Deportes

Mirada cordobesa: "aquí el Dakar es otra cosa"

“Tras dos semanas de recorrido con el Dakar, queda la firme sensación de que en nuestra provincia los fierros son como el ferné y la peperina” dice este informe sobre el paso de la competencia ayer en Cordoba.

No es chauvinismo, pero qué quiere que le diga: en Córdoba se respira otro aire. El Rally Dakar 2011 está llegando a su fin y ayer pasó por esta provincia donde se respira rally por todos lados. Desde muy temprano, en todos los sectores donde los organizadores habían anunciado que iba a pasar la carrera, hubo gente apostada al costado del camino delirando por el paso de los pilotos y vivando por escuchar el bocinazo de los camiones.

Sí, pasó en Córdoba, pero la imagen se repitió en Tucumán, en Jujuy, en Calama, en Arica, en todas las ciudades y poblados por donde pasó el mítico rally raid. La gente lo quiere ver a Carlos Sainz, al qatarí Nasser al-Attiyah, a Marc Coma o a Cyril Despres, pero también quiere escuchar ese estruendoso sonido de los gigantes cuando pasan por la ruta.

Ayer, como sucedió el domingo 2 con el inicio cronometrado de la competencia en Córdoba, e igual que el año pasado y el anterior, los cordobeses siguieron de cerca a los competidores. En las inmediaciones del Complejo Ferial Córdoba, lugar escogido por los organizadores para levantar el vivac, la gente comenzó a llegar muy temprano. A las 10.30 ya había autos estacionados al costado de la avenida Cárcano y gente con reposeras, termo, mate y bebidas frías. La imagen se repitió en todas las rutas.

“Me llamaron los chicos para decirme que ya tenían elegido el lugar para estacionar la camioneta. Me dijeron que van todos y también que van a llevar las banderas”. “Vane”, la esposa del motociclista cordobés Pablo Pascual, hacía el comentario el jueves a la noche en el campamento de San Juan. Y no se equivocó. Ayer, en el paso del piloto por Villa Dolores, su ciudad, se vio a mucha gente y algunos con banderas alusivas a él.

En Ferial, donde se concentraron los autos, la llegada de Al-Attiyah fue estruendosa. La gente presagiaba que estaba saludando al nuevo campeón de los autos. El qatarí se bajó de su Volkswagen con una amplia sonrisa. Es que no podía disimular su alegría por el momento que está viviendo. El retraso de su compañero de equipo, Carlos Sainz, en el tramo Copiapó-Chilecito le abría la puerta al título, y eso no es poca cosa.

“Había que evitar a toda costa los errores. Ha sido la etapa más difícil de mi vida. Tenía que permanecer concentrado y, al mismo tiempo, mantener un buen ritmo. Cuando vine por primera vez al Dakar mi sueño era ganar. Llevo esperando este momento mucho tiempo. Pero aún queda una jornada”, dijo Nasser, sabedor de que la posibilidad de inscribir su nombre entre los grandes pilotos dakarianos está muy cerca, apenas a 181 kilómetros de una etapa cronometrada y a 645 del enlace que unirá Córdoba con Buenos Aires.

Hoy, cuando los vehículos comiencen a llegar primero a Baradero (Buenos Aires) y luego a La Rural de Palermo, apenas dos horas y media después del mediodía, el Rally Dakar habrá consumido 9.458 kilómetros de una carrera única e inimitable. Y las cuatro categorías consagrarán a los campeones de 2011 en la tercera edición sudamericana, donde Córdoba y su gente tuvieron un protagonismo que los destaca del resto.

Qué quiere que le diga, no es chauvinismo, pero en Córdoba se respira otro aire.

Fuente: La Voz del Interior

Opiniones (0)
21 de septiembre de 2017 | 02:57
1
ERROR
21 de septiembre de 2017 | 02:57
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Finalistas del concurso 'El fotógrafo del año de la naturaleza salvaje'
    20 de Septiembre de 2017
    Finalistas del concurso 'El fotógrafo del año de la naturaleza salvaje'