lunes a Capital Federal para no estar mientras el organismo partidario define el destino del partido con vistas a las elecciones presidenciales de octubre.

Sin embargo en el cobismo aguardan el resultado ansiosos y se sienten fortalecidos y apuestan a que la impronta internista se diluya por las mismas evidencias relatadas en este informe. Eso consolidaría a Cobos en el rol que más le gusta: el pacificador y el magnánimo Cleto, factor de unión y coherencia radical.

Opiniones (0)
21 de agosto de 2017 | 05:07
1
ERROR
21 de agosto de 2017 | 05:07
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Bunkers de la Segunda Guerra Mundial
    15 de Agosto de 2017
    Bunkers de la Segunda Guerra Mundial