Solanas: "Los servicios públicos deben estatizarse"

Fernando "Pino" Solanas sostiene que la Argentina necesita una "revolución cultural", sin importarle las implicancias maoístas de la frase. En rigor, le importa poco y nada cómo lo encasillen. La premisa abarca múltiples frentes. Por eso carga con dureza contra el Gobierno, al que considera "corrupto" y entregador de las riquezas naturales del país. Y contra los peronistas y radicales, por igual, que conforman el "bipartidismo" que durante las últimas tres décadas dejó al país en su estado de "incendio" actual.

Fernando "Pino" Solanas sostiene que la Argentina necesita una "revolución cultural", sin importarle las implicancias maoístas de la frase. En rigor, le importa poco y nada cómo lo encasillen. Por eso carga con dureza contra el Gobierno, al que considera "corrupto" y entregador de las riquezas naturales del país. Y contra los peronistas y radicales, por igual, que conforman el "bipartidismo" que durante las últimas tres décadas dejó al país en su estado de "incendio" actual.

Para el diputado nacional, cineasta y precandidato presidencial de Proyecto Sur, el país debe afrontar una profunda reforma política, económica, tributaria y social. La premisa abarca múltiples frentes. Desde la estatización de empresas de servicios públicos hasta la reforma del Indec, la Anses y el Banco Central. Desde la creación de una nueva YPF, a la que llamaría Yacimientos Petrolíferos Federales, hasta la renovación, juicios políticos mediante, del fuero penal federal y de la Cámara Nacional de Casación Penal, por considerarlos garantes de la impunidad política y del narcotráfico.

"Nuestro movimiento promueve democratizar la democracia, democratizar en serio las instituciones, lo que incluiría hasta un canal de televisión parlamentario y la democratización de la Justicia", comenta en un momento de las dos horas de entrevista que concedió a La Nacion en su casa, rosada, en Olivos. Firme en sus convicciones, Solanas ahondó en las ideas que lo ubicaron quinto, con el 1,6% de los votos, en las elecciones presidenciales de 2007 y, dos años después, segundo con el 24,2% en la Capital Federal en las elecciones para diputado nacional.

"Acá se renovó la Corte Suprema, pero ¿y las cortes [sic] de Casación? ¿Y la justicia federal penal? ¿Y el Ministerio Público?", desafía. "¿Cuántos son los condenados por los graves delitos de corrupción durante los últimos 20 años? Hay una: María Julia Alsogaray. Lo mismo debe ocurrir con los fiscales, quienes deben impulsar todas las causas sobre el patrimonio público y el narcotráfico."

-¿Cuál sería su primer proyecto de ley como presidente?

-El proyecto para erradicar el hambre y la pobreza en la Argentina.

-¿Cómo la erradicaría?

-Con una reforma del régimen fiscal.

-¿Cuáles serían sus ejes?

-Un Consejo Económico y Social en el que se representen todas las fuerzas de la producción y del trabajo. Y eso no significa "vaciar" la economía del país. Universalizar la asignación a todos los chicos, por ejemplo, no implica más de US$ 3000 millones. Porque la urgencia es apagar los incendios del país y luego ajustar los demás servicios asistenciales hasta que sea posible reemplazarlos por trabajo estable y genuino.

-¿Pero qué ejes tendría la reforma?

-Hay que salir de manera gradual del sistema regresivo del IVA a un sistema progresivo. Acá se cobra IVA a los productos de primera necesidad, pero se mantiene exentas de Ganancias a las transacciones bursátiles. ¡Eso es una estafa!

-¿Y la coparticipación federal?

-Tener un nuevo pacto federal sería una de mis 20 principales medidas, basado en la coparticipación federal de los recursos.

-¿Incluso los petrolíferos?

-Todos. Ya tenemos presentado un proyecto de ley para crear la empresa Yacimientos Petrolíferos Federales, con la participación de las provincias en su directorio y en los dividendos.

-¿En sustitución de Enarsa?

-Enarsa no es una empresa, es una oficina de repartición de negocios oscuros sin licitaciones. Lo mismo ocurre en el sector pesquero y en el minero. La Argentina es un país entregado. Y eso es lo que nos separa del kirchnerismo y del bipartidismo: nuestro rechazo a la entrega de los recursos estratégicos de la Argentina.

-¿Considera que la apertura actual de la economía es la correcta? ¿Hay que abrirla o cerrarla más?

-Tendríamos que hablar de una batería de medidas. Hay que favorecer una mayor inversión, un plan de desarrollo productivo con reglas muy claras y estables. Pero si empezamos con un Indec así? Para un plan de desarrollo necesitamos estadísticas confiables de un organismo público que te las asegure. Por eso este tipo de organismos públicos deben ser absolutamente autónomos y con control parlamentario.

-¿Qué otro organismo reformaría?

-La Anses. Tiene que ser autónoma con control parlamentario. Lo mismo que la autoridad de aplicación de la ley de medios. Tiene que ser absolutamente autónoma.

-¿Pero reformaría la ley de medios?

-Algunos artículos sí, como el que habla sobre la venta de los medios en el término de un año y nosotros hablamos de dos años, aunque la mayor diferencia es sobre la autoridad de control que debe quedar fuera del ámbito del gobierno de turno.

-Vuelvo a la Anses. ¿Como presidente impulsaría el 82% para los jubilados?

-Sí, por supuesto.

-¿Hay fondos para sostenerlo? El Gobierno dice que no.

-Nosotros demostramos varias fuentes concretas de financiación. Especificamos cómo llegábamos a los $ 32.000 millones necesarios para el 82% móvil. La primera es que si la Anses tenía superávit debía aplicarlo a eso. Y después está la reposición al 100% de los aportes patronales que Cavallo [Domingo, entonces ministro de Economía] y Menem [Carlos, el entonces presidente] redujeron a la mitad en 1993 con la historia de que así generarían más empleos, lo que resultó una mentira espantosa. Restablecerlos implicarían ingresos por $ 16.000 millones. Pero los radicales votaron junto a los justicialistas y no quisieron incluir en su proyecto esta fuente de financiación.

-¿Cómo atraería más inversiones extranjeras para desarrollar el país?

-Con reglas claras y un plan de desarrollo concreto, fuerte. La Argentina también puede apelar a la inversión interna. Tenemos que tener un dólar bajo, competitivo, y ganar mercados en el exterior con productos con valor agregado. El problema es que vivimos gobernados por gobiernos poco nacionalistas. Estamos entregando los principales recursos estratégicos de la Argentina, que no se renuevan como la soja. Hay que hacerle frente a este latrocinio. ¡En la Argentina sobran riquezas y las queremos recuperar y administrar con eficiencia!

-Cuando dice "recuperar", ¿piensa en estatizar o expropiar empresas?

-Mire, la mayor? buena parte de las empresas que deben prestar servicios públicos básicos debe ser recuperada por la Nación. Por supuesto que sí.

-Mencionó la creación de una petrolera estatal, ¿evalúa recuperar YPF?

-Pero por? [frena, se corrige] Bueno, YPF? no sé qué vamos a hacer con esa empresa. De pronto es mucho más negocio crear una petrolera distinta. La medida puntual la hablaremos en su momento.

-¿Aerolíneas Argentinas?

-Igualmente. Es imprescindible que una compañía aérea sea pública. Necesitamos empresas públicas que sean eficientes con severos controles públicos, con auditorías en las que participen trabajadores y asociaciones de pasajeros.

-¿Por qué Aerolíneas Argentinas, que hoy es deficitaria, dejaría de serlo?

-Aerolíneas, como cualquier empresa, debería ser excelentísima. ¿Por qué Invap, por ejemplo, es una empresa de excelencia y líder en el mundo? Es pública, ¿eh? Y tiene ganancias extraordinarias. Es un problema de gerenciamiento. Se trata de un problema cultural. Por eso la Argentina necesita una poderosa revolución cultural. El cambio del modelo productivo es inseparable de una revolución cultural.

-¿Mantendría los subsidios a los ferrocarriles?

-Pero por supuesto. Algunos subsidios tenés que mantener. Pero hay que hacer un control de su distribución.

-¿Y actualizaría las tarifas?

-El manejo de las tarifas de los servicios públicos tiene que ver con el modelo y el diseño general que tengas de la distribución de los ingresos en un país, aunque hay planes sociales y subsidios que se entregan sin ningún control y terminan en manos de algunos vivos y en prácticas clientelares. Eso hay que cambiarlo. En el mundo nadie cuestiona las tarifas sociales, pero no funcionan si se aplican para políticas clientelares.

-¿Cuál sería su política ante los cortes de calle?

-Yo me opongo a la represión. Los conflictos sociales no se resuelven así. Eso es un acto de incapacidad. Cuando quien gobierna tapa con un dedo el hormiguero, le salen 10 hormigueros alrededor. Acá hay que promover una política de pleno empleo, un impulso de las grandes industrias como el petróleo, la reconstrucción de los ferrocarriles y de la industria aérea. Todo eso puede generar 300.000 o 400.000 puestos estables en los siguientes cuatro, cinco o seis años.

-Pero mientras tanto, si le cortan un puente?

-[Interrumpe] Que intervenga el juez.

-¿Y si el juez le da la orden de desalojar a la policía?

-Yo no voy a intervenir sobre la Justicia, el juez asumirá su responsabilidad.

-Pero tras la orden judicial, ¿envía a la policía armada o desarmada?

-Desarmada. ¿Por qué tendría que ir armada? Pensar que el manifestante lleva un revólver me parece una grosería, una idea absolutamente reaccionaria. No digo tener fuerzas de orden ingenuas o desprovistas de capacidad. Quiero una fuerza equipada, pero también buenos negociadores.

-¿Impulsaría o procuraría terminar los juicios sobre derechos humanos?

-Sobre la Justicia no vamos a actuar. Todo lo que está en curso tiene que seguir. La Justicia debe ser realmente independiente.

-¿Y cuál es su posición ante un eventual juicio a civiles por crímenes cometidos en los 70?

-Vamos a respetar la independencia del Poder Judicial.

-Inflación: ¿cómo la frenaría?

-La inflación tiene causas en la falta de inversión productiva. Las grandes empresas están ganando cifras fabulosas en la Argentina. En especial, en la fabricación de alimentos, mientras que el pueblo argentino soporta la estafa de los commodities . También impulsaría tribunales de defensa de los consumidores y una movilización de la población activa para no dejarse robar. Y por supuesto, evitar la monopolización.

-¿Retenciones al agro?

-Por supuesto, pero segmentadas. Las retenciones móviles son fundamentales. La alianza de Proyecto Sur es con los pequeños y medianos productores, con un plan nacional agrario. La Argentina no puede ser la hija de la pavota. Es el único país de los grandes exportadores agrícolo-ganaderos donde el Estado no interviene para nada. Canadá y Australia construyeron un organismo de regulación del comercio exterior que maneja el 95% de la producción de sus países.

-Enumera una batería de proyectos, pero como presidente usted no tendría mayoría absoluta en el Congreso. ¿Cómo lo haría? ¿Cree en superpoderes?

-No, no creo en los superpoderes. No es necesario tenerlos. Es necesario consensuar.

-¿Impulsaría un proyecto de ley para promover la democracia sindical?

-Por supuesto.

-¿Y la CTA?

-Reconocimiento, por supuesto. Y, además, libre agremiación.

-¿Cómo disminuiría el trabajo en negro? ¿Ve alguna relación entre el trabajo en negro y la carga impositiva?

-Sí, por supuesto. El error de la Argentina es que tenemos enormes tasas de crecimiento y más de 50.000 millones [de dólares] de reservas en el Banco Central sin que haya inversión productiva para generar trabajo genuino. Eso es un desastre.

-¿Utilizaría las reservas del Banco Central?

-Para proyectos de desarrollo, sí, como lo hacen todos los países desarrollados.

-¿Dándole autonomía o configurándolo como un Banco de Desarrollo?

-Nosotros propusimos la creación de un Banco Nacional de Desarrollo. Para proyectos concretos, no para cualquier cosa.

-¿El Gobierno es corrupto?

-Tiene causas de corrupción gigantescas. El sobreprecio en la obra pública es monumental. La argentinización de YPF es una farsa monumental. Ese fue un arreglo político de Néstor Kirchner con Rodríguez Zapatero. A pocos días de que Evo Morales nacionalizara el petróleo, Kirchner asustó a Rodríguez Zapatero con que venía la nacionalización en la Argentina y consiguió que cedieran el 15% sin poner dinero.

-¿Cómo abordaría esos actos?

-Hay que renovar la Procuraduría General de la Nación. Le daría instrucción junto a la Auditoría General de la Nación para que investiguen. Pero no se puede luchar contra la corrupción si la sociedad no se convence de que tiene que participar activamente. Hay un problema cultural. ¡Etica pública viejo!

-¿Y la deuda pública externa?

-Impulsaría la investigación de la deuda. Lo que es ilegítimo lo liquidaría.

-¿Y mientras tanto? ¿Suspendería los pagos de los vencimientos?

-No, los pagos que haya que hacer se consignarían en un banco internacional a convenir, ad referéndum del dictamen de una comisión investigadora.

Fernando "Pino" Solanas
Líder del movimiento proyecto sur; diputado nacional por la ciudad de buenos aires

Profesión: cineasta

Edad: 74 años

Origen: Olivos, provincia de Buenos Aires

En 1962 comenzó su carrera con su primer cortometraje; en 1991 se involucró en la militancia política activa y en 1993 fue elegido diputado nacional por el Frente Grande.

Las principales definiciones
Jubilados
"La Anses tiene que ser autónoma con control parlamentario. Nosotros demostramos varias fuentes concretas de financiación. Especificamos cómo llegábamos a los 32.000 millones de pesos necesarios para el 82% móvil. La primera es que, si la Anses tenía superávit, debía aplicarlo a eso. Y después está la reposición al 100% de los aportes patronales que Cavallo y Menem redujeron a la mitad en 1993."

Empresas estatales
"Buena parte de las empresas que deben prestar servicios públicos básicos debe ser recuperada por la Nación. Por supuesto que sí."

Subsidios
"Mantendría por supuesto algunos subsidios. Hay que mantener algunos. Pero hay que hacer un control de su distribución."

Piquetes
"Me opongo a la represión. Los conflictos sociales no se resuelven así. Eso es un acto de incapacidad. Cuando quien gobierna tapa con un dedo el hormiguero, le salen 10 hormigueros alrededor."

Inflación
"La inflación tiene causas en la falta de inversión productiva. Las grandes empresas están ganando cifras fabulosas en la Argentina. Impulsaría tribunales de defensa de los consumidores y una movilización de la población activa para no dejarse robar. Y por supuesto, evitar la monopolización."

Retenciones
"Segmentadas. Las retenciones móviles son fundamentales. La alianza de Proyecto Sur es con los pequeños y medianos productores, con un plan nacional agrario. La Argentina no puede ser la hija de la pavota."

(fuente: www.lacion.com.ar/ Con la colaboración de Santiago Dapelo)
Opiniones (0)
20 de agosto de 2017 | 01:35
1
ERROR
20 de agosto de 2017 | 01:35
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Bunkers de la Segunda Guerra Mundial
    15 de Agosto de 2017
    Bunkers de la Segunda Guerra Mundial