Ideas para adornar mesas en exteriores

Si al placer de relajarse al aire libre le sumamos el de reunirnos con los amigos o la familia en torno a una buena comida, tenemos una ocasión especial. Y a las ocasiones especiales hay que celebrarlas. Tomá nota de las ideas que te damos para embellecer una mesa, ya sea en el jardín, en el patio o la terraza.

Relajarse al aire libre es un gran lujo del que a veces no somos conscientes: pasamos tantas horas encerrados trabajando, arreglando la casa… que podemos llegar a olvidar lo vigorizante del contacto con la naturaleza. Si a este placer le sumamos el de reunirnos con los amigos en torno a una buena comida, tenemos una ocasión especial. Y las ocasiones especiales hay que celebrarlas con mimo y poniendo un toque de belleza, que nunca está de más.

Para preparar una comida al aire libre, ya sea en el patio, el jardín o incluso la terraza tenemos multitud de opciones para decorar la mesa. Podemos empezar por combinar platos de colores y estilos diferentes pero armónicos, para salir de la monotonía y dar un toque de alegría.


Pero para terminar de romper con la rutina, lo mejor es integrar junto a nuestros platos la naturaleza que nos rodea. Hay modos muy sencillos de hacerlo: una simple ramita de menta en una jarra de agua de cristal decora y da un sabor refrescante a nuestra bebida.

Las hojas grandes de las plantas (de palma, higuera, etc) pueden servir como mantelitos individuales o salvamanteles para colocar sobre ellos bols, platos de postre… Las hojas más pequeñas se pueden colocar en una fuente o bandeja, o desparramar por la mesa. Una ramita de olivo o un pequeño ramillete de flores silvestres pueden servir para hacer un atadito con el que decorar los servilleteros. Y especies aromáticas o visualmente hermosas como el anís estrellado, la canela, o incluso musgo pueden servirnos para preparar un centro decorativo.


Pero si hay una estrella de la decoración natural, esas son las flores, aunque para no ser aburridos, hay que presentarlas de una forma original. Podemos, por ejemplo, llenar una bandeja o compotera con un poco de agua y colocar flores variadas sobre ellas. También podemos agrupar pequeñas macetas en una bandeja. Pero sobre todo, podemos jugar con la sorpresa: colocar las flores en botellas vacías, tazas, salseras, jarras de agua, cubos de metal…


También podemos jugar con la propia comida: el jugo de sandía por ejemplo, además de aportarnos vitamina A y resultar muy refrescante en épocas calurosas, es visualmente atractivo. La parte de la fruta que no empleemos la podemos cortar con un cortapastas en forma de círculos, estrellas, medias lunas, etc, y colocarlas en un plato o fuente.


Siguiendo con lo inesperado, podemos refrescar las botellas en una regadera con hielo, presentar los cubiertos en maceteros… ¡La cuestión es echar a volar la imaginación!

Los cubiertos se pueden presentar envueltos en servilletas de papel de colores y atados con hilo sisal, cordel o cintas.


Y si la velada se alarga hasta la noche, no hay nada como colocar unas velas repartidas en recipientes de de todo tipo, o colgar farolitos de un árbol.

























Jugando con todas estas ideas lograrás que una sencilla comida se convierta en algo inolvidable.

Una mesa rústica y delicada al mismo tiempo.

Deco en blanco, bien romántica.

Lúdica y femenina.
Una mesa natural, en tonos ocres.
Opiniones (0)
24 de septiembre de 2017 | 02:22
1
ERROR
24 de septiembre de 2017 | 02:22
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Finalistas del concurso 'El fotógrafo del año de la naturaleza salvaje'
    20 de Septiembre de 2017
    Finalistas del concurso 'El fotógrafo del año de la naturaleza salvaje'