Combustibles: seguiría la baja de los precios

Las estaciones de servicio de combustibles líquidos como Petrobrás o Esso, aún no han logrado bajar sus precios debido  a que habían repuesto stock, antes del pedido oficial, con "el precio viejo".

En el transcurso de la semana, aquellas estaciones de servicio que aún no han bajado sus precios, a excepción de las estaciones Shell, bajarían sus tarifas para la venta de combustibles líquidos, anunció Octavio D´Ascanio, representante de la Asociación Mendocina de Expendedores de Naftas y Afines (AMENA).

Según explicó el empresario, esto se produciría debido a que muchos estacioneros, que no comercializan ni productos de YPF o de Shell –ésta última con una actitud más combativa frente al Gobierno Nacional-, antes de que se produjera la determinación oficial de que se bajaran los precios de los combustibles líquidos, se habían reabastecido con “los precios viejos”.

“En el caso de las estaciones que están vinculadas a la Red XXI de YPF, el cambio de precios ha sido mucho más fácil”, comentó el empresario, aludiendo al sistema que en forma digital se maneja desde Buenos Aires y que en forma abrupta adaptó sus tarifas al pedido del Gobierno durante el fin de semana pasado.

Sin embargo, para las estaciones que venden productos de Petrobrás o de Esso, el cambio ha debido ser más lento que el observado en las estaciones YPF, ya que ellos le compran productos a los revendedores que reciben combustibles directamente de las petroleras.

“Seguramente esas estaciones adecuarán sus precios una vez que hayan agotado el stock que adquirieron con los precios anteriores al pedido del Gobierno”, adelantó D´Ascanio.

El caso de Shell es distinto, ya que esa petrolera ha venido sosteniendo situaciones conflictivas con el Gobierno que en el pasado hasta le llegó a clausurar algunas instalaciones en Buenos Aires. Por lo tanto, supuso el empresario local, que “Shell no bajará sus precios”.

Problemas de rentabilidad

En tanto, el empresario estacionero admitió que la baja en las tarifas, si bien beneficia a los consumidores de combustibles líquidos, significa un retroceso en materia de rentabilidad para el sector.

“Los principales afectados son quienes venden exclusivamente combustibles líquidos”, dijo D´Ascanio, subrayando que algunas de ellas podrían llegar a ser obligadas a cerrar sus negocios, por el caro asunto de la rentabilidad negativa.

En cuanto a la orden oficial de bajar los precios, el estacionero contó que el pedido “hasta el momento sólo ha sido verbal y no ha habido ninguna orden formal al respecto”.

En la provincia, además se complicaría la situación de las estaciones de bandera blanca –que no poseen compromiso directo con alguna petrolera- debido a que “deben permanentemente salir a conseguir combustible de donde mejor consigan”, analizó.

En Mendoza, actualmente se cuentan unos 4 mil empleados que trabajan en estaciones de servicio, de los cuales, entre un 50% y un 60% trabajan en relación de dependencia en estaciones de servicio de bandera blanca.
Opiniones (0)
19 de septiembre de 2017 | 13:25
1
ERROR
19 de septiembre de 2017 | 13:25
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes