Deportes

El Rally Dakar 2011 tuvo la mejor despedida a pesar de la lluvia

Miles de personas volvieron a darse cita en La Rural para despedir a los "gladiadores" que resistieron 9.500 kilómetros de desafíos durante las dos semanas del tercer Rally Dakar Argentina-Chile.

Se trató del más exigente recorrido desde que la competencia recaló en estas tierras en 2009, después de dejar Africa por la amenaza de atentados terroristas.

Prueba de la dureza que tuvo la prueba es que llegaron casi la mitad de los que largaron: sólo 204 máquinas de las 406 que habían dejado la rampa montada a los pies del Obelisco para iniciar una travesía de 13 etapas, que incluyó el cruce de los Andes, primero por el Paso de Jama, a 4.800 metros de altura, y luego por el de San Francisco, en el reingreso a la Argentina.

Festejaron título el qatarí Nasser Al Attiyah (Volkswagen Touareg Race 3) en autos, el español Marc Coma (KTM) en motos, el argentino Alejandro Patronelli (Yamaha) en cuatriciclos y el ruso Vladimir Chagin (KAMAZ) en camiones.

Pero no sólo los campeones festejaron porque la mayoría de esos competidores, de los cuales 25 fueron argentinos, tuvo el gran mérito de llegar a la meta, de haber soportado esos kilómetros en los que tuvieron que sortear todo tipo de dificultades. En el camino quedaron 83 autos, 76 motos, 27 camiones y 16 cuatriciclos.

Alejandro Patronelli, quien retuvo el campeonato en cuatriciclos para la Argentina, el mendocino Sebastián Halpern (Yamaha), quien cerró un brillante 1-2 en esa categoría, Javier Pizzolito (Honda 450) en motos, el mejor local clasificado en el puesto 19no., Lucio Alvarez (Subaru), quien le dio la mayor alegría al país en las cuatro ruedas con un puesto 15to en la general, y el gran ejemplo de entereza y perseverancia que dieron Emiliano Spataro (37mo.) y Juan Manuel Silva (46to.), sobre un buggie en solitario, fueron motivos más que suficientes para festejar.

Minutos antes del mediodía, las tribunas de La Rural explotaron cuando el mayor de los Patronelli subió al podio montado en su cuatriciclo Yamaha Raptor 900, enfundado en una bandera argentina y regalando piruetas al público, sin dejar de hacer gestos de agradecimiento.

El chileno Francisco “Chaleco” López (Aprilia) fue uno de los más aplaudidos en las dos ruedas. Por la proximidad con el país trasandino, por un lado, y por sobre todas las cosas por la mala fortuna que tuvo el piloto cuando sólo le faltaban un puñado de kilómetros para llegar tercero, cuando un problema mecánico lo relegó al cuarto lugar en los últimos minutos.

Luego llegó el turno del francés Cyril Despres (KTM), quien no pudo revalidar el título y se tuvo que contentar con un segundo puesto. Histriónico como pocos, hizo lo posible para demostrar que estaba muy feliz y que poco le importaba que su compañero y archirrival, el español Marc Coma (KTM), hubiera resultado ganador.

Al francés no le faltó nada y mientras Coma saludaba en el podio, feliz pero medido, él se dedicó a hacer piruetas con la moto, y hasta subió al director deportivo de Volkswagen, Kris Nissen, a quien llevó a dar un par de vueltas, que incluyeron dos saltos por la rampa del podio. Despres no se habrá llevado el premio más grande, pero sí le robó la atención al campeón.

Los himnos de Francia, Chile y Argentina, entonados por Pedro Aznar y Jairo, preanunciaron la llegada del ganador en autos, Nasser Al Attiyah, quien entró sentado en el capot de la Touareg empuñando una bandera de Qatar, mientras su navegante lo conducía al podio.

Detrás del auto del qatarí, se encolumnaron todos los integrantes del equipo alemán portando las banderas de la casa de Wolfburgo, que una vez más y por tercer año consecutivo celebraron el 1-2-3, logrado por el campéon, el sudafricano Giniel De Villiers y el español Carlos Sainz, quien venía por su segundo Dakar pero se tuvo que conformar con un tercer puesto.

Al Attiyah, fiel a su estilo, derrochó simpatía, subió al techo del auto junto a su navegante y a Kris Nissen y festejaron con el trofeo en alto.

Más tarde, el flamante campeón, con premio en mano, corrió al trote alrededor de las tribunas que rodean el podio.

Después de los autos de punta, llegó el turno de los camiones con Chagin a la cabeza y más tarde los autos que terminaron relegados, pero culminaron al fin.

A las 14.00, el cielo se encapotó y anunció la tormenta, que al desatarse ahuyentó a los desprevenidos, pero no inmutó a los que llevaron paraguas.

Spataro y Silva subieron al podio. No podía ser de otra manera, el dúo argentino que vivió mil peripecias a bordo de los buggies fue despedido por el Dakar bajo una lluvia torrencial.

El objetivo estaba cumplido, el Dakar terminado y ellos, doloridos y más flacos, con la inmensa alegría de haber llegado, de haber cumplido.
Opiniones (0)
18 de octubre de 2017 | 00:40
1
ERROR
18 de octubre de 2017 | 00:40
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Lo perdí todo víctimas del terremoto en México
    17 de Octubre de 2017
    "Lo perdí todo" víctimas del terremoto en México
    La última fecha de eliminatorias Rusia 2018 en imágenes
    11 de Octubre de 2017
    La última fecha de eliminatorias Rusia 2018 en imágenes