Usurpación de casas en Luján de Cuyo

La usurpación de 50 viviendas del IPV movió lo esquemas. El ambiente es hostil: mujeres y niños dentro de las viviendas y los hombres cercados por la policía dan indicaciones de no retirarse.

“Somos personas que queremos una vivienda,  estamos luchando por con dignidad porque creemos que merecemos un hogar. Queremos pagar y construir pero la única forma que nos escuchen parece que es ésta, la vía ilegal”, expresó Claudia apenas MDZ llegó al Barrio Río Mendoza I.

Los habitantes de Luján de Cuyo -que tienen domicilio en los barrios Los Alerces, Unión y Fuerza, Soberanía y  Los Nogales- vieron como única salida una usurpación pacífica en las viviendas que están construyendo el IPV en el barrio ubicado en las calles Paso y Terrada, con el objetivo de que la municipalidad departamental escuche sus reclamos, ya que no soportan más tener que vivir hacinados en una vivienda para una familia tipo.

Claudia es una vecina de La Carrodilla que optó por usurpar una de las viviendas para expresar sus necesidades. “A mi hijo le enseño que uno tiene que pelear por sus derechos, que debemos vivir como seres humanos y no como animales” expresó.


El clima era de diálogo. Los "okupas" del barrio pudieron plantear sus problemáticas cuando Juan Videla,  secretario técnico del IPV, se hizo presente en el lugar. Idas y vueltas se escucharon pero la gente no conforme con las respuestas pedía quedarse en el lugar hasta que le den las viviendas, que llevan 6 meses de construcción.

“Estás casas ya están asignadas, tienen dueño. No hay solución para una vivienda inmediata en estos momentos. Pueden formar cooperativas para tener un orden y de a poco vamos a ir solucionando cada uno de sus problemas”, detalló Videla.


Al promediar el mediodía, bajo un sol que partía la tierra, se hizo presente en el lugar el Ministro de Seguridad, Carlos Aranda. No quiso hacer declaraciones a la prensa, pero se lo pudo observar bastante molesto con la situación.

Las represalias se hacían imposibles porque los usurpadores son solamente mujeres y niños; mientras que los hombres (padres de familia) esperaban tras las rejas para no crear disturbios


El fiscal Juan Tichelli, de la oficina fiscal nº13, tenía como prioridad que al predio no ingresaran más personas, y trataba de evitar el desalojo por la cantidad de niños, mujeres y embarazadas.
“No es la solución entrar y cagar a palos a la gente. Yo no quiero eso, así que vamos hacer todo lo posible por una solución inmediata sin agresión”, deslizó por lo bajo Tichelli.

Sin embargo, en el transcurso de la mañana, la causa paso a Delitos Complejos y quedó a cargo la fiscal especial Claudia Ríos. 

Ríos dio la orden para que todos los medios de comunicación salieran del barrio y prohibió a los hombres que se encontraban afuera pasar bebidas y comidas a sus mujeres "okupas".


Todavía no hay una solución.  Más de 50 familias están ocupando el predio, cercado con Infantería. Les permiten salir pero no ingresar nuevamente. La gente no tiene agua ni comida, pero en el lugar también se encuentra Nidia Martín del Ministerio de Desarrollo Humano para anotar y realizar un “censo” verificando las necesidades sociales de cada una de las personas

Opiniones (0)
19 de agosto de 2017 | 16:33
1
ERROR
19 de agosto de 2017 | 16:33
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Bunkers de la Segunda Guerra Mundial
    15 de Agosto de 2017
    Bunkers de la Segunda Guerra Mundial