Fuertes tormentas en zonas de San Juan

Hubo derrumbes de casas, y más de 40 evacuados en Tamberías. La fuerza con la que castigó el fenómeno climático se compara sólo con una similiar ocurrida hace unos 30 años en Calingasta. Hoy harán un relevamiento de la zona.

Dos niños caminaban por entre los restos de una casa de adobes y uno de ellos cargaba 1 pantalón corto y 2 remeras llenas de barro. Ese lugar había sido su casa la noche anterior y ayer por la mañana sólo eran restos de escombros y barro por todos lados. El violento temporal de viento, granizo, lluvia y creciente, que golpeó a la localidad calingastina de Tamberías el martes por la noche, dejó una decena de casas derrumbadas, chacras destruidas y cosechas enteras de tomate, orégano y cebolla perdidas. Además hay unas 40 personas evacuadas entre Tamberías, Hilario y Colón.

Las calles del pueblo, al costado este de la ruta 406, eran callejones llenos de barro, piedras y ramas que habían sido arrastrados desde el otro lado de la ruta. Las camionetas del municipio y del Ministerio de Desarrollo Humano de la provincia las recorrían para tratar de medir la real dimensión de la situación. "Tenemos la situación controlada. Sólo estamos esperando que llegue un camión que viene en camino desde San Juan, con la ayuda prometida, para asistir a las familias", dijo ayer al mediodía el intendente Robert Garcés. Junto a él, recorrían la zona los secretarios municipales y el subsecretario de Emergencia Social de la provincia, Juan Terranova.

"El temporal fue el más grande que vi. Yo vivo en este lugar desde que nací, hace 50 años, y sólo recuerdo uno parecido hace 30 años", contó don Alberto Tello, mientras terminaba de hacer una zanja en el galpón de su vieja casa, para sacar el agua acumulada por la noche, que había alcanzado los 50 centímetros de altura. "Mi hijo y yo fuimos a socorrer a un vecino al que se le había caído la casa y cuando volvimos, había gente que estaba ayudando a mi mujer a sacar el agua que entraba por todos lados, en mi propia casa", dijo Tello, que vive al costado de la calle Maipú. Esa fue una de las arterias por donde bajó la creciente.

"Eran como las ocho de la tarde, no recuerdo exactamente, cuando empezó a caer granizo con un fuerte viento. Eran ríos impresionantes que golpeaban las paredes de la casa, mientras caían árboles, crujían los techos y los niños gritaban. Fue una cosa desesperante", contó Daniel Tapia, que sufrió el derrumbe de su casa y la pérdida de muebles, mercadería, ropa y calzado. Sólo la bicicleta de uno de sus hijos se salvó, porque el agua la arrastró y quedó encajada en la rama caída de un árbol. "Hay 7 casas que están absolutamente inhabitables y en eso tenemos que trabajar", dijo el secretario de Gobierno municipal, Jorge Castañeda.

La producción de tomate, cebollas, ajos y orégano fue afectada en varias zonas, pero hasta ayer no había números concretos de los daños. Recién hoy se espera tener una evaluación completa de la situación. Sin embargo algunos productores se animaron ayer a pedir la declaración de la emergencia agrícola (ver página 11). Muchas chacras familiares también fueron seriamente afectadas por el temporal. "Nos hemos quedado sin verduras, no sólo por el resto de la temporada sino por el resto del año, ya que la tierra queda llena de greda y piedras y no podrá ser usada inmediatamente", dijo Juan Gallardo.

La ruta 12, que une Pachaco con Calingasta, sufrió cortes en al menos 5 lugares y hasta el cierre de esta edición permanecían 2 máquinas de Vialidad Nacional y Provincial, tratando de arreglarla. Los cortes se produjeron a la altura de los kilómetros 116, 112, 108, 105 y 101, provocando que decenas de vehículos debieran pasar la noche en la ruta, hasta que con las primeras luces de ayer y la ayuda de máquinas, pudieron pasar. Uno de los que permaneció varado por más de 7 horas fue el propio intendente Garcés, que volvía desde Capital a Calingasta. Hasta ayer por la tarde el paso era con suma precaución ya que en varios sectores sólo quedaban huellas entre las piedras y había varias curvas en las que unas enormes piedras, producto del derrumbe, dejaban sólo media calzada para circular.
Fuente Diario de Cuyo, San Juan
Opiniones (0)
26 de septiembre de 2017 | 16:18
1
ERROR
26 de septiembre de 2017 | 16:18
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Devastación en Puerto Rico tras el paso del huracán María
    26 de Septiembre de 2017
    Devastación en Puerto Rico tras el paso del huracán María