María Elena Walsh, la fórmula para recibirte de padre

Poder compartir con tus hijos las canciones de María Elena Walsh implica más que un momento de diversión. Es una cuestión cultural, sentimental, que sirve y servirá para sentirte un niño de nuevo, para descifrar qué significado implícito tenía cada palabra, para unir generaciones, estimular la fantasía y para redescubrirnos como chicos.

No hay experiencia más fabulosa que compartir ese instante. Ver tu sonrisa en la cara de tus hijos es mágico. Y no importa si se trata de las antiguas versiones que se escuchan con descargas y rayadas, o si elegís las remixadas y cantadas por Adriana Szusterman, que, vale decirlo, son buenísimas.

María Elena Walsh enseñó a soñar. A que tenemos que ver cómo es el Reino del Revés; que las flores celestes del jacarandá son hermosas; que Pehuajó es la ciudad que todos queremos visitar, y que siempre, siempre, siempre, vamos a pensar dos veces antes de pelar una naranja.

Será la dueña de las imágenes más inteligentes disfrazadas de canciones infantiles. De rebeldía, de igualdad y de libertad.

Cantar a tus hijos las letras de María Elena es recibirte de padre. Es saber que vas por el buen camino. Porque de algo se puede estar seguro: quien crezca escuchando las andanzas de Manuelita, la valentía y la hidalguía del Mono Liso o las travesuras del Brujito de Gulubú, lo hará sabiendo que no hay nada más importante que el respeto y la libertad. Y vivirá por siempre en un mundo lleno de colores.
Opiniones (5)
11 de Diciembre de 2016|01:27
6
ERROR
11 de Diciembre de 2016|01:27
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. Así se llamba la tortuguita de mi hermana y no hace falta preguntar porqué. Y al saber de la muerte de María Elena, me recuerdo a mí misma, con 27 aos, con una bata, paseando a mi primer hijo de tan solo 2,900kg y cantándole Manuelita, El reino del revés y todas las canciones que acompñaron mi infancia y que fueron creadas para nosotros por la misma persona. Y como dice el Sr. de la nota; ese´día, me recibí de mamá..
    5
  2. Mis hijoa screcieron, mñas allá del CD, sólo con el casette, mis alumnos igual y siempre con la misma belleza, la misma ingenuidad (que no era tanta)el mismo amos. Adhiero a la pena por María Elena Walsch. Un gran espacio de la imaginación nacional se ha ido, y eso es terrible. Nos queda sólo el agujerito por el que se escapan los sueños.
    4
  3. hace varios años ya, viajes agotadores a la costa atlántica con mis hijos pequeños. ruta interminable que se acortaba mágicamente al poner un cd de maría elena walsh. inmediatamente el tedio y cansancio que se dibujaba en nuestras caras se transformaba en risas y cantos durante un buen rato. manuelita, la vaca estudiosa, el mono liso, el jacarandá y muchas otras que no solo alegraron un viaje de vacaciones, sino que lo hicieron durante toda la infancia de mis chicos. y porque no decirlo, también la mía. espero ver en poco tiempo una calle, una plaza o una escuela con su nombre. sería una linda manera de rendirle homenaje. gracias por la música y el sentimiento, maría elena walsh !
    3
  4. Tres días de duelo nacional, no ha muerto cualquiera, no ha muerto un político oscuro y nefasto, ha muerto una mujer con todas las letras, una heroína de la imaginación, una de las pocas personas en el mundo con la capacidad de implantar en otras mentes la semilla de los sueños y mundos mágicos pero con mensajes de bondad, libertad y honestidad. Adiós señora María Elena usted sí, como dijera otra gran mujer, HONRO LA VIDA.
    2
  5. Esto es hermoso!
    1
En Imágenes
15 fotos de la selección del año de National Geographic
8 de Diciembre de 2016
15 fotos de la selección del año de National Geographic