Ir de bares: una de las tendencias del verano

En contrapunto al desenfreno de los adolescentes, la movida para los que pisan los treinta en Reñaca pasa por una onda más relajada: pasear por diferentes bares y disfrutar sus propuestas. En la nota, una galería de fotos con muchos de los mendocinos que se engancharon con esta opción.

Está dicho: la movida bolichera de Reñaca este año ha sido copada por los adolescentes.

A pesar de que las invitaciones y free pass que se consiguen en la playa rezan la leyenda “a partir de los 21 años”, de alguna forma se las ingenian y los menores de 18 copan las discos y bailan hasta las 4 de la mañana –hora en que, a rajatabla, la música se corta por ley-.

¿Cuál es la onda entonces para los que tienen más de 25, e incluso para los que ya acusan 40? Siguiendo con el relax que imponen las vacaciones, la tendencia marca reuniones con amigos en el departamento a tomar un fernecito, pisco o campari… o salir de bares.

Como “ir de tapas”… pero a la chilena

La costumbre consiste en salir con un grupo de amigos, consumir una o dos tapas con la correspondiente bebida, cerveza o vino y luego ir a otro bar a degustar más tapas.

Dj Fauno -el alter ego de Fausto Manrique,
que se animó a pinchar reggae- junto a
Mariano Donoso.

Este rally gastronómico nació en España, casa natal de estos aperitivos que acompañan a las bebidas, y la usanza de recorrer distintos sitios o salir “de ronda” también nace allí, justamente, con el fin de probar distintos sabores y disfrutar de espacios con diferentes características.

Priorizar la charla y compartir un momento "tranqui"

Esos dos son los objetivos principales de los que eligen los bares como salida nocturna.

“Ir al boliche es un espanto, porque tenés al lado bailando chicas que parecen tus hijas… y con un nivel de desenfado que no se puede creer. En cambio ir de bares está bueno: acá en Chile hay varias opciones diferentes y te encontrás a gente conocida, porque todos hacemos el mismo programa”, comentó Patricia, de 29 años.

“Yo sinceramente prefiero quedarme en casa: balconcito, mar, estrellas… y un vinito entre amigos. Pero la opción de los bares también me copa”, opinó José, un arquitecto mendocino de 38.

Además del buen beber, se cultiva el buen comer

Uno de los motivos por los cuales esta salida pegó en los jóvenes adultos es porque son los que tienen un respaldo económico mayor. Además de pedir un par de ricos tragos, pueden acompañarlo por alguna de las exquisiteces que las cartas ofrecen.

María Emilia Sottano de Montero ("soy recién casada, ponelo", pidió especialmente), Juani Montero y "el Mandibulón".

Por supuesto, las machas a la parmesana, el jardín de mariscos y los camarones apanados son los platos más pedidos, aunque las papas fritas no se quedan atrás –el “picoteo” preferido por los mendocinos, sin excepción-, porque cuentan con un plus: vienen acompañadas de pebre –un condimento chileno a base de cilantro y ají-, palta y mayonesa.

Las tablas de fiambres son número puesto para quienes tienen la mala suerte de no ser amantes del pescado, y algunos sandwichs y platos más elaborados (como pescados al plato con guarnición) también salen, pero en menor medida.

Con música o sin ella, frente al mar o sobre los cerros, chetos, fashion, under o tradicionales; con look de fonda, cantina marítima o sofisticado lounge bar, estos espacios son los preferidos por los treintones.

¡No te pierdas la galería de fotos! 

En Imágenes
Bunkers de la Segunda Guerra Mundial
15 de Agosto de 2017
Bunkers de la Segunda Guerra Mundial