Deportes

Los diversos Dakar dentro del Dakar

No todos los pilotos luchan por el mismo objetivo. Los intereses, las presiones y el respaldo económico los vuelve diferentes. Conocé los distintos Dakar que se corren dentro de la misma competencia.

El Dakar es una competencia exigente y compleja por donde se la mire. Dura en lo físico, en lo mecánico y en lo económico; el título de “rally más duro del planeta” no se lo regaló nadie.

Al igual que en el Maratón Des Sables o en cualquier competencia de resistencia, llegar a la meta es un verdadero triunfo. Tanto para el que cruza la cinta en primer lugar, como para el que llega varias horas después. Los dos brindarán más tarde por haber logrado superarse, ambos habrán ganado su propia carrera abrazando el objetivo.

El tema es que, dentro de un reto como el Dakar, hay varias carreras diferentes al mismo tiempo. Disputas de condiciones, posibilidades mecánicas, respaldos empresariales y realidades diversas. La competencia se fracciona en virtud de la preparación de los competidores, las maquinas que utilizan y el sostén económico que poseen.

Así en la categoría autos tenemos un grupo de élite de 13 pilotos que cuentan con la espalda de los equipos oficiales, que trabajan durante el año en la preparación del Dakar y compiten en los diversos rally raid del mundo.

Estos deportistas de alta competencia corren el Dakar de punta, a máxima velocidad, poniendo muchas cosas en juego, incluso su vida. Estos pilotos corren para ganar, su intención es quedar lo más arriba posible. 

En este grupo de élite, Sainz (VW), Peterhansel (BMW) y Al-Attiyah  (VW) van a la cabeza, sus experiencias y galardones los hace liderar el pelotón, aunque por equipo y respaldo Mister Dakar está, hoy por hoy, mucho más cerca de la segunda parte del grupo de excelencia que integran: De Villiers (VW), Holowczyc (BMW), Gordon(Hummer), Spinelli (Mitsubishi), Roma (Nissan), Terranova (BMW), Lavieille (Nissan), Cox (Nissan), Chicherit (BMW) y Miller (VW).

Es tan elevado el nivel de competencia en este grupo, que la apuesta de cada equipo oficial es trascendental. Así en las últimas tres ediciones VW a dejado en claro que su estructura a disposición del rally supera ampliamente a sus rivales. La fabrica de Wolfsburg respalda directamente el equipo deportivo y así tiene mayor presupuesto, logística y hasta duplica en cantidad de mecánicos a su rival de BMW.  La firma de Munich puso a un accionista al frente del equipo por lo tanto las apuestas de las dos marcas son diferentes.
 
Después de esta “selección de pilotos”, viene la segunda cuadrilla. Son 20 o 30 conductores más que participan en un Dakar importante, pero lejos de las características de extrema exigencia que tiene el rally profesional de la primera línea. El objetivo es quedar lo más cerca posible del puesto catorce. Es muy raro que estos pilotos abandonen por un accidente, por lo general la baja se da por problemas mecánicos, su marcha es más lenta que el grupo anterior. Llegan varias horas después que el vencedor de la carrera.

Por último, hay otra fracción de conductores que disputan el Dakar de la aventura. Tal cual ocurre en cualquier competencia ultra, el propósito es llegar, no importa el lugar en la clasificación general. La intención es completar el recorrido, cuidar el auto y dar la vuelta. Por lo general las deserciones no llegan de la mano de la excesiva velocidad.

En motos ocurre lo mismo y las divisiones son idénticas; Coma, Despres, López, Faria, Casteau, Rodríguez y Ullevalseter en una primera línea y por el trofeo. Otro lote de 25 pilotos que pugnan por terminar lo más cerca posible de estos profesionales, el argentino Pizzolitto entre ellos. Por último un grupo de aventureros que luchan por llegar (el palmirense Robertino Patti, por nombrar sólo uno).

En los camiones y quads pasa algo similar aunque la cantidad de competidores en estas categorías es mucho menor. En los cuatriciclos siempre terminan no más de 20 máquinas y en los “Gigantes del desierto”, no llegan a 40. En ambos casos hay dos grupos bien marcados, los de élite y los que luchan por cumplir con la aventura.

En los cuatri hay ocho pilotos que realmente tiene la chance de levantar el trofeo. Machacek, Alejandro y Marcos Patronelli, Rafal Sonik, Sebastián Halpern, Plechaty,  Maffei y Declerck; el resto sólo intenta llegar.

En camiones la élite es mucho menor: Chagín, Kabirov, Nikolaev y Loprais son los únicos que abrazan la ilusión de ganar realmente la carrera. Son pilotos profesionales que viven de las competencias en “trucks”, los demás luchan contra sus propias limitaciones para llegar al final.

El que llega y el que gana, logran su objetivo, ambos  festejan, los dos son ganadores aunque la preparación, la exigencia y las presiones no sean las mismas. El Dakar es así, tan grande y complejo que encierra varias competencias en una misma.

Opiniones (1)
26 de septiembre de 2017 | 02:07
2
ERROR
26 de septiembre de 2017 | 02:07
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. Simple y muy bien explicada. Felicitaciones...
    1
En Imágenes
Finalistas del concurso 'El fotógrafo del año de la naturaleza salvaje'
20 de Septiembre de 2017
Finalistas del concurso 'El fotógrafo del año de la naturaleza salvaje'