Dos problemas de “salud” que sufre el parque Hipólito Yrigoyen

El principal pulmón verde de la ciudad no se lo ve del todo saludable: desperdicios de toda clase obstruyen las acequias; además, en el contexto de la actual crisis hídrica, no hay otra alternativa que el riego a manto para el parque, pero habría que hacerlo con un poco más de cuidado.

Dos situaciones críticas se presentan hoy en el Parque Hipólito Yrigoyen, el pulmón central de la ciudad. La metáfora, tan popular y acertada, sirve para ilustrar el naciente problema “de salud” que sufre este “órgano-parque” con fines tan vitales como es la purificación del oxigeno de la ciudad.
 
Primero, y siguiendo la idea de la metáfora, imaginando que el parque fuese uno de nuestros pulmones, pensemos en el grave problema de la destrucción de las paredes de los alvéolos pulmonares, aquellos divertículos terminales del árbol bronquial, en los que tiene lugar el intercambio gaseoso entre el aire inspirado y la sangre.

Imaginemos ahora entonces que cada una de las acequias del indispensable parque de la ciudad es, nada más y nada menos, ese complejo ramaje orgánico por donde circula la sangre para su oxigenación.

Y es aquí donde aparece el problema. Porque aquel entramado de acequias, ese que lleva el agua a cada rincón del parque como si fuese la sangre de un organismo vivo,  hoy se lo ve obstruido, sucio, tapado por cuanto desperdicio imaginemos. Un verdadero problema de salud.

En segundo lugar, es sabido que la única alternativa para el riego de los espacios verdes del parque es por gravedad, pero esto genera algunos problemas. Este jueves, frente a la Dirección de Cultura del Municipio, el riego por manto cubría no sólo el espacio verde que antecede a esta dependencia municipal, sino que el agua también se derramaba por la verdea y parte de la calle.

De aquí, la pregunta obvia pero no por ello menos contundente: ¿Cómo hacemos para solucionar estos problemas?

Una postura facilista sería reclamarlo todo a la Municipalidad para que se encarguen de arreglarlo, pero esto ya ha sido expuesto en reiteradas oportunidades. Por más que pusiéramos a toda la estructura municipal a limpiar las acequias del parque, si nosotros como vecinos no damos nuestro aporte evitando arrojar allí nuestros residuos, nunca veríamos solucionado el problema.

Donde sí los municipales podrían poner un poco más de esmero, es en el cuidado del riego a manto, para evitar el derramamiento de agua sobre las carpetas asfálticas, por aquello de la coherencia necesaria entre el mensaje de responsabilidad y uso racional del agua que se pide ante la crisis hídrica, y la evidencia que muestra la fotografía.  

Opiniones (1)
15 de diciembre de 2017 | 20:56
2
ERROR
15 de diciembre de 2017 | 20:56
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. Ahora salen corriendo a limpiar todo... ba falta un poco para las elecciones, pero en cualquier momento empieza eso de besar pobres y limpiar todo para que los carteles de "Felix 2011" queden más bonitos. Manga de payasos. Y por el otro lado, obvio, la gente que siempre cree que otro le tiene que juntar la mugre
    1
En Imágenes
Leopardo al acecho
7 de Diciembre de 2017
Leopardo al acecho