Gremios logran mejoras salariales con pagos extras

Varios gremios consiguieron "gratificaciones de fin de año", pero, en otros, los pagos extraordinarios se extienden durante el verano o bien hasta la firma de un nuevo acuerdo salarial. Y al menos dos gremios, los aceiteros y los embotelladores de bebidas gaseosas, negociaron sumas significativas dentro del mismo acuerdo en el que se definió la recomposición de ingresos para este año.Por lo general, se trata de montos no remunerativos, que quedan al margen de los aportes jubilatorios

Varios sindicatos se preparan para negociar, más cerca del otoño, una recomposición salarial para este año, pero a la vez intentan que no pase el verano sin novedades para los bolsillos de los trabajadores. Impulsada por los efectos de la inflación, se reactivó en los últimos meses la utilización de las llamadas "sumas puente" en negociaciones con el sector empresarial. Se trata de mejoras que no estaban contempladas en los acuerdos firmados en 2010 y que actúan como un refuerzo de las subas logradas meses atrás. Alzas que, en algunos casos, no evitaron una caída del poder adquisitivo.

Varios gremios consiguieron "gratificaciones de fin de año", pero, en otros, los pagos extraordinarios se extienden durante el verano o bien hasta la firma de un nuevo acuerdo salarial. Y al menos dos gremios, los aceiteros y los embotelladores de bebidas gaseosas, negociaron sumas significativas dentro del mismo acuerdo en el que se definió la recomposición de ingresos para este año.

Por lo general, se trata de montos no remunerativos, que quedan al margen de los aportes jubilatorios. De esa manera se alivia la carga de las empresas. La posibilidad de otorgar ese tipo de sumas, que en algunos convenios fueron un recurso frecuente en los últimos años, quedaría anulada desde 2012 si prospera este año un proyecto de ley del diputado sindical del oficialismo, Héctor Recalde.

Uno de los acuerdos firmados en los últimos meses incluye a los trabajadores de la construcción, que cobrarán con los salarios de este mes y con los de febrero y marzo $ 300, aunque la cifra varía según la zona del país y la antigüedad en el puesto. La Unión Obrera de la Construcción, que lidera Gerardo Martínez, negociará el salario de convenio para abril.

Con Hugo Moyano a la cabeza, el sindicato de los camioneros no tuvo un acuerdo generalizado, pero sí pactos por ramas de la actividad, que contemplan el pago de sumas que arrancan en $ 700, a pagar en cuotas durante el verano y hasta abril. A menos que, tal como ocurrió años atrás, el Gobierno le pida anticipar sus negociaciones para marcar la cancha, el líder de la CGT tiene previsto abrir sus paritarias a mediados de año.

Entre los más próximos a iniciar conversaciones con los empleadores están los metalúrgicos y los bancarios, además de los docentes -ayer, los maestros bonaerenses expresaron su reclamo por un 30%-. El líder de la Unión Obrera Metalúrgica (UOM) hizo saber, antes de terminar 2010, que haría el reclamo de un pago adicional para el primer trimestre.

Los bancarios, luego de haber acordado en octubre un pago extra de $ 1800, pactaron para enero, febrero y marzo un adicional de $ 1000, al menos con algunas entidades que nuclean a bancos. En el caso de los encargados de edificios ya estaba previsto que recibirán $ 300 con el salario de este mes y una suma igual con el de febrero.

El reciente acuerdo de los aceiteros incluyó, además de la suba del 26% para este año, un pago de carácter no remunerativo de $ 3500, que se abonó en dos cuotas: el 30 de diciembre y el 10 de este mes.

Los empleados de estaciones de servicio, por su parte, reciben de noviembre a febrero un monto de $ 200, que se incorporarán al salario en marzo, mes en que se abrirán las negociaciones paritarias.

Discusión por el porcentaje
En la práctica, este tipo de montos logran que las subas salariales, justificadas en el incremento de los precios de bienes de consumo, sean más elevados que lo informado al concretarse cada convenio. Por estos días y tal como viene ocurriendo en los últimos veranos, se activó el debate -no exento de internas sindicales- sobre cuál será el nivel de reclamos de mejoras salariales que harán los dirigentes.

El secretario general de la CGT, Hugo Moyano, sostuvo la semana última que habrá pedidos que rondarán el 20 o "el 20 y pico por ciento", aunque luego volvió a la clásica declaración de que "no habrá pisos ni techos" para que cada sector negocie las mejoras. El líder de los taxistas, Jorge Viviani, repitió ayer la consigna, además de descartar que haya un pronto acuerdo con la Unión Industrial Argentina en el marco del proclamado diálogo social.

También se escucharon voces del sindicalismo opositor al Gobierno que subieron la apuesta: la CGT Celeste y Blanca que lidera el gastronómico Luis Barrionuevo, habló de la necesidad de un 35 por ciento. El estatal Pablo Micheli, de la CTA, dijo que las subas no deberían ser menores al 30%, en tanto que su opositor dentro de esa central obrera, el docente Hugo Yasky (más cercano al Gobierno), afirmó que debería haber un piso del 25 por ciento.

El Gobierno reaccionó ante esas declaraciones. Ayer, el ministro de Trabajo, Carlos Tomada, trató de calmar las aguas y sostuvo que hablar de aumentos del 30 o 35% "no aporta racionalidad a la discusión" por los salarios y se mostró seguro de que "nadie está pensando en esa dimensión de aumentos".

En 2010 el Gobierno también trató de bajarles el tono a los pedidos. El año se había iniciado con la paritaria de docentes con el Estado, que cerró en el 23,5% (nivel muy lejano al de la inflación admitida oficialmente), pero hubo gremios que luego firmaron subas superiores al 30% y hasta del 35%, en algunos casos porque se acumulaba una pérdida de poder adquisitivo desde años anteriores.
Opiniones (0)
20 de octubre de 2017 | 18:42
1
ERROR
20 de octubre de 2017 | 18:42
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Wildlife Photographer of the Year 2017
    18 de Octubre de 2017
    Wildlife Photographer of the Year 2017
    Lo perdí todo víctimas del terremoto en México
    17 de Octubre de 2017
    "Lo perdí todo" víctimas del terremoto en México